lunes, 21 de marzo de 2011

De Chernóbyl a Fukushima

Compartir
El título puede llevar a malas interpretaciones. No es posible ni intento comparar el accidente de Chernóbyl con el de la central de Fukushima.
Si hacemos un poco de memoria entenderá el porque.
En Chernóbyl el accidente ocurrió durante una prueba en la que se simulaba un corte de suministro eléctrico, y que por mala praxis derivó en un aumento súbito de potencia en el reactor 4 de esta central nuclear, de esta manera se produjo el sobrecalentamiento del núcleo y terminó provocando la explosión del hidrógeno acumulado en su interior. La cantidad de dióxido de uranio, carburo de boro, óxido de europio, erbio, aleaciones de circonio y grafito expulsados, (todos materiales radiactivos y/o tóxicos)  se estimó en una cifra 500 veces mayor que el liberado por la bomba atómica arrojada en Hiroshima en 1945. La explosión de Chernóbyl causó inmediatamente la muerte de 31 personas (más de 25.000 transcurrido cierto tiempo) y forzó al gobierno de la Unión Soviética a la evacuación inmediata de 116 000 habitantes provocando una alarma internacional al detectarse radiactividad en, al menos, 13 países de Europa central y oriental.
En Fukushima en cambio se trata de reactores que se habían apagado mediante la caía por gravedad de la barras de acero al boro que regulan la fisión del núcleo. Lamentablemente las fugas de radiación se deben a los daños estructurales producidos por el sismo y que se ven potenciados por la falta de refrigeración de los reactores y de los materiales residuales depositados en las piletas de descanso.
(Actualización al 12/04/2011: A un mes del accidente Fukuyima alcanza el nivel 7 en la escala de eventos nucleares igualándolo en gravedad al ocurrido en Chernóbil)
Ahora bien, yo tengo la sensación de que se podrán filmar miles de películas del estilo catástrofe tratando de hacerle llegar las sensaciones devastadoras a una platea ávida de que la impresionen  con efectos especiales, pero nunca podrán ni acercarse un poco a la realidad vivida por las víctimas directas. Principalmente por sus efectos físicos devastadores y porque son vivencias que no  se terminan una vez que se encienden las luces de la sala de proyección.
Lamentablemente las consecuencias nefastas de estos cataclismos no naturales pueden duran miles de años.
Hoy día aún no puedo digerir los hechos de Chernóbyl (Chernóbil en español o Chornobyl en Ucraniano). No por el accidente en sí, sino por el sacrificio de la gente que debió acudir a evitar el famoso Sindrome de China.
Si usted observa documentales como el que le adjunto en este post, verá que los pobrecitos que paleaban durante 40 segundos los escombros en la terraza del reactor eran soldaditos bajo bandera, voluntarios y algún que otro ignorante que esperaba suculentas retribuciones monetarias que nunca llegaron ni habría podido disfrutar. Todos murieron en el mes. Quienes estaban tras de las cámaras filmando o fotografiando lo que usted mira hoy día murieron a los pocos meses. Quienes pasaban en helicopteros filmando tambien murieron. Quienes manejaron los camiones con concreto para sellar el basamento del reactor para que no atravesase el planeta, quienes cavaron el hoyo...todos murieron. De todo el personal afectado a las tareas de contención del evento, según los últimos informes, solo sobreviven seis personas.
Todos, muertos y vivos, son mis héroes. En estos días no me los puedo sacar de la cabeza y es por eso que publico este post.
 Idealización para un monumento
 Los verdaderos "Liquidadores"
Sin embargo poco se sabe de los denominados "liquidadores", esas personas que en los primeros momentos de la catástrofe dieron sus vidas por evitar que la nube radioactiva engullera lentamente al planeta (inicialmente se intentó despejar los daños del reactor con robots pero la radiación y extremas temperaturas que alcanzaban los 2.500 ° C terminaban por fundir sus circuitos. Ahora en Fukushima intentarán lo mismo pero con la ventaja de que no hay semejantes temperaturas).

Las imágenes de esos desafortunados adentrándose en la central son escalofriantes, eran personas de diferentes nacionalidades y profesiones cuyas edades oscilaban entre 20 y 45 años. Con abnegada actitud (algunos por voluntad de servicio, otros por promesas de recompensas económicas como le contaba más arriba) se exponían a radiaciones extremas munidos de un equipamiento ridículo, consistente en mallas de plomo (de 35/40 Kg. de peso) y de una máscara de morro de cerdo, que producía terribles llagas en el rostro.

