lunes, 6 de junio de 2016

Águila Saint, chocolate y algo más

Compartir
Además de las cuestiones estrictamente históricas que los convierten en fechas importantes, los aniversarios patrios tienen otros elementos que los hacen diferentes. Cumplen esta condición algunas comidas tradicionales que, en días como el 25 de Mayo (aniversario de la Revolución de 1810), aparecen en la mesa de los argentinos. En esa lista están, por ejemplo, las empanadas y un buen locro. Pero también hay otro producto que siempre fue protagonista al momento de celebrar acontecimientos relevantes: el chocolate espeso, dulzón y humeante, servido en grandes tazones y acompañado por churros crocantes (herencia española) o por pastelitos rellenos con dulce de membrillo. Y si de chocolate se trata, en la Ciudad y en el país hay una historia con nombre y apellido: Abel Saint.

Nacido en Francia el 13 de junio de 1845, Abel François Charles Saint era hijo de Charles Armand Saint (un contador que trabajaba en las minas de hulla) y Marie Marguerite Hermance Laporte. Aquella pareja, de 38 y 27 años, respectivamente, jamás imaginó que ese niño devenido en emigrante hacia la Argentina se convertiría en un reconocido empresario, creador de una de las marcas más cercanas a los afectos de nuestra gente: el chocolate Águila. Abel Saint murió en 1892. Está enterrado en el Cementerio Británico del barrio de Chacarita, en un mausoleo realizado para su familia por el arquitecto francés Gastón Louis Alcindor Mallet. Pero a pesar de su muerte prematura (tenía apenas 47 años), dejó la semilla para que su viuda (Desiderata Petiers, también francesa) y sus hijos siguieran la huella emprendedora.


Todo empezó cuando en 1880 Abel Saint instaló un comercio de torrado de café en la calle Artes 515 (actual Carlos Pellegrini). Hasta ese momento el café se tostaba puro, lo que lo convertía en un producto muy ácido. Los especialistas cuentan que entonces algunos tostadores hacían su trabajo poniéndole achicoria para suavizarlo. Pero Saint cambió ese elemento por azúcar, lo que lo convirtió en uno de los pioneros del café torrado como lo conocemos en la actualidad. Aquella operación tuvo tanto éxito comercial que al poco tiempo el negocio se instaló en Santiago del Estero 1790, en Constitución. Para ese momento, el chocolate ya estaba incorporado a los productos de la marca, que no dejaba de crecer.


Ese crecimiento fue el que, en 1894, motivó la compra de un terreno en Barracas para instalar una fábrica más de avanzada. Surgía Saint Hermanos. La primera construcción abarcaba un gran lote en Herrera, entre Brandsen y Suárez. Allí no sólo se hacía el tostado y torrado del café, sino que los productos de chocolate tenían gran protagonismo porque se habían convertido en los preferidos del público consumidor. El símbolo de aquella fábrica era un águila de cemento, ubicada en una de las ochavas del edificio. Se cumplía lo que Abel Saint había instalado como consigna para su vida: “Una empresa debe trascender a un hombre”. Con sucesivas ampliaciones, esa planta llegó a tener ocupadas dos manzanas en ese barrio del sur de la Ciudad, “uno de los más importantes lugares donde se cimentó el progreso de Buenos Aires”, como afirma una placa colocada en lo que queda de esa construcción.


Aparte del famoso chocolate (desde 1993 lo produce la empresa Arcor, también argentina) la fábrica de Saint llegó a tener más de 300 productos propios que incluían hasta yerba mate con la marca Águila. Y otros como los recordados helados Laponia (su distribución incluía a unos 700 vendedores ambulantes) y los dulces Corimayo. La empresa creció de tal forma que tuvo hasta 2.000 empleados, un sistema propio de embalaje con autoabastecimiento de materiales para sus envases y hasta una sastrería que confeccionaba la ropa para su personal. La estructura contaba con 95 sucursales en todo el país y hasta mantuvo representaciones en Uruguay y Paraguay.


En la actualidad esa fábrica no existe, pero Águila sigue siendo “el nombre del chocolate” que, después de la década de 1970, enfocó su producción haciendo hincapié en la repostería hogareña. Claro que esa no fue la única gran fábrica instalada en Barracas. Hubo unas cuantas importantes. Entre ellas se incluye la creada por el estadounidense Melville Sewell Bagley, cuyo producto Hesperidina fue la primera marca registrada en el país. Pero esa es otra historia.

Nota original de Eduardo Parise para Clarín
Imágenes : http://consumosdelayer.blogspot.com.ar

Difúndalo, péguelo en su muro de Facebook, retwittéelo y envíeselo por mail a todos los que quiera.
Pero no olvide mencionar la fuente.
NINGÚN TEXTO ES ANÓNIMO.

Tags: , , ,

SÚMESE A NUESTROS AMIGOS


Publicado por

El artículo Águila Saint, chocolate y algo más fue publicado por O Pin el lunes, 6 de junio de 2016. Esperamos que le sea de alguna utilidad o interés. Gracias por su visita y no olvide dejar su comentario antes de partir. Hasta el momento hay 1comentarios: en el post Águila Saint, chocolate y algo más

1 comentarios:

  1. Que lindas imágenes y hermosos recuerdos,mi padre trabajó en esa fábrica desempeñando el cargo de mecánico de las máquinas que envasaban los chocolates su nombre era Avelino Dominguez,el ya no está y siempre pienso que lindo sería que estubiese vivo y mirando estos recuerdos junto a mi.

    ResponderEliminar

¿Sobrevivió a mi punto de vista? ¡Ahora es su turno!
Sin embargo como los comentarios son una gentileza entre usted y yo, se moderarán y anularán aquellos subidos de tono, agresivos o que utilicen lenguaje soez.
Aproveche su oportunidad , dele, que total nadie lo está mirando y acá lo tratamos mejor que en el mundo real.

Comenta aquí con tu perfil de Facebook

 

OPin Pinturas

OPin cuentos

Seguir por Email

-¿Qué somos?, ¿Adónde vamos?-No tenemos la más pálida idea.
El psicoanalista no nos mandó tener un blog. No estamos escribiendo un libro, ni somos periodistas en trabajo práctico. No hablamos de nuestros ex, ni de sexo, ni de estreñimientos. No tenemos segundas personalidades como "groncho grasa" , "pituco fiestero" o "mujer de la vida". No somos poetas ni tenemos fotos de gatitos o figuritas con brillantina que se mueven.
Eso sí, hablamos en primera persona del plural de nosotros mismos. Algo raro teníamos.

Aviso de uso

Los contenidos de este blog, con excepción de los cuentos y pinturas originales, son de libre disposición, no comercial, siempre que se cite su origen. Si desea reproducir alguna de las entradas en su sitio, sólo tiene que citar su procedencia y establecer un enlace con el blog, manteniendo sus fuentes. Las fotografías de este blog han sido obtenidas de la red, si usted es su autor y cree que se vulneran sus derechos, póngase en contacto con nosotros y serán retiradas una vez se verifique su propiedad. Queda bajo su responsabilidad el uso que haga con lo extraído del blog.

DMCA.com
Volver ARRIBA
Copyright © 2010- | Nuevo BlogOPin.a® | Designed by Templateism.com | Improved by OPinTemplates