jueves, 10 de noviembre de 2016

Parados bajo una explosión atómica

Compartir
La ignorancia siempre tiene consecuencias nefastas. Sea la de quien en lugar de leer prefiere escuchar las mentiras de algún político carismático, o la de quien confía en que los que han llegado a puestos de mayor envergadura o poseen títulos rimbombantes saben más.
Entre las locuras que uno puede recordar sobre los inicios de las pruebas nucleares se encuentran las de inyectar de manera directa plutonio en los cuerpos de algunos voluntarios para medir cual era su nivel de toxicidad, la detonación de bombas a escasos kilómetros de Las Vegas, con vientos que en el desierto de Nevada llevaban la contaminación hacia el centro mismo de la ciudad, la colocación de soldados en trincheras a diferentes distancias del punto cero para ver cómo los afectaba, y cientos de otras locuras más, avaladas por la ignorancia o falta de escrúpulos de quienes investigaban el tema. Humanos como conejillos de indias.
Hoy podemos ver filmaciones rodadas durante la guerra fría donde para tranquilizar a la gente se enseñaba a los niños que en caso de un ataque nuclear se escondieran bajo los pupitres de la escuela, como si esta medida de seguridad tuviera algún tipo de fundamento científico en lugar de buscar un efecto psicológico que tranquilizara a la población.
Pero la locura teñida de ignorancia afecta a los militares más que a otra gente. Por el éxito de un proyecto mayor que podría "salvar vidas" de sus compañeros o , como decían por aquellos años "erradicar las guerras para siempre" todo sacrificio era poco.
En la foto siguiente se puede observar a cinco hombres que uno podría pensar que están locos o sufrían algún tipo de castigo militar.
Cada uno de ellos se ofreció como voluntario salvo uno, el que sacó la fotografía. Corría el mes de julio de 1957, más exactamente el 19, cuando estos oficiales de la Fuerza Aérea y un solitario fotógrafo, se ubicaron de pie uno junto al otro a unas 65 millas (104,6 Kmts) al noroeste de Las Vegas. Justo a sus pies se había marcado el suelo como "Zona Cero"


"Población de 5 "rezaba el mismo cartel escrito a mano clavado en el suelo blando junto a ellos. 
Directamente sobre sus cabezas dos aviones F-89 aparecieron a la vista. Entonces, de  uno de ellos se desprende un misil nuclear llevando una ojiva atómica.

Los hombres esperan, y comienza la cuenta atrás. A tan sólo 18.500 pies (5.600 mts) por encima de ellos, el misil es detonado y explota.
Es interesante recordar que ninguna bomba atómica se detona contra el suelo, sino que para optimizar su efecto devastador el detonador se dispara mediante un altímetro. Por ejemplo la bomba Little Boy de 13 kilotones fue arrojada sobre Hiroshima y alcanzó en 55 segundos la altura determinada para su explosión, aproximadamente 600 metros sobre la ciudad, mientras que la de Nagasaki de 22 kilotones detonó cuarenta y tres segundos después de arrojada, haciendo explosión a 469 metros de altura sobre la ciudad.


Estos hombres se expusieron intencionadamente y en forma directa debajo de la explosión de una bomba nuclear de 2 kilotones .
Uno de ellos apenas pudo levantar la vista sin protección especial como para poder decir que toda persona tendría que ver esto con sus propios ojos.
Es que la radiación no salta a la vista y las consecuencias sólo serían apreciables mucho tiempo después de este sacrificio tan inútil como especial.
Como decía el maestro del átomo:

"Dos cosas son infinitas: el universo y la estupidez humana; y no estoy seguro sobre el universo"
Taluego.

Difúndalo, péguelo en su muro de Facebook, retwittéelo y envíeselo por mail a todos los que quiera.
Pero no olvide mencionar la fuente.
NINGÚN TEXTO ES ANÓNIMO.

Tags: , , , ,

SÚMESE A NUESTROS AMIGOS


Publicado por

El artículo Parados bajo una explosión atómica fue publicado por O Pin el jueves, 10 de noviembre de 2016. Esperamos que le sea de alguna utilidad o interés. Gracias por su visita y no olvide dejar su comentario antes de partir. Hasta el momento hay 0 comentarios: en el post Parados bajo una explosión atómica

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Sobrevivió a mi punto de vista? ¡Ahora es su turno!
Sin embargo como los comentarios son una gentileza entre usted y yo, se moderarán y anularán aquellos subidos de tono, agresivos o que utilicen lenguaje soez.
Aproveche su oportunidad , dele, que total nadie lo está mirando y acá lo tratamos mejor que en el mundo real.

Comenta aquí con tu perfil de Facebook

 

OPin Pinturas

OPin cuentos

Seguir por Email

-¿Qué somos?, ¿Adónde vamos?-No tenemos la más pálida idea.
El psicoanalista no nos mandó tener un blog. No estamos escribiendo un libro, ni somos periodistas en trabajo práctico. No hablamos de nuestros ex, ni de sexo, ni de estreñimientos. No tenemos segundas personalidades como "groncho grasa" , "pituco fiestero" o "mujer de la vida". No somos poetas ni tenemos fotos de gatitos o figuritas con brillantina que se mueven.
Eso sí, hablamos en primera persona del plural de nosotros mismos. Algo raro teníamos.

Aviso de uso

Los contenidos de este blog, con excepción de los cuentos y pinturas originales, son de libre disposición, no comercial, siempre que se cite su origen. Si desea reproducir alguna de las entradas en su sitio, sólo tiene que citar su procedencia y establecer un enlace con el blog, manteniendo sus fuentes. Las fotografías de este blog han sido obtenidas de la red, si usted es su autor y cree que se vulneran sus derechos, póngase en contacto con nosotros y serán retiradas una vez se verifique su propiedad. Queda bajo su responsabilidad el uso que haga con lo extraído del blog.

DMCA.com
Volver ARRIBA
Copyright © 2010- | Nuevo BlogOPin.a® | Designed by Templateism.com | Improved by OPinTemplates