Extracto del documental de Cuarto Milenio, "La noche del fin del mundo".



En este enlace puedes descargar el documental.

A continuación transcribo el relato de la actividad de estos mártires, extraído de Tejiendo el mundo:

...estos valientes ¿o ignorantes? (más lo segundo según la declaración que sigue “En Ucrania, en esa época del año ya hace bastante calor, por lo que fuimos a apagar el fuego en mangas de camisa”, declaró Víctor Birkún, bombero que descansaba en un barracón a 150 metros de la planta cuando ocurrió el accidente)  La misión consistía en evitar que sucediera una nueva explosión y devolver al interior del reactor las barras de grafito  y los residuos de combustible que habían quedado sobre lo que quedaba del techo.
Entrando en turnos de 2 minutos debían remover dos palas de tierra o lanzar dentro por lo menos dos barras y volver a salir, otros debían nadar en piscinas contaminadas para sacar deshechos u otros factores contaminantes, otro grupo era el que en helicópteros sobrevolaba la zona del desastre para arrojar sobre el núcleo una mezcla de materiales que consistía en arena, arcilla, plomo, dolomita y boro absorbente de neutrones, finalmente estaban los encargados  de rellenar con hormigón un túnel  que inicialmente tenía como función albergar un sistema de refrigeración y que finalmente sirvió para afianzar el terreno y evitar que el núcleo se hundiera, a su vez se encargaron de la construcción del sarcófago que debía cubrir nuevamente la planta (el que en el 2004 presentaba serios daños y que ya representaba un nuevo peligro. A partir de septiembre de 2007 se inició la construcción de uno nuevo  con la colaboración de varios países).
Sin embargo, este poco tiempo era suficiente para que quedaran directamente expuestos a las radiaciones que equivalían a la explosión de 500 bombas atómicas como la de Hiroshima, de allí que muchos murieran casi  inmediatamente mientras que otros tantos sufrieron toda clase de afecciones que derivaron indefectiblemente en discapacidades de diversa índole, de tal magnitud eran las radiaciones que emitía el reactor que terminada la labor estas personas fueron obligadas a cavar zanjas para enterrar los vehículos y helicópteros utilizados en dicho proceso, creando así el cementerio de Chernóbyl…  el de “las otras víctimas del reactor 4″.
Hoy  aquellos que aún viven y cuyo número no es claro, porque aunque el gobierno sólo reconoce la muerte de aproximadamente 25.000, las organizaciones que les agrupan hablan de cifras muy superiores que equivalen a una supervivencia de más o menos el 50% de ellos; la recompensa por los actos de valor son una vida de intenso sufrimiento donde la mayoría aún esperan el pago prometido para por lo menos lograr solventar los gastos médicos de los tratamientos de las secuelas de su actuación, pues ni siquiera pueden acceder a un sistema de salud como consecuencia  de la disolución de la URSS, lo que les dejó disgregados por varios países.

