lunes, 8 de diciembre de 2014

Las reuniones de fin de año

Compartir
Las reuniones de fin de año suelen ser motivo de alegría así como de insoportable aburrimiento. No les voy a hablar aquí de las reuniones familiares, esas ya sabemos cómo son y en qué terminan, pero las reuniones con amigos, ex compañeros de escuela o trabajo, son particularmente interesantes pues según sea la dosis, puede ser un deleite o envenenarte la sangre.

Hace algún tiempo disfrutaba con los preparativos de final de año. Por entonces se compraba el merchandizing para halagar a los clientes, se le suministraba a la secretaria la lista de cada uno de ellos y ella solita armaba mil quinientas tarjetas con sus correspondientes sobres, que para último momento había que firmar una por una sin repetir y sin soplar y sin que se te acalambre la muñeca. Llegado el día se hacían tantos almuerzos de trabajo como fueran necesarios para asegurar futuros contratos. Uno tenía la obligación de seleccionar el mejor restaurant, un menú de alta calidad con opción a la carta y los mejores vinos, esos que en el resto del año se harían difíciles de alcanzar.

Al final de mes usted había engordado diez kilos justo cuando se iba a la costa, de tal forma que su colección de bañadores crecía proporcionalmente año a año.

Luego la economía y el destino fueron menguando estas actividades hasta el punto que usted ya no tiene otra oficina más que un box compartido donde conectar su netbook e imprimir las facturas. Trabaja en tele working y su efectividad se mide en los pedidos que haya ingresado a fin de mes. No conoce la cara de su jefe y sus compañeros son nombres almacenados en su Outlook.


El contacto con los clientes se hace cada vez más lejano y usted los persigue hasta en twitter o Facebook. Lo que va quedando son las reuniones con amigos y ex compañeros. Un momento en el túnel del tiempo que puede ser agradable en los primeros encuentros o hasta que se enfrentan las posiciones políticas de la grieta.

Yo no se usted, pero en las reuniones de amigos que vengo teniendo, la norma es : una comida deplorable y cara, bebidas costosas y malas que sólo toman los desconsiderados que se la hacen pagar al resto y lugares de mucho ruido y poca luz para que no se vea la miseria que le ponen en el plato.

Usted apenas llega sabe que se va a cagar de hambre, que no va a poder charlar con nadie y que terminará la noche aturdido, con acidez y en el mejor de los casos corriendo a casa para asaltar la heladera.

Con la cuestión de las reservas los restaurantes hacen su agosto en pleno diciembre cobrando por calidad que no ofrecen.

Yo, que soy carne de fonda, quiero comer rico, abundante y en un ambiente donde pueda hablar con al menos los cuatro tipos que se sientan a mi alrededor.



Pero no, uno tiene que hacer malabares tácticos para poder sentarse justo al lado de su mejor amigo y rogar que los otros no sean del partido de la oposición, caso contrario se recomienda no tomar alcohol o llevar documentos y plata para que la familia lo pueda sacar de la cárcel.

Para ser sincero, yo me reuniría con gusto con un máximo de hasta diez personas. No más. Comería en un lugar lindo, abierto y luminoso y me quedaría haciendo sobremesa toda la tarde debajo de un frondoso árbol.

Pero las reuniones se hacen de noche y en día laborable. Comienzan a eso de las 21 y se alcanza la masa crítica como para sentarse a morfar recién a las 22 o 22:30.

Luego llegarán los piratas de las 23 o 24 que en realidad comerán un poquito de lo que quede. Felices ellos porque han podido tener una noche de pasión con alguna puta o amante mientras a la jermu les cuentan de lo aburrida y larga que fue la reunión con los amigos.

Total, es una vez al año no?


Creo que lo que más me pudre de éstas reuniones es pensar que esa misma gente que vengo viendo año tras año, no te pega un llamado, ni te saluda para tu cumpleaños o te escribe una línea por email o facebook en el puto resto del año.

