martes, 30 de marzo de 2010

Ni Falkland, ni Malvinas - Parte I de III

Compartir
Seguramente fue el ojo de un pequeño de no más de doce años encaramado en el carajo de alguna nave quien posó por primera vez su vista sobre las islas que hoy llamamos Malvinas. Su nombre no ha traspasado la bruma de la historia y aún quedan versiones controversiales sobre quién ha sido el primero en avistarlas.
Algunos indican que fue Américo Vespucci y Esteban Gomez quienes durante la expedición de Hernándo de Magallanes allá por lo albores del siglo XVI. Otros dicen (por supuesto ingleses)  que fue el capitán John Davis.
Es posible que Richard Hawkins navegara la costa norte en 1594 y las nombrara Tierra Virgen de Hawkins, pero como equivocó la descripción, tampoco podemos darle el crédito por la hazaña.
En definitiva los historiadores modernos piensan que fueron descubiertas por los españoles, sin precisiones, pero remarcando que figuran en las cartas de navegación de Antonio Rivero de 1527 - 1529 y en el  Islario de Santa Cruz de 1541.
Como siempre, hay que poner negro sobre blanco para figurar en la historia y el primer avistaje documentado corresponde al holandés Seebald de Weert en el año 1600.
Recién cien años más tarde el navegante francés Gouin de Beauchéne recaló por primera vez en el este de las islas y descubrió más al sur una que hasta hoy lleva su nombre.
Y por aquí comenzamos a entrar en tema.
En el año 1708 el capitán Woode Rogers las circunnavegó y les puso el nombre de "Falkland´s Land", en honor al Vizconde de Falkland, Anthony Cary por entonces tesorero de la Marina Real , pero nadie se quedó a poblarlas. (el Vizcondado de Falkland toma su nombre de la morada oficial de los reyes escoceses: el palacio de Falkland, situado en Falkland, Fife, Escocia.)
En 1766 , cuando se fundó el primer establecimiento británico, el capitán Mc Bride las rebautizó "Falkland Island"
Epa, aquí aparecen algunos problemas. Veamos:
Dos años antes, en 1764, Antoine Louis de Bougainville, un joven francés que deseaba compensar la derrota francesa en Canadá, invirtió toda su fortuna para establecer la primer colonia en las islas. Como habían partido del puerto Bretón de Saint - Malo, se originó la denominación "Iles Malouines"  cuya versión castellana es "Islas Malvinas".
Vale decir entonces que el primer nombre es este y que además tampoco es de origen americano.
La pregunta que sigue a mi criterio, sería, ¿Cuál sería un nombre apropiado para nuestras islas?
Veamos un poco más allá.
Ingleses y franceses comparten las islas.
La colonia francesa se llamó Port-Louise y estaba en el rincón nordeste de la Isla Soledad. Los primeros colonos eran de dos familias de refugiados de la Arcadia, una antigua colonia francesa de Nova Scotia (Canadá). Llegaron a ser casi 100 familias hasta que en 1767 las islas fueron trasferidas a España ya que Francia reconoció el Tratado de Tordesillas .
España indemnizó con 25.000 libras a Bougainville dado los gastos en que él había incurrido para llevar adelante esta espectacular tarea.
Los franceses hicieron sus valijas y se marcharon dejando su lugar a los Españoles quienes rebautizaron a Port - Louis como Puerto de Nuestra Señora de la Soledad.
Claro, los ingleses no estaban muy de acuerdo con reconocer el tratado tal como lo habían hecho los franceses y procedieron a establecer al mismo tiempo, una guarnición en la isla Trinidad llamado Puerto de la Cruzada (Port Egmont).
Así que nuestras islas estaban ocupadas ahora por Ingleses y Españoles, quienes para el año 1769 comenzaron con esa práctica que llega hasta hoy día de intercambiar notas de reclamo ante cuanta autoridad internacional se observe en el horizonte.
Vale aclarar que como los ingleses dependían de un gobierno protestante, no reconocían el Tratado de Tordesillas, entre otras cosas, por haber sido formulado por el Papa Alejandro VI .
Aparecen entonces en escena los españoles-americanos y una escuadra del Virreinato del Rio de la Plata que expulsa por la fuerza a los británicos del puerto de la Cruzada en junio de 1770, acto contra el que , por supuesto, protestó el gobierno británico.
Si no se llegó a la guerra fue simplemente por que los ingleses estaban lidiando con sus colonias de Norteamérica y los españoles no estaban seguros de conseguir ayuda de los franceses.
Tan solo un año después los españoles devuelven el Puerto de la Cruzada a los ingleses declarando que esto no afectaba la soberanía española sobre las islas, un acto que hasta ahora sólo puede entenderse desde el punto de vista de una política internacional errada.
Tres años después en 1774 los ingleses abandonan el puerto que fue visitado por los españoles en 1775 encontrándolo semidestruido, razón por la cual regresaron en 1780 para terminar la destrucción y asegurarse que nadie volviera a ocuparlo.
Los españoles se quedaron unos 30 años más pero nunca superaron los 90 habitantes.
Tras estallar los movimientos independentistas latinoamericanos, los españoles ceden el territorio a las nuevas autoridades.
El paquete se entregó completo
En total las islas fueron Españolas desde el 1º de abril de 1767 hasta el 13 de febrero de 1811 día en que son evacuadas. Si señores, los españoles se mudaron sin problemas y tranquilamente.
Nueve años vacías.
Recién en 1816, Las Provincias Unidas del Rio de La Plata afirmaron la soberanía sobre ellas y en 1820 el Gobierno de Buenos Aires mandó la fragata Heroina comandada por el Capitán David Jewett.
Se izó el pabellón nacional el 6 de noviembre de 1820.
Para 1823 el gobierno argentino le dio una comisión a Angel Pacheco y con él se asoció Louis Vernet, un alemán de origen francés. Cuando decimos comisión, queremos decir que era por contrato.
En 1828 la comisión pasó a Vernet y lo nombran Gobernador político y militar de las islas en 1829.
Con Vernet comenzó la cría de ganado y se trajeron gauchos del continente a tal fin.
En 1831, una nave de guerra norteamericana, la Lexington destruyó el fortín de Soledad, como represalia por la detención por parte de Vernet, de tres buques balleneros norteamericanos por practicar la pesca ilegal en nuestras aguas. Vernet en realidad estaba tratando de imponer su propio monopolio pesquero
El comandante Silas Duncan, hizo varios prisioneros y declaró las islas liberadas de todo gobierno de cualquier país.
Los norteamericanos y su vengativa y sospechosa actitud dejaron a las islas preparadas para recibir en 1833 una embarcación británica que izó el pabellón inglés.
Los argentinos que quedaban en la guarnición se retiraron bajo protesta y ningún heroísmo.
Hasta 1841 las islas estuvieron a cargo de un oficial de la marina británica y en 1843 un acto del Parlamento estableció una administración civil encabezada por un gobernador inglés.
El gobierno argentino no obró según las circunstancias lo requerían y se inician los problemas que hasta el día de hoy perduran.