Durante muchos años los residuos radiactivos expulsados a la atmósfera viajaron por toda Europa,  Eurasia, Bielorusia y Asia El tiempo pasó y todos olvidamos que los objetos radiados mantienen  o almacenan dicha radiación por miles de años. De tal forma, Chernóbyl hoy día sigue siendo una zona vedada y con altos porcentajes de radiactividad. Ucrania es pequeña, pero la URSS en aquella época era grande. A nadie le pesó perder algo de territorio. Dejar gente, campos de cultivo, fábricas, una ciudad fantasma y basura contaminada detrás.
Ahora la madre naturaleza, ese dios primigenio y real que todo modifica para seguir evolucionando, le pegó fuerte a Japón, una isla volcánica en el borde de una falla submarina sobre una continental. Un lugar que todos saben desde hace décadas, es pasto de terremotos. Una de las mayores economías dependientes de la energía eléctrica, circunscripta en una minúscula isla y plagada de fuentes de energía atómica, soportó uno de los mayores terremotos (que hasta hoy, diez días más tarde,  continúa en forma de réplicas) seguido de un maremoto o tsunami como los llaman ellos y el desmadre de varios reactores atómicos en la planta atómica de Fukushima, que resultó fatalmente dañada.
La planta y su entorno son irrecuperables.
Ahora imagine si usted fuera uno de los sobrevivientes del terremoto, más tarde del maremoto y finalmente lo mandan a trabajar en la emergencia de los reactores nucleares para que quede irradiado y posiblemente muera como efecto de ello. Usted también sería mi héroe, porque está entregando más de lo que debe para el bien de los demás, pero supongo que sería lo que menos le importara. A la hora de la verdad usted estaría pensando en sus hijos o su esposa, su familia , su entorno, los amigos, ese pequeños pedacito de planeta que usted llama patria y que está abonado con afectos. Supongo también que habría una pequeña porción de compromiso con el deber y el trabajo y que una cosa  lo llevaría a la otra para terminar enfrentando un enemigo solapado y silencioso como lo es la radiactividad.
Porque esta gente que se arriesga  no se da cuenta de nada, sufre más tarde y pasa su degeneración celular a su descendencia haciendo que los estragos de un solo hecho atómico perdure torturando a las generaciones por llegar. Es como en el caso de Chernobyl, los efectos se notan varias horas o días (o años) después. En el momento no hay olor, dolor, o sensación alguna que les avise que están siendo irradiados. No es una explosión de una bomba atómica. (Ver este gráfico que es el mejor para entender los efectos de la radioactividad) De allí que la población mantenga la calma y crea en lo que los medios de comunicación y el gobierno les transmiten. Es decir: tranquilidad. Y ante lo inevitable les diré que está bien que así sea.
Ahora bien,  Japón no es Ucrania ni la antigua URSS, ellos no pueden darse el gusto de perder territorio de ninguna manera y si consideramos que se trata de la tercer economía mundial, lo más probable es que una vez superado el mal momento, se dediquen a recuperar el territorio contaminado. Eso significa que todo aquello que se encuentre irradiado, incluso la tierra, sea removido y reemplazado por otro no contaminado o "estéril". ¿Adivinen dónde podría llegar a ir a parar el residuo tóxico recolectado resultante? Si, como en otras oportunidades comenzará a viajar de país en país  buscando regulaciones laxas hasta encontrar una patagonia o equivalente dispuesta a recibirlos a un costo que, aunque alto, nunca resarcirá el daño que se haga a las generaciones futuras..
Considerando la escasa probidad moral de nuestros políticos, sólo sería cuestión de definir el monto del soborno y mantener un perfil lo suficientemente bajo como para que ni Greenpeace ni Wikileaks  se enteren de nada y el caso pueda llegar a "buen puerto", si usted me entiende.
El planeta no necesita ya de la energía nuclear para generar electricidad. Ya existen cientos de métodos no contaminantes basados en la generación de energía eólica, solar o hídrica. (Ver nota aquí.)Paremos la mano antes de que sea tarde.

Taluego (Espero)
Info liquidadores tomada de 1977Voltios
El dibujito es mío ;)



Difúndalo, péguelo en su muro de Facebook, retwittéelo y envíeselo por mail a todos los que quiera.
Pero no olvide mencionar la fuente.
NINGÚN TEXTO ES ANÓNIMO.

Tags: , , , , , , , ,

SÚMESE A NUESTROS AMIGOS


Publicado por

El artículo De Chernóbyl a Fukushima fue publicado por O Pin el lunes, 21 de marzo de 2011. Esperamos que le sea de alguna utilidad o interés. Gracias por su visita y no olvide dejar su comentario antes de partir. Hasta el momento hay 15 comentarios: en el post De Chernóbyl a Fukushima

15 comentarios:

  1. Leì mucho sobre los liquidadores, en un libro sobre chernobil, que publicò el ùnico sobreviviente que estaba en la sala de control, aquella noche.

    Pobre gente. Segùn èl (que no sè si està vivo, todavìa) muchos sabìan, lo que les esperaba.


    Lo de japòn es diferente. Suerte que esto pasò allà, donde estàn preparados.

    Si hubiera sido acà, no queda ni el loro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Amigo, de verdad que esta entrada me he dejado un mal sabor de boca, un cuerpo que temblaba mientras respiraba sus letras, una razón aturdida y un aturdimiento en cada poro respirable de mi piel contaminada por el efecto devastador de lo que ha sucedido en Japón, de lo que está sucediendo con el tema nuclear, con lo que aconteció en Chernóbil y con lo que está por llegar. Y lo que está por llegar, como el enemigo a las puertas, no es poco, no.
    La naturaleza, creo, no hace otra cosa que revelarse contra los cambios, contra nuestros defectos y excesos. Aunque una vez leí en un libro que, amén de sabia, también es un poco cabrona. Creo que en el libro: “Dios hizo el mundo en siete días, y se nota” que ya le comenté hace algunos textos, también habla sobre la situación en la que nos encontramos ante las catástrofes naturales y los accidentes de la naturaleza, o algo así…

    Esta entrada la he imprimido. Porque he visto documentales sobre los liquidadores, porque he leído sobre ellos, porque hace un par de días hablaba sobre sus mortífera heroicidad con un amigo. Es increíble, no deja de asombrarme cada vez que abre un tema y lo pone sobre nuestras mesas, cada vez que desayuno sus palabras y mi digestión hace las paces con la cotidianidad. Porque más de una vez lo disfruto, palabra mediante y café en mano. A veces confundo situaciones y no sé si lo que me estoy llevando a la boca es una taza de café o una sopa de letras cafeinadas. Sea lo que es, no quiero cambiar esa doctrina. Sus textos y los de los demás que me acompañan no hacen otra cosa que cumplimentar mi dicción y ayudarla a crecer, y me ayudan a creer en el poder escrito…

    Y estoy de acuerdo, otra vez con usted, sobre la desastrosa gerencia política en cuanto a accidentes naturales, accidentes sobrenaturales, accidentes sea cuales sea su naturaleza o anti naturaleza política y social.
    Porque los políticos no hacen otra cosa que no “hacer” nada. Nada, en el sentido más amplio de la palabra.
    Cada día tengo más claro que los más peligrosos son nuestros políticos. Clara muestra de residuos tan vividores como tóxicos. En fin...

    He imprimido el texto, ya le he comentado. Y me he guardado el enlace que adjunta. Porque aunque lo haya visto alguna vez, no lo tenía "localizado".

    Gracias, socio.

    Un abrazo, sin radiaciones...

    Mario

    ResponderEliminar
  3. Buena entrada Opin, un asunto complejo que, en su faceta técnica, cuesta entender a veces. Gracias por toda la información y el alerta oportuno.

    ResponderEliminar
  4. Don Gaucho. Luego de escribir el post seguí investigando un poquito más y me enteré que Chernobyl en realidad no generaba energía, o mejor dicho , esa no era su función principal. Voy a escribir otro post más adelante pues tiene mucho que ver con el punto de vista de los defensores de la energía atómica y la de sus detractores.
    Usted ya sabe de que lado estoy.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Don Mario. Como siempre tengo que agradecerle su atención y el trabajo que se toma en comentarme. Le diré que he cambiado el enlace al documental completo pues Google le cerró la cuenta al sitio en cuestión donde se encontraba disponible para todos nosotros. Por suerte (aunque el sitio sea cuestionable) encontré otro lugar donde descargar el mismo documento.
    La naturaleza es sabia e indestructible. Mutará cuantas veces sea necesario para seguir perdurando. Lo que a muchos les duele es que ese dios no nos tenga como parámetro de grandeza.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Don S.A.L. No sabe como le agradezco su comentario. Es verdad que la parte técnica no ayuda y que es el escudo que el lenguaje deja a los científicos para ocultar ciertos elementos complejos de aceptar por el vulgo, pero vale hacer el esfuerzo.
    Aunque soy un ignorante profesional prefiero intentar estos post aunque he visto a muchos tratar de hacer como el avestruz y tratar de negar lo que ocurre como si fuera un invento de los medios.
    Es el efecto del miedo. Nada más que eso.
    Las cosas hay que hablarlas y prevenirlas para evitar que ocurran nuevamente.
    Pero no sé para que se lo cuento si usted seguramente ya lo sabe.
    Un abrazo, amigazo.

    ResponderEliminar
  7. Estimado:
    Excelente y emotivo...sería bueno ver como andamos de prevención por acá en Atucha 1 y 2---
    Atte/

    ResponderEliminar
  8. Don Jorge. Muchas gracias. En Atucha 1 y 2 tengo conocidos de la KWU Siemens y por lo que sé, tiene los parámetros de seguridad de Alemania. Eso no quita que pueda haber algún inconveniente futuro principalmente por falta de mantenimiento o actualización tecnológica.
    Luego de escribir el post llegué a otros dosumentales y unas notas de físicos nucleares que discuten seriamente el tema y allí me enteré que Chernóbyl no era una central eléctrica. Pero eso irá en otro post.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. hola tengo tan solo 15 años soy de mexico. aki en mexico son pocas o minutarias las personas ue se preocupan por la radiacion tansolo la ven como otro problema mas, creo que es la peor fuente de energia que hay, bueno incluso mis padres me toman como un alarmado ante esta situacion, lo que sufrieron no solo los liquidadores si no los niños de bielorusia es algo horrible, yo pienso esto podria pasar en cualquier central nuclear del mundo, incluso aki en mexico, lo unico bueno que tenemos aki en mexico es que nuestra energia en un 90% es limpia. bueno eso pienso porque no del todo es limpia el 85% es producida por una presa que me queda a 20 minutos de donde vivo llamada chicoasen, la otra es del 2% es heolica y esta a unnos 200km de donde vivo, y otras que desconosco e porcentaje pero el unico reactor nuclear aki en mexico produce solo el 3% de energia cosa que se me hace ridiculo tenerla porque la verdad chicoasen alimenta a parte de centro america.. bueno solo paso a dar un pequeño comentario. y muchas gracias por el aporte... solo no deseo que los residuos radioactivos no terminen en mi país en forma de cementerio nuclear :$...espero tu otro post sobre como operaba chernobyl

    ResponderEliminar
  10. Play_starf. No puedo menos que felicitarte por tu compromiso y por intentar estar informad@.
    Por lo que cuentas la situación en tu zona no presenta muchos riesgos y eso debería tranquilizarte.
    La mayor parte de las centrales en el mundo deberían ser limpias, está en nosotros cambiar la mentalidad de los gobiernos como ha pasado recientemente en Alemania y andar otros caminos que no sean los del átomo para generar energía. Porque toda central atómica es segura hasta que ocurre un accidente. ¿Para qué correr el riesgo?
    Muchas gracias por pasar y dejar tu comentario, prometo esmerarme en el próximo post sobre el tema ;)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Espeluznante. Encima los soviéticos no avisaron y el mundo se enteró cuando pegaron el grito en Suecia...

    ResponderEliminar
  12. Don Mostro. Los rusos han tenido siempre una actitud tan protectora con su población y la ajena que solo es superada por la de los norteamericanos ;)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. dicen que cuando partió el Titanic habían colocado un cartel en cubierta que decía ´Ni Dios lo puede hundir´... la soberbia mata.
    a los políticos los mata después... lástima.
    como siempre impecable el artículo. gracias.

    ResponderEliminar
  14. Doña Marga: Que alegría verla por acá, ya me tenía preocupado pero como siempre usted es tan amable que nos avisó a todos de la contingencia. Ojalá todos fueran tan considerados como usted.
    Y ¿sabe qué? tiene toda la razón, la soberbia mata y los físicos nucleares al igual que los políticos, se escudan tras ella.
    Ahora cuídese y no se abuse del teclado ;)
    Cariños.

    ResponderEliminar
  15. Disculpa pero fue por el tsnami que salto el muro de contención marítima el terremoto no provoco daños a la central

    ResponderEliminar

¿Sobrevivió a mi punto de vista? ¡Ahora es su turno!
Sin embargo como los comentarios son una gentileza entre usted y yo, se moderarán y anularán aquellos subidos de tono, agresivos o que utilicen lenguaje soez.
Aproveche su oportunidad , dele, que total nadie lo está mirando y acá lo tratamos mejor que en el mundo real.

Comenta aquí con tu perfil de Facebook

 

OPin Pinturas

OPin cuentos

Seguir por Email

-¿Qué somos?, ¿Adónde vamos?-No tenemos la más pálida idea.
El psicoanalista no nos mandó tener un blog. No estamos escribiendo un libro, ni somos periodistas en trabajo práctico. No hablamos de nuestros ex, ni de sexo, ni de estreñimientos. No tenemos segundas personalidades como "groncho grasa" , "pituco fiestero" o "mujer de la vida". No somos poetas ni tenemos fotos de gatitos o figuritas con brillantina que se mueven.
Eso sí, hablamos en primera persona del plural de nosotros mismos. Algo raro teníamos.

Aviso de uso

Los contenidos de este blog, con excepción de los cuentos y pinturas originales, son de libre disposición, no comercial, siempre que se cite su origen. Si desea reproducir alguna de las entradas en su sitio, sólo tiene que citar su procedencia y establecer un enlace con el blog, manteniendo sus fuentes. Las fotografías de este blog han sido obtenidas de la red, si usted es su autor y cree que se vulneran sus derechos, póngase en contacto con nosotros y serán retiradas una vez se verifique su propiedad. Queda bajo su responsabilidad el uso que haga con lo extraído del blog.

DMCA.com
Volver ARRIBA
Copyright © 2010- | Nuevo BlogOPin.a® | Designed by Templateism.com | Improved by OPinTemplates