Es ahí cuando me pongo a pensar que esos tipos sólo se enterarían de mi fallecimiento a la hora de armar el próximo menú, es decir un año más tarde.  Vale la pena gastar mi tiempo con ellos?

Uno les está regalando lo más precioso que tiene. Nuestro tiempo libre. Y no parece que sea una idea brillante que en ese tiempo uno no pueda charlar tranquilamente, comer algo bien rico y beber aunque sea una copa con moderación (hay que manejar a la vuelta)

Creo que este año no voy a ir a ninguna comilona multitudinaria. Me reservo mis energías para el próximo.

Mientras tanto, conozco una fonda acá cerca donde se come muy bien y barato. Me palpito que voy a invitar a uno o dos amigos de fierro y mañana mismo me mando para allá....en la hora en que haya menos comensales...

Taluego.


Difúndalo, péguelo en su muro de Facebook, retwittéelo y envíeselo por mail a todos los que quiera.
Pero no olvide mencionar la fuente.
NINGÚN TEXTO ES ANÓNIMO.

Tags: , , ,

SÚMESE A NUESTROS AMIGOS


Publicado por

El artículo Las reuniones de fin de año fue publicado por O Pin el lunes, 8 de diciembre de 2014. Esperamos que le sea de alguna utilidad o interés. Gracias por su visita y no olvide dejar su comentario antes de partir. Hasta el momento hay 2 comentarios: en el post Las reuniones de fin de año

2 comentarios:

  1. tal cual Opin. He dejado de ir a esas reuniones y me siento un poco antipática pero es sinceridad. Prefiero reunir en mi casa y que la reunión sea casi todo sobremesa. Sentarse un poco acá, otro poco más allá. Compartir con pocos conocidos que con muchos que tengo olvidados. En estas reuniones muchas veces recordamos por qué no me bancaba a alguien con sólo cruzarnos un par de ideas. Y bueno, si para alguien es muy genial la tarde o noche... salud!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Satamente !. Y no le cuento las caripelas que ponen los de las otras mesas a medida que los gritos van en aumento. Falta que tiren bolitas de miga de pan y tenemos cartón lleno :)

      Cariños.

      Eliminar

¿Sobrevivió a mi punto de vista? ¡Ahora es su turno!
Sin embargo como los comentarios son una gentileza entre usted y yo, se moderarán y anularán aquellos subidos de tono, agresivos o que utilicen lenguaje soez.
Aproveche su oportunidad , dele, que total nadie lo está mirando y acá lo tratamos mejor que en el mundo real.

Comenta aquí con tu perfil de Facebook

 

Comentarios recientes


Post Recientes

Seguir por Email

-¿Qué somos?, ¿Adónde vamos?-No tenemos la más pálida idea.
El psicoanalista no nos mandó tener un blog. No estamos escribiendo un libro, ni somos periodistas en trabajo práctico. No hablamos de nuestros ex, ni de sexo, ni de estreñimientos. No tenemos segundas personalidades como "groncho grasa" , "pituco fiestero" o "mujer de la vida". No somos poetas ni tenemos fotos de gatitos o figuritas con brillantina que se mueven.
Eso sí, hablamos en primera persona del plural de nosotros mismos. Algo raro teníamos.

Aviso de uso

Los contenidos de este blog, con excepción de los cuentos y pinturas originales, son de libre disposición, no comercial, siempre que se cite su origen. Si desea reproducir alguna de las entradas en su sitio, sólo tiene que citar su procedencia y establecer un enlace con el blog, manteniendo sus fuentes. Las fotografías de este blog han sido obtenidas de la red, si usted es su autor y cree que se vulneran sus derechos, póngase en contacto con nosotros y serán retiradas una vez se verifique su propiedad. Queda bajo su responsabilidad el uso que haga con lo extraído del blog.

DMCA.com
Volver ARRIBA
Copyright © 2010- | Nuevo BlogOPin.a® | Designed by Templateism.com | Improved by OPinTemplates