Podemos observar como las islas han sido tomadas y dejadas en un sinnúmero de oportunidades. Como en realidad sólo eran ocupadas en la medida de obtener algún provecho de ellas, pero no por razones patrióticas. Como casi todos lo nombres en su historia corresponden a europeos. Como si bien en un principio fueron utilizadas como puerto de reparaciones para aquellas naves que intentaban cruzar el peligroso Cabo de Hornos, o se encontraban cazando ballenas en las aguas antárticas, su situación estratégica se vio intensificada con el transcurrir del tiempo.

Las islas fueron nombradas Falkland por los ingleses y Malvinas por los franceses, sería oportuno replantearnos si realmente corresponde mantener estos nombres.
Tal vez deba ser así y todo el territorio continental patagónico podrá también mantener sus denominaciones extranjeras. Es que históricamente el sur argentino fue tierra de Ingleses y Franceses. Tal vez un Italiano, perdido y algún español. Sorprende que sólo debamos preocuparnos por reclamar este territorio, habiendo sido tan poco cuidadosos con todo el resto.
Tal vez las colonias Anglicanas tengan más derechos que aquellos que no sabiendo cuidar las riquezas continentales, se embanderan en causas nacionalistas que solo benefician a los gobiernos de turno, preocupados por mejorar una declinante imagen.

Pero ya veremos en otro post el tema político asociado a las islas. La cuestión aquí es dignificar un nombre que pueda ser recordado con cariño y sentido nacional.
Por mi parte y hasta donde hemos reseñado la historia, pienso que el nombre de "Islas Vernet" honraría a quién le puso límite a una flota pesquera Norteamericana, aunque fuera por intereses terrenales, predecesora de los atropellos y traiciones que deberíamos sufrir por parte de esta nación.
Pero usted, qué nombre les pondría?

Taluego
Recuerde que este es un Blog de Opinión y chisme histórico. Siempre recurra a fuentes más idóneas para mejor información.
Fuente consultada: "Tierra del Fuego" de Rae Natalie Prosse Goodall, capítulo Islas Malvinas escrito por Susan Linnée Akin.

Difúndalo, péguelo en su muro de Facebook, retwittéelo y envíeselo por mail a todos los que quiera.
Pero no olvide mencionar la fuente.
NINGÚN TEXTO ES ANÓNIMO.

Tags: , , ,

SÚMESE A NUESTROS AMIGOS


Publicado por

El artículo Ni Falkland, ni Malvinas - Parte I de III fue publicado por O Pin el martes, 30 de marzo de 2010. Esperamos que le sea de alguna utilidad o interés. Gracias por su visita y no olvide dejar su comentario antes de partir. Hasta el momento hay 8 comentarios: en el post Ni Falkland, ni Malvinas - Parte I de III

8 comentarios:

  1. Yo les pondrìa "Islas Ventosas", porque no hay un dìa sin viento. En serio eh?. Ni uno.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Blogger anda mal y es la tercera vez que ingreso el comentario.Disculpen si aparecen en algún universo paralelo.

    Don Mostro: Tiene razón y encima habría que cambiarles el nombre a todas las Malvinas que bautizaron desde el 82.

    Don Gaucho: Seguramente el más acertado ya que algunos amigos que estuvieron allí me comentan la misma cosa.

    Gracias por leer y comentar.
    Les mando un abrazo a ambos dos.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

¿Sobrevivió a mi punto de vista? ¡Ahora es su turno!
Sin embargo como los comentarios son una gentileza entre usted y yo, se moderarán y anularán aquellos subidos de tono, agresivos o que utilicen lenguaje soez.
Aproveche su oportunidad , dele, que total nadie lo está mirando y acá lo tratamos mejor que en el mundo real.

Comenta aquí con tu perfil de Facebook

 

OPin Pinturas

OPin cuentos

Seguir por Email

-¿Qué somos?, ¿Adónde vamos?-No tenemos la más pálida idea.
El psicoanalista no nos mandó tener un blog. No estamos escribiendo un libro, ni somos periodistas en trabajo práctico. No hablamos de nuestros ex, ni de sexo, ni de estreñimientos. No tenemos segundas personalidades como "groncho grasa" , "pituco fiestero" o "mujer de la vida". No somos poetas ni tenemos fotos de gatitos o figuritas con brillantina que se mueven.
Eso sí, hablamos en primera persona del plural de nosotros mismos. Algo raro teníamos.

Aviso de uso

Los contenidos de este blog, con excepción de los cuentos y pinturas originales, son de libre disposición, no comercial, siempre que se cite su origen. Si desea reproducir alguna de las entradas en su sitio, sólo tiene que citar su procedencia y establecer un enlace con el blog, manteniendo sus fuentes. Las fotografías de este blog han sido obtenidas de la red, si usted es su autor y cree que se vulneran sus derechos, póngase en contacto con nosotros y serán retiradas una vez se verifique su propiedad. Queda bajo su responsabilidad el uso que haga con lo extraído del blog.

DMCA.com
Volver ARRIBA
Copyright © 2010- | Nuevo BlogOPin.a® | Designed by Templateism.com | Improved by OPinTemplates