jueves, 14 de enero de 2016

Y nos pusieron Argentina

Compartir
Argentina, el nombre con el que se conoce a nuestro país, nació en un principio como un adjetivo para designar toda la región de Sudamérica que, por la Época de la Conquista, se caracterizaba por la riqueza de sus metales preciosos. Es de público conocimiento que Argentina proviene de la palabra “argentum” que, en latín significa plata.
Pero los primeros seres humanos que arribaron al actual territorio argentino parecen haber llegado por el extremo sur de la Patagonia provenientes de lo que hoy es Chile. Los restos más antiguos de la presencia humana se encuentran en Piedra Museo (Santa Cruz) y se remontan al 11000 a. C.. Junto con los yacimientos de Monte Verde (Chile) y Pedra Furada (Brasil) constituyen, hasta el momento, los sitios de poblamiento más antiguos hallados en Sudamérica. Estos yacimientos sustentan la teoría del poblamiento temprano de América (pre-Clovis).
Estos primeros habitantes del territorio argentino se dedicaban a la caza de milodones, (mamífero parecido a un gran oso con cabeza de camello, ya extinguido) e hippidions  (caballos sudamericanos que desaparecieron hace 8000 años), además de guanacos, y ñandúes.
Cerca de allí, también es posible ver las pinturas de manos y guanacos estampadas 7300 a. C. en la Cueva de las Manos (río Pinturas, provincia de Santa Cruz). Se trata de una de las expresiones artísticas más antiguas de los pueblos sudamericanos y ha sido declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco.
Para el año 9000 a. C. ya había comenzado el poblamiento de la pampa, en tanto que la zona del Noroeste del país comenzó a ser habitada hacia el 7000 a. C.


Todo cambió en el Siglo XVI, después del “descubrimiento” de América, cuando se inició la llamada Época de la Conquista de América, en la cual potencias europeas como España, Portugal y otras arribaron a estas tierras para establecer colonias. Por aquella época, un navegante español que formaba parte de estas campañas de exploración, llamado Juan Díaz de Solís navegó por un río ancho de aguas dulces al que denominó Mar dulce, que no sería más que el conocido Río de La Plata.
Por aquel siglo, la comunicación se establecía a través de cartas, manuscritos o bien por medio del boca en boca. Así, en tierras desconocidas para los europeos, las historias fantásticas abundaban y se mezclaban con la realidad. Una de estas historias mitad fantasía, mitad realidad, hablaban de un poderoso reinado, rico en plata, gobernado por el Rey Blanco. Este rumor llegó entonces a los oídos de Alejo García, un portugués que formaba parte de la campaña de expedición organizada por Solís, y quien, atraído por la idea de grandes riquezas organizó una expedición con españoles y guerreros guaraníes.


Luego de 4 meses de viaje, García arribó entonces a lo que hoy conocemos como Potosí, Bolivia que en aquella época formaba parte del territorio Inca y descubrió el Cerro de Potosí, una montaña repleta de plata. Alejo García saqueó por completo la región, obteniendo las riquezas en plata que tanto anhelaba y a su regreso a Europa las historias sobre las abundantes riquezas de esta región de América no demoraron en aparecer.
Varias expediciones proseguirían a las de Solís y García en búsqueda de estos metales preciosos. Aquel Mar dulce descubierto por Solís, comienza a denominarse entonces Río de la Plata, ya que era la ruta obligada para transportar los cargamentos de metales preciosos que se saqueaban de Potosí, hacia España.


Sin embargo, la designación “Argentina” propiamente dicha para el territorio, aparecería años mas tarde, en 1602, cuando el clérigo español Martin del Barco Centenera publica un extenso poema describiendo los reinados de la región americana, bajo el nombre de La Argentina. Desde aquel momento, se comienza a utilizar ese nombre para designar este territorio en los manuscritos literarios.
Sin embargo, el nombre Argentina no era utilizado fuera del mundo literario para asignar estas tierras. Desde 1776, hasta la Revolución de Mayo en 1810, la región era conocida como Virreinato del Río de La Plata. Luego de la Revolución comenzó a designarse la región como Provincias del Río de La Plata. Con la declaración de la Independecincia en 1816, se establece el nombre Provincias de Unidas de Sud América y años después, en la presidencia de Bernardino Rivadavia se designa el nombre República de las Provincias Unidas del Río de La Plata.
Durante los años que perduró el gobierno de Rosas, nuestro territorio también tomó varios nombres. Se conocía la región como Confederación Argentina, Federación Argentina o Nación Argentina.
Finalmente, el 8 de octubre de 1860 el presidente Santiago Derqui establece en la ciudad de Paraná, Entre Rios, la organización definitiva del país que, hasta aquel momento, se establecía con Buenos Aires separada del resto del país, y se determina la denominación República Argentina, nombre con el que se nos conoce en el mundo.

Extracto de Wikipedia y de la nota de Ayelen Rios en
http://razafolklorica.com/por-que-nuestro-pais-se-llama-argentina

Difúndalo, péguelo en su muro de Facebook, retwittéelo y envíeselo por mail a todos los que quiera.
Pero no olvide mencionar la fuente.
NINGÚN TEXTO ES ANÓNIMO.

Tags: , , ,

SÚMESE A NUESTROS AMIGOS


Publicado por

El artículo Y nos pusieron Argentina fue publicado por O Pin el jueves, 14 de enero de 2016. Esperamos que le sea de alguna utilidad o interés. Gracias por su visita y no olvide dejar su comentario antes de partir. Hasta el momento hay 0 comentarios: en el post Y nos pusieron Argentina

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Sobrevivió a mi punto de vista? ¡Ahora es su turno!
Sin embargo como los comentarios son una gentileza entre usted y yo, se moderarán y anularán aquellos subidos de tono, agresivos o que utilicen lenguaje soez.
Aproveche su oportunidad , dele, que total nadie lo está mirando y acá lo tratamos mejor que en el mundo real.

Comenta aquí con tu perfil de Facebook

 

Comentarios recientes


Post Recientes

Seguir por Email

-¿Qué somos?, ¿Adónde vamos?-No tenemos la más pálida idea.
El psicoanalista no nos mandó tener un blog. No estamos escribiendo un libro, ni somos periodistas en trabajo práctico. No hablamos de nuestros ex, ni de sexo, ni de estreñimientos. No tenemos segundas personalidades como "groncho grasa" , "pituco fiestero" o "mujer de la vida". No somos poetas ni tenemos fotos de gatitos o figuritas con brillantina que se mueven.
Eso sí, hablamos en primera persona del plural de nosotros mismos. Algo raro teníamos.

Aviso de uso

Los contenidos de este blog, con excepción de los cuentos y pinturas originales, son de libre disposición, no comercial, siempre que se cite su origen. Si desea reproducir alguna de las entradas en su sitio, sólo tiene que citar su procedencia y establecer un enlace con el blog, manteniendo sus fuentes. Las fotografías de este blog han sido obtenidas de la red, si usted es su autor y cree que se vulneran sus derechos, póngase en contacto con nosotros y serán retiradas una vez se verifique su propiedad. Queda bajo su responsabilidad el uso que haga con lo extraído del blog.

DMCA.com
Volver ARRIBA
Copyright © 2010- | Nuevo BlogOPin.a® | Designed by Templateism.com | Improved by OPinTemplates