lunes, 21 de noviembre de 2016

Carmilla, la vampira lesbiana

Compartir
Al pensar en los orígenes de la literatura del vampiro en el mundo occidental, es probable que usted piense en el Drácula de Bram Stoker, esa obra maestra que ha definido el género desde que fuera publicada hace más de cien años.

Sin embargo, años antes de que Stoker se obsesionara investigando para su libro, otra historia de vampiros había sido escrita en Irlanda .  Se trata de Carmilla , una novela de Joseph Sheridan Le Fanu, que se podría dar en llamar la primer novela de vampiros de la Europa moderna. 

Escrita en 1871, la novela es un relato en primera persona de Laura, una joven inglesa que cae presa de una bella vampiro.  Laura nos habla de un curioso incidente que trae a su casa a un ser extraño llamado Carmilla. Cuenta que  delante del castillo donde vive, el carruaje de una dama sufrió un accidente, y su hija, que también viajaba con ella, queda inconsciente. Como la dama no podía perder tiempo y debía seguir viaje, la joven es recibida en el castillo Hollis hasta que su madre vuelva a buscarla. Laura y la joven, Carmilla, traban amistad, a pesar de que la nueva inquilina muestra rarezas en su comportamiento: se despierta después de mediodía y se encierra en su cuarto sin dar señales de estar en él.


Al principio, Laura le tiene miedo a la recién llegada, porque se ve exactamente como un espectro que había visto en una pesadilla cuando era niña. Laura , que vive con su padre y unos criados en un antiguo castillo en las lejanías de Estiria (Austria), recuerda  un sueño en el que estaba dormida en los brazos de una joven muy similar y se despertaba al sentir dos agujas clavándose en su cuello. Pero esos sentimientos desaparecen rápidamente y son reemplazados por una relación ardiente que florece en intensidad.

Mientras Carmilla reside en el castillo, surge el pánico entre las doncellas de los pueblos cercanos que se ven afectadas por una misteriosa enfermedad que les causa la muerte. Con el tiempo, la propia Laura se enferma, y ​​tiene pesadillas recurrentes de un gato gigante que la ataca en la noche.


Como un extraño giro del destino, un general que ha perdido a su sobrina por la misma enfermedad viene a visitar al padre de Laura. Él es conocedor de la realidad de los vampiros, y está a la caza de Millarca, como sería el verdadero nombre de Carmilla. Cuando los dos inesperadamente se encuentran cara a cara, se produce una pelea y Carmilla, ahora expuesta, termina huyendo. 

Después del incidente, Laura es llevada de vuelta y vigilada por varias personas. Mientras tanto, su padre, el general, y un cazador de vampiros encuentran la tumba escondida de Carmilla, le clavan una estaca en el corazón, la decapitan, y queman sus restos. Laura recupera su salud, aunque nunca plenamente, y sigue siendo perseguida por el recuerdo de Carmilla por el resto de su corta vida.

Casi todos los relatos de vampiros tienen la estructura básica de Carmilla, empezando por la parte de “ataque” pasando a “muerte – resurrección” por parte del vampiro, y finalmente a la parte de “caza – destrucción” donde la criatura es perseguida para destruirla.


En realidad Le Fanu tampoco fue muy original ya que se basó en la legendaria historia de la hermosa Condesa Elizabeth Báthory ("la Condesa Sangrienta") para crear a la bellísima Carmilla (Condesa Mircalla): detalles como la descripción física de Carmilla, el oscuro carruaje en donde pasea por la noche para seducir a sus víctimas, su tutora (madre o tía) muy parecida a Dorotoya Csentens (Darbula), o que Mircalla fuera la última de su dinastía maldita, ejemplos evidentes y similares entre historia real y literaria, al igual que el lesbianismo o bisexualidad de los personajes real y ficticio, o la aparición del gato en ambos casos, ya que se decía que en el Castillo de Elizabeth Bathory había un ejército de diabólicos gatos negros que ella conjuraba, y adquiriendo, según se cuenta, la forma de éstos para atacar, tal como hace Carmilla.


Hay que hacer hincapié en el aspecto físico del personaje real y el literario: dama perteneciente a la alta nobleza, con un elegante porte que roza la melancolía, pelo exquisitamente largo y negro, grandes y oscuros ojos felinos llenos de misterio, boca roja sensual y menuda, y dedos como agujas.

La mayoría de los estudiosos coinciden en que Carmilla ha influenciado fuertemente a Drácula , ya que varios elementos de la primera aparecen en este último, aunque modificados o ampliados. La estética de la mujer vampiro, por ejemplo, es muy similar en ambas historias. Tienen mejillas rosadas, ojos grandes, labios gruesos, y sensualidad casi irresistible. También está el cazador de vampiros que llega al rescate e imparte su conocimiento de la oscuridad sobre las confusas víctimas . Incluso el marco narrativo de la obra maestra de Stoker es bastante similar al de Le Fanu; las víctimas relatan en primera persona. 


Pero lo que hace a Carmilla tan entrañable no son sus similitudes con otras obras del género, sino sus diferencias. Lo más notable es el hecho de que la historia se centra en torno a dos personajes femeninos, cuya relación se complica por los matices de color de lesbianismo apenas velado.

La novela fue escrita durante la época victoriana, un período conocido por sus estrictas leyes morales y represión sexual, por lo que no es de extrañar que las novelas de vampiros ahondaran en éstas. La premisa de estas novelas es que incluso el más puro de corazón no puede resistirse a la seducción sobrenatural. Esta idea era muy atractiva para la clase alta victoriana, especialmente para las mujeres, cuyos deseos han sido siempre refrenados rígidamente.

En casi todas las historias de vampiros, las mujeres son presa fácil y son asesinada, a menos que los hombres en sus vidas vengan a su rescate. Como tal, el propio vampiro proporciona al mismo tiempo una salida para los deseos sexuales reprimidos y una lección moral sobre el peligro de sucumbir a tales deseos.


En este sentido Laura es la víctima perfecta de la literatura vampirica. Ella es a la vez repelida y atraída por el vampiro, tanto que prefiere sucumbir a retirarse de sus sentimientos por una criatura tan extraña y hermosa. Y el hecho de que la hermosa criatura sea una mujer irresistiblemente encantadora sólo hace que sus sentimientos sean más confusos.
"Experimenté una emoción extraña, tumultuosa y placentera, que de vez en cuando, se mezcló con una vaga sensación de miedo y asco. [...] Yo era consciente de un creciente amor , adoración, y también repudio ".
Laura no está sola en sus sentimientos. Si bien se nos da a entender que la mayoría de sus víctimas son de importancia para ella, Carmilla está genuinamente enamorada de algunas de ellas. Ella parece haber sucumbido por su víctima.

"Con ojos lascivos me atrajo hacia ella, y sus labios calientes viajaron a lo largo de mis mejillas en besos; y ella susurro, casi en sollozos, "Eres mía, tú y yo somos uno para siempre. '"

En este momento de frenético éxtasis implica que para que se conviertan en uno, Laura debe morir. Al beber la sangre de Laura se convertiría en uno con ella para siempre. En su forma actual, Carmilla es la antítesis del mundo heteronormativo y no se centra en el hombre al que los vampiros estaban acostumbrados después de Drácula . Carmilla ha inspirado varias remakes, así como una gran cantidad de cuentos de vampiros lesbianas, incluyendo una serie web canadiense del mismo nombre.


Teniendo en cuenta el contexto histórico, no es de extrañar que la novela no ganó mucha atención cuando fue escrita. Ahora que han pasado 145 años, es el momento en que Carmilla se levantará de la tumba.

Fuente: http://www.atlasobscura.com/ y Wikipedia

Difúndalo, péguelo en su muro de Facebook, retwittéelo y envíeselo por mail a todos los que quiera.
Pero no olvide mencionar la fuente.
NINGÚN TEXTO ES ANÓNIMO.

Tags: , , , ,

SÚMESE A NUESTROS AMIGOS


Publicado por

El artículo Carmilla, la vampira lesbiana fue publicado por O Pin el lunes, 21 de noviembre de 2016. Esperamos que le sea de alguna utilidad o interés. Gracias por su visita y no olvide dejar su comentario antes de partir. Hasta el momento hay 0 comentarios: en el post Carmilla, la vampira lesbiana

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Sobrevivió a mi punto de vista? ¡Ahora es su turno!
Sin embargo como los comentarios son una gentileza entre usted y yo, se moderarán y anularán aquellos subidos de tono, agresivos o que utilicen lenguaje soez.
Aproveche su oportunidad , dele, que total nadie lo está mirando y acá lo tratamos mejor que en el mundo real.

Comenta aquí con tu perfil de Facebook

 

Comentarios recientes


Post Recientes

Seguir por Email

-¿Qué somos?, ¿Adónde vamos?-No tenemos la más pálida idea.
El psicoanalista no nos mandó tener un blog. No estamos escribiendo un libro, ni somos periodistas en trabajo práctico. No hablamos de nuestros ex, ni de sexo, ni de estreñimientos. No tenemos segundas personalidades como "groncho grasa" , "pituco fiestero" o "mujer de la vida". No somos poetas ni tenemos fotos de gatitos o figuritas con brillantina que se mueven.
Eso sí, hablamos en primera persona del plural de nosotros mismos. Algo raro teníamos.

Aviso de uso

Los contenidos de este blog, con excepción de los cuentos y pinturas originales, son de libre disposición, no comercial, siempre que se cite su origen. Si desea reproducir alguna de las entradas en su sitio, sólo tiene que citar su procedencia y establecer un enlace con el blog, manteniendo sus fuentes. Las fotografías de este blog han sido obtenidas de la red, si usted es su autor y cree que se vulneran sus derechos, póngase en contacto con nosotros y serán retiradas una vez se verifique su propiedad. Queda bajo su responsabilidad el uso que haga con lo extraído del blog.

DMCA.com
Volver ARRIBA
Copyright © 2010- | Nuevo BlogOPin.a® | Designed by Templateism.com | Improved by OPinTemplates