lunes, 24 de octubre de 2016

Del nabo a la calabaza de Halloween

Compartir

Las calabazas primero fueron nabos y su origen se asocia a la leyenda del Tacaño Jack (Stingy Jack) procedente de Irlanda, donde la gente se refiere a él como "Jack de la Linterna" (Jack of the Lantern) o "Jack O'Lantern". Un poco más al sur, en Inglaterra, la historia y la tradición se separaron, y la gente que quería un versión de Jack más tenebrosa comenzó a tallar linternas en nabos. Por qué ? Ahí está la historia.
Si bien los irlandeces tiene fama de grandes músicos y bebedores de cerveza, el habitante de las llanuras, el páramo o la zona montañosa, se caracteriza por el gusto de inventar historias llenas de fantasía que matizan las largas horas de invierno. Son extremadamente mentirosos y capaces de crear una historia simplemente para tomarle el pelo al turista ingenuo. Tal vez así nació la leyenda que se publicó por primera vez en el Dublin Penny Journal en Halloween de 1835. Dos años más tarde, el Limerick Chronicle también publicó un artículo sobre una competencia en un bar llamada "La Corona Jack McLantern."
El término "McLantern" aparece una vez más en 1841. Según la tradición, el tallado de las linternas de nabo comenzó en Irlanda y Escocia y un poco más tarde en Inglaterra, pero las calabazas llegaron más tarde en el Nuevo Mundo.
Por qué ?


Cuenta la leyenda que hace muchos, muchos años, un irlandés tacaño y pendenciero llamado Jack, tuvo la mala suerte de encontrarse con el mismísimo demonio en una taberna. Justamente en la Noche de Brujas o Noche de Halloween. 

Jack, que era un borracho empedernido engañó al mismísimo Diablo entregandole su alma a cambio de una última bebida. El Diablo aceptó el trato y para cumplir con el pago se transformó a si mismo en una moneda. Jack, que no era ni lerdo ni perezoso, tomó la moneda a toda velocidad y la metió en su monedero, donde portaba un crucifijo que impidió que el Diablo volviera a su forma original.
El borrachín ahora tenía al mismo demonio secuestrado, así que le propuso un acuerdo para liberarlo. Sólo lo dejaría salir cuando le prometiera no reclamarle su alma en los próximos 10 años. Dicho ésto el Diablo no tuvo otra salida más que aceptar el chantaje de Jack.


Diez años después ambos volvieron a reunirse en el campo. El Diablo iba a reclamar el alma de Jack, pero Jack pensó un nuevo plan para evadirlo y dijo: "Iré contigo como acordamos, pero antes de hacerlo, ¿me traerías aquella manzana que está en la copa de ese árbol?".

El Diablo (que en Irlanda es más ingenuo) pensó que no tenía nada qué perder por tomar dicha manzana y dársela, ganandose fácilmente el alma de otro pecador. De un salto llegó a la copa del árbol para arrancar la fruta, pero antes que pudiera lograrlo Jack ya había tallado una cruz en el tronco, dejando otra vez al colorado atrapado y sin poder regresar. 

El nuevo trato era un poco más pretencioso y consistía en que prometiera que jamás le pediría su alma. El resignado y malvado demonio aceptó una vez más y el borrachín tacaño borró la cruz dejándolo bajar. Una vez más había retenido su alma y en esta oportunidad era para siempre.


Pero Jack murió unos poco años más tarde. Lamentablemente su vida libertina de pecador, borracho y estafador le había cerrado las puertas del Cielo y para colmo de males, cuando intentó entrar en el infierno, el diablo lo rechazó pués como había prometido nunca reclamaría su alma. 

"¿A dónde iré ahora?", se preguntaba Jack y el Diablo le contestó irónicamente: "Vuelve por donde viniste y vaga por el mundo de los vivos aunque muerto estés".
Y ahora llegamos al tema de las linternas.
Como el camino de regreso al mundo de los vivos era oscuro, tenebroso y el viento no le dejaba ver nada, el Diablo generosamente le dió a Jack un carbón encendido que lo iluminara en su periplo guiándolo en la oscuridad. Para que la pobre brasa no se apagara con el viento, Jack la puso dentro de un nabo que seguramente había guardado antes de morir (porque en las leyendas los muertos comen nabos).

Y el camino fue eterno.


En la antigüedad era normal que los pueblos celtas ahuecaran nabos y pusieran carbón o velas dentro de ellos. El día de los muertos depósitaban estos nabos en las tumbas, para iluminarles el camino de regreso al mundo de los vivos a sus difuntos más queridos y así darles la bienvenida. Cosa que también servía para protegerse de los malos espíritus.


Cuando los irlandeses del siglo XIX llegaron a Norteamérica trajeron la historia de Jack el tacaño y al ver que las calabazas eran mucho más grandes y fáciles de ahuecar que los nabos, cambiaron la tradición de meter una luz dentro de un nabo por la de hacerlo dentro de una calabaza.
Pero toda historia puede volver al inicio y en 2015 el clima en el Reino Unido fue tan negativo para el cultivo de las calabazas que debieron volver a tallar nabos a la vieja usanza.

Taluego

Fuentes : http://www.halloween.com.es/ y www.thevintagenews.com

Difúndalo, péguelo en su muro de Facebook, retwittéelo y envíeselo por mail a todos los que quiera.
Pero no olvide mencionar la fuente.
NINGÚN TEXTO ES ANÓNIMO.

Tags: , , ,

SÚMESE A NUESTROS AMIGOS


Publicado por

El artículo Del nabo a la calabaza de Halloween fue publicado por O Pin el lunes, 24 de octubre de 2016. Esperamos que le sea de alguna utilidad o interés. Gracias por su visita y no olvide dejar su comentario antes de partir. Hasta el momento hay 0 comentarios: en el post Del nabo a la calabaza de Halloween

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Sobrevivió a mi punto de vista? ¡Ahora es su turno!
Sin embargo como los comentarios son una gentileza entre usted y yo, se moderarán y anularán aquellos subidos de tono, agresivos o que utilicen lenguaje soez.
Aproveche su oportunidad , dele, que total nadie lo está mirando y acá lo tratamos mejor que en el mundo real.

Comenta aquí con tu perfil de Facebook

 

OPin Pinturas

OPin cuentos

Seguir por Email

-¿Qué somos?, ¿Adónde vamos?-No tenemos la más pálida idea.
El psicoanalista no nos mandó tener un blog. No estamos escribiendo un libro, ni somos periodistas en trabajo práctico. No hablamos de nuestros ex, ni de sexo, ni de estreñimientos. No tenemos segundas personalidades como "groncho grasa" , "pituco fiestero" o "mujer de la vida". No somos poetas ni tenemos fotos de gatitos o figuritas con brillantina que se mueven.
Eso sí, hablamos en primera persona del plural de nosotros mismos. Algo raro teníamos.

Aviso de uso

Los contenidos de este blog, con excepción de los cuentos y pinturas originales, son de libre disposición, no comercial, siempre que se cite su origen. Si desea reproducir alguna de las entradas en su sitio, sólo tiene que citar su procedencia y establecer un enlace con el blog, manteniendo sus fuentes. Las fotografías de este blog han sido obtenidas de la red, si usted es su autor y cree que se vulneran sus derechos, póngase en contacto con nosotros y serán retiradas una vez se verifique su propiedad. Queda bajo su responsabilidad el uso que haga con lo extraído del blog.

DMCA.com
Volver ARRIBA
Copyright © 2010- | Nuevo BlogOPin.a® | Designed by Templateism.com | Improved by OPinTemplates