jueves, 12 de mayo de 2016

Caligrafía perfecta

Compartir


No es un hecho frecuente verse sorprendido por algo que un jefe deja sobre nuestro escritorio, pero hace muchos, pero muchos años, recuerdo haber regresado de almorzar y sobre mi escritorio iluminado por el ventanal que daba a la centenaria Plaza de Mayo, haber encontrado un sobre de papel manila que llamaba la atención de cualquiera que lo contemplara. Dentro de él se escondía mi nuevo pasaporte listo para ser usado en otro viaje de trabajo, pero eso no era lo que lo hacía tan especial. Lo especial era de quién provenía. Por entonces el encargado del trámite era un hombre muy mayor, jubilado de la Casa de la Moneda, que con toda su simpatía y apellido alemán tramitaba los documentos para el personal de esa empresa germana que no tenía tiempo de hacerlo personalmente. El hombre había sido grabador profesional y letrista a nivel artístico. Contaban por allí que había dejado sus trazos en los billetes de diferentes denominaciones y que muchas imprentas se disputaban sus favores. La calidad y belleza de las pocas palabras que representaban mi nombre y cargo en la portada del sobre parecían ser piezas artísticas dignas de un marco más que un simple código comunicacional decorado con maestría. Un detalle de tiempo y esfuerzo dedicados para agasajar a un extraño que posiblemente no sabría valorarlo, ejecutado con total dedicación y finura. Tanto así, que a veinticinco años de aquél suceso, aún lo recuerdo con admiración y simpatía. Hoy ese hombre seguramente ya no se encuentra entre nosotros, y es una pena haberlo perdido porque con él no sólo se ha ido un ser humano cálido y servicial, sino un artista que cultivaba un arte que se encuentra en proceso de extinción.


Aquellos que hemos cursado en escuelas técnicas o industriales recordamos que el uso del Calitecno nos devoró horas y horas de práctica constante en el arte de las letras de imprenta profesionales. Nuestros planos debían ser prolijos y aparentar haber sido hechos por una máquina. Pero hoy son las máquinas,  utilizando fuentes gratuitas ofrecidas por toda la Red, las que hacen el trabajo con un mínimo esfuerzo. Se pierde el arte y el calor humano que va con él.


Pocos son los letristas que van quedando. Personas que toman la palabra escrita y la decoran y dibujan como si se tratara de un poema. Algunos escriben pizarras en restaurantes de moda, otras tatúan sobre la piel de las personas, otras diseñan decorativas etiquetas para productos de alta gama, otras diseñan nuevas fuentes para computadora, y otros simplemente disfrutan con ver correr la tinta o la tiza sobre la superficie por caminos intrincados y espléndidos que parten de un rincón del alma que los simples mortales tenemos vedado.


No sé usted, pero yo valoro mucho aquello que alguien ha hecho con sus manos. Manos guiadas por el corazón. Y es allí donde extrañamos las extensas cartas escritas de "puño y letra", plenas de sentimientos cálidos y dedicación. Cultivábamos la belleza del trazo como una carta de presentación tan importante como la ortografía y de ellas, ambas tomadas de la mano, dependía que nuestra amada o amado aceptara nuestra atención.


La caligrafía fue por mucho tiempo un reflejo del alma, de nuestro estado de ánimo, de nuestra psicología. Hoy sólo queda un teclado entre nosotros, y aunque ésto sea un hecho positivo y vinculante, nos separa de ese toque humano que nos unía a una carta bien escrita, que había tardado tanto y venía dedicada con el amor de cada trazo.

Taluego.


Difúndalo, péguelo en su muro de Facebook, retwittéelo y envíeselo por mail a todos los que quiera.
Pero no olvide mencionar la fuente.
NINGÚN TEXTO ES ANÓNIMO.

Tags: , , ,

SÚMESE A NUESTROS AMIGOS


Publicado por

El artículo Caligrafía perfecta fue publicado por O Pin el jueves, 12 de mayo de 2016. Esperamos que le sea de alguna utilidad o interés. Gracias por su visita y no olvide dejar su comentario antes de partir. Hasta el momento hay 2 comentarios: en el post Caligrafía perfecta

2 comentarios:

  1. La letra manuscrita nos muestra y quienes se dedican a descifrarlas nos tienen atrapados. Se pierde, se pierde tanto de lo que sabemos o podemos hacer....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si mal no recuerdo usted tiene un sobrino o algo así que se dedica a este arte. Vi muy buenos trabajos de él. Podría haber colgado alguna foto, pero no lo pude volver a encontrar.

      Eliminar

¿Sobrevivió a mi punto de vista? ¡Ahora es su turno!
Sin embargo como los comentarios son una gentileza entre usted y yo, se moderarán y anularán aquellos subidos de tono, agresivos o que utilicen lenguaje soez.
Aproveche su oportunidad , dele, que total nadie lo está mirando y acá lo tratamos mejor que en el mundo real.

Comenta aquí con tu perfil de Facebook

 

OPin Pinturas

OPin cuentos

Seguir por Email

-¿Qué somos?, ¿Adónde vamos?-No tenemos la más pálida idea.
El psicoanalista no nos mandó tener un blog. No estamos escribiendo un libro, ni somos periodistas en trabajo práctico. No hablamos de nuestros ex, ni de sexo, ni de estreñimientos. No tenemos segundas personalidades como "groncho grasa" , "pituco fiestero" o "mujer de la vida". No somos poetas ni tenemos fotos de gatitos o figuritas con brillantina que se mueven.
Eso sí, hablamos en primera persona del plural de nosotros mismos. Algo raro teníamos.

Aviso de uso

Los contenidos de este blog, con excepción de los cuentos y pinturas originales, son de libre disposición, no comercial, siempre que se cite su origen. Si desea reproducir alguna de las entradas en su sitio, sólo tiene que citar su procedencia y establecer un enlace con el blog, manteniendo sus fuentes. Las fotografías de este blog han sido obtenidas de la red, si usted es su autor y cree que se vulneran sus derechos, póngase en contacto con nosotros y serán retiradas una vez se verifique su propiedad. Queda bajo su responsabilidad el uso que haga con lo extraído del blog.

DMCA.com
Volver ARRIBA
Copyright © 2010- | Nuevo BlogOPin.a® | Designed by Templateism.com | Improved by OPinTemplates