lunes, 9 de abril de 2018

Los puentes colorados de Buenos Aires

Compartir
La lluvia arreciaba y las esquinas de la ciudad se iban inundando poco a poco, dejando atrapados a aquellos desprevenidos que debían arremangarse los pantalones, inundar sus zapatos o cruzar descalzos la calle a riesgo de obtener un tajo en la planta del pie.
Pero en algunos lugares selectos, marcados por su facilidad para quedar bajo las aguas, existían pequeñas obras de la ingeniería local.
Se trataba de gigantescos mecanos de hierro pintados de colorado, con brazos que descansaban paralelos sobre las veredas hasta que la lluvia arreciaba y se convertían en objetos útiles. En uno de sus extremos tenían una gigantesca bisagra que les permitía girar libremente para encontrarse en medio de la calle con el tramo hermano que esperaba en la vereda de enfrente para acoplarse. 
A tal fin y por unas pocas monedas, siempre había algún purrete que hiciera el trabajo y les evitara el esfuerzo y la posible mojadura a aquellos que ya iban arreglados para el trabajo. Porque de automáticos, esos artilugios, no tenían nada.
Usted ya entendió, pero debo aclarar a esta altura del post,  que se trataba de los puentes instalados para que las personas pudieran cruzar las calles cuando la lluvia las inundaba. Se encontraban en sitios críticos donde unas pocas gotas ya hacían un río, pero no tanto como para superar sus alturas, que  no eran mayores al metro. 
Aquellos que los recuerdan nombran como ejemplo los que existían en la esquina entre Centenera y P Goyena,, Loria y Av. Garay, Sinclair y Seguí, Cuba y G. del Río, Guanacahe (hoy Roosevelt) y Conesa, entre muchos otros, La lista sería interminable si contamos los que también existían en Vicente López, San Isidro, San Martín, Villa Bosch y otros lugares del Gran Buenos Aires. .

En el caso del que se encontraba en Sinclair y Segui, años después, cuando ya lo habían retirado, en esa misma esquina se fundó un restaurante que se dio en llamar "El puente Colorado" en recuerdo de aquellos puentes de antaño.

También dicen imprecisamente que algún poeta los inmortalizó con estrofas como : "En las esquinas cercanas al arroyo desbordado/ existían unos puentes, pintados de colorado" del poema "En mi viejo Palermo" que aún no logro encontrar.



Finalizando la década del 50 comenzaron a ser desmantelados. Una tarea que duró hasta bien entrados los 60, aunque las inundaciones siguieron como siempre y los peatones debieron volver a arremangarse los pantalones, inundar sus zapatos, o cruzar descalzos la calle a riesgo de obtener un tajo en la planta del pie.

Taluego.


Fotos :Marcelo Caradonna y Gettyimages
Info: Comentarios de participantes de Fotos Antiguas Ciudad de Buenos Aires

Difúndalo, péguelo en su muro de Facebook, retwittéelo y envíeselo por mail a todos los que quiera.
Pero no olvide mencionar la fuente.
NINGÚN TEXTO ES ANÓNIMO.

Tags: , , , ,

SÚMESE A NUESTROS AMIGOS


Publicado por

El artículo Los puentes colorados de Buenos Aires fue publicado por O Pin el lunes, 9 de abril de 2018. Esperamos que le sea de alguna utilidad o interés. Gracias por su visita y no olvide dejar su comentario antes de partir. Hasta el momento hay 0 comentarios: en el post Los puentes colorados de Buenos Aires

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Sobrevivió a mi punto de vista? ¡Ahora es su turno!
Sin embargo como los comentarios son una gentileza entre usted y yo, se moderarán y anularán aquellos subidos de tono, agresivos o que utilicen lenguaje soez.
Aproveche su oportunidad , dele, que total nadie lo está mirando y acá lo tratamos mejor que en el mundo real.

Comenta aquí con tu perfil de Facebook

 

OPin Pinturas

OPin cuentos

Seguir por Email

-¿Qué somos?, ¿Adónde vamos?-No tenemos la más pálida idea.
El psicoanalista no nos mandó tener un blog. No estamos escribiendo un libro, ni somos periodistas en trabajo práctico. No hablamos de nuestros ex, ni de sexo, ni de estreñimientos. No tenemos segundas personalidades como "groncho grasa" , "pituco fiestero" o "mujer de la vida". No somos poetas ni tenemos fotos de gatitos o figuritas con brillantina que se mueven.
Eso sí, hablamos en primera persona del plural de nosotros mismos. Algo raro teníamos.

Aviso de uso

Los contenidos de este blog, con excepción de los cuentos y pinturas originales, son de libre disposición, no comercial, siempre que se cite su origen. Si desea reproducir alguna de las entradas en su sitio, sólo tiene que citar su procedencia y establecer un enlace con el blog, manteniendo sus fuentes. Las fotografías de este blog han sido obtenidas de la red, si usted es su autor y cree que se vulneran sus derechos, póngase en contacto con nosotros y serán retiradas una vez se verifique su propiedad. Queda bajo su responsabilidad el uso que haga con lo extraído del blog.

DMCA.com
Volver ARRIBA
Copyright © 2010- | Nuevo BlogOPin.a® | Designed by Templateism.com | Improved by OPinTemplates