miércoles, 3 de febrero de 2010

Esos indios malos

Compartir
La nave se balanceaba a una "Milla del Almirantazgo" de la costa mientras en tierra los curtidos marinos de la HMS Beagle terminaban de instalar las tiendas de campaña que le permitirían al Sr. Darwin y al capitán FitzRoy guarecerse de las inclemencias del tiempo durante la corta estadía en tierra. Los botes con los que habían llegado reposaban encallados en la gruesa arena de la playa, mezcla de canto rodado y conchilla. Cada uno de ellos contaba con dos marinos de la Corona Británica, en guardia y armados hasta los dientes, reglas básicas que cualquier navegante debía tener en cuenta al tocar tierra en territorio inexplorado.
Hacia ya varios años que se paseaban por los mares, relevando costas, fauna y flora, con un encargo de la corona que no llegarían a cumplir: llegar al continente Antártico. 
FitzRoy hacía gala de sus propios criterios para el estudio de las gentes que por allí encontraran, en muchos casos diametralmente opuestos a los que profesaba Darwin, sin embargo se dió la oportunidad de entrar en contacto con los habitantes de la zona y como para ambos hombres lo importante era el conocimiento general, juntos fueron al encuentro de los antiguos ocupantes de la Isla Grande de la Tierra del Fuego. 
Cual película de gran presupuesto hollywoodense y luego del envío de emisarios desechables por ambas partes, se pactó una reunión sobre la playa. La primer entrevista se constituyó en un verdadero "encuentro cercano del tercer tipo" donde los ingleses en su afán de conseguir información lo antes posible y alejarse del nauseabundo olor  que partía de la grasa con que se untaban los indígenas para protegerse del frío, se apuntaban al pecho pronunciando con gran énfasis "I am English" (Yo soy Inglés...). Esperaban que el indígena asimilara la idea repitiéndola varias veces consecutivas para luego formular la pregunta en forma análoga tocándole el pecho al pobre y diciendo: "...and you are...?" (...y tú eres...?)
Nada. 
Una y otra vez se repitió el movimiento mecánico hasta que de pronto con una sonrisa en los labios el indígena soltó un "Tekenika" mirando a todos los que tenía alrededor. "Tekenika", "Tekenika", decía golpeándose el pecho en cada oportunidad.
FitzRoy estalló presa de una mezcla de orgullo, alegría y puro cansancio, había logrado una conexión con los indígenas y conociendo ya el nombre podría reportar a la Corona que había hecho contacto con la "tribu Teklenika" como le agradó bautizarla.
Dicen los testigos de aquella época que de allí en mas, cada vez que los ingleses nombraban a la tribu, se escuchaban las risas apagadas de sus integrantes, como quién no quiere que se escape un secreto.
En toda su obra posterior, el Capitán Robert Fitz Roy consignó así el nombre de la tribu hasta que muchos años después se pudo traducir correctamente el término "Tekenika" que en la lengua de la tribu significa "No entiendo".
Chau.
Fuente consultada: Indios fueguinos de ArnoldoCanclini.
Continuará

Difúndalo, péguelo en su muro de Facebook, retwittéelo y envíeselo por mail a todos los que quiera.
Pero no olvide mencionar la fuente.
NINGÚN TEXTO ES ANÓNIMO.

Tags: , , ,

SÚMESE A NUESTROS AMIGOS


Publicado por

El artículo Esos indios malos fue publicado por O Pin el miércoles, 3 de febrero de 2010. Esperamos que le sea de alguna utilidad o interés. Gracias por su visita y no olvide dejar su comentario antes de partir. Hasta el momento hay 6 comentarios: en el post Esos indios malos

6 comentarios:

  1. Que bueno!!

    Este tipo de historias es sobre las que me gusta leer y escribir!!!


    Muy bueno y muy bien relatado!!

    Buen dato, ademàs.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Gracias Gaucho.
    A mi también me gustan. Cuesta encontrar anécdotas de este tipo para armar una historia alrededor, pero cuando se encuentran es divertido.
    Taluego

    ResponderEliminar
  3. Gracias por pasar Mostro. Me alegra le haya gustado. Nos vemos en Mosterio.

    ResponderEliminar
  4. Jajaja, qué buena. Dicen que algo idéntico pasó con Yucatán.

    Saludos desde Lima.

    ResponderEliminar
  5. Gracias profesor. Si encuentra una fuente, cuente, que seguro será interesante y divertido.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

¿Sobrevivió a mi punto de vista? ¡Ahora es su turno!
Sin embargo como los comentarios son una gentileza entre usted y yo, se moderarán y anularán aquellos subidos de tono, agresivos o que utilicen lenguaje soez.
Aproveche su oportunidad , dele, que total nadie lo está mirando y acá lo tratamos mejor que en el mundo real.

Comenta aquí con tu perfil de Facebook

 

OPin Pinturas

OPin cuentos

Seguir por Email

-¿Qué somos?, ¿Adónde vamos?-No tenemos la más pálida idea.
El psicoanalista no nos mandó tener un blog. No estamos escribiendo un libro, ni somos periodistas en trabajo práctico. No hablamos de nuestros ex, ni de sexo, ni de estreñimientos. No tenemos segundas personalidades como "groncho grasa" , "pituco fiestero" o "mujer de la vida". No somos poetas ni tenemos fotos de gatitos o figuritas con brillantina que se mueven.
Eso sí, hablamos en primera persona del plural de nosotros mismos. Algo raro teníamos.

Aviso de uso

Los contenidos de este blog, con excepción de los cuentos y pinturas originales, son de libre disposición, no comercial, siempre que se cite su origen. Si desea reproducir alguna de las entradas en su sitio, sólo tiene que citar su procedencia y establecer un enlace con el blog, manteniendo sus fuentes. Las fotografías de este blog han sido obtenidas de la red, si usted es su autor y cree que se vulneran sus derechos, póngase en contacto con nosotros y serán retiradas una vez se verifique su propiedad. Queda bajo su responsabilidad el uso que haga con lo extraído del blog.

DMCA.com
Volver ARRIBA
Copyright © 2010- | Nuevo BlogOPin.a® | Designed by Templateism.com | Improved by OPinTemplates