lunes, 22 de febrero de 2016

El Rastrojero, símbolo del ingenio argentino

Compartir
El sistema hace y rehace los vehículos, les agrega una prestación insignificante y los lanza –y relanza- al mercado con un impresionante aparato publicitario que los hace parecer invencibles. Hubo un hombre que sin publicidad, pero con ingenio y creatividad, inventó un automóvil y lo hizo de una vez y para siempre: el rastrojero.

La creación de Raúl Gómez, cuya vida se apagó a sus 90 años en Rosario, puede palparse en un acto simple: ver hoy día muchos rastrojeros andando por calles y avenidas, por rutas con barro, por caminos rurales, por trazas de ripio, ajenos al paso del tiempo y los miles de vehículos que lo sucedieron.

Raúl había nacido en 1924 en Roque Sáenz Peña, provincia de Chaco. Como muchos chicos se sintió atraído por los autos cuando se metió en el taller del concesionario Ford que tenían sus tíos. Cuando creció, viajó a España, pero volvió a estudiar en Rosario en la Escuela Industrial de la Nación (hoy Instituto Politécnico de Rosario), anexa a la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional del Litoral, y se recibió de Técnico Mecánico.


Los motores -de todo tipo- movían su pasión. Se mudó a La Plata para estudiar Ingeniería Aeronáutica en la universidad, donde fue alumno de Clodoveo Pasqualini, por entonces asesor en la Fábrica Militar de Aviones; a través suyo ingresó en 1950 a ese establecimiento, en el Departamento Planta Motriz, dedicado a los bancos de ensayo de los motores a pistón y a reacción del avión Pulqui II.


Pero su vida en el Instituto Aerotécnico de Córdoba (INSTITEC) estaría signada por el proyecto de la construcción de automóviles, donde se puso a las órdenes del ingeniero Monserrat, primer Director de la Fábrica de Automóviles.

En 1952 la vida de Raúl Gómez dio un vuelto: se le encargó el desarrollo de un vehículo utilitario a partir de elementos de los 2.500 tractores Empire, importados desde Estados Unidos, que habían sido adquiridos por el Instituto Argentino para la Promoción del Intercambio (IAPI) y ahí surgió la idea y creación del conocido Rastrojero, del cual fue el Jefe del Departamento y luego de Producción.

Tras apenas 87 días construyó el primer prototipo, lo presentó junto con la rural Gauchita y a los autos Institec el 1 de mayo de 1952. Con los prototipos aprobados se inició la producción que se inició ese mismo año y se prolongó hasta 1980, en diferentes versiones y motorizaciones.
 

El Ing. Gómez permaneció en Industrias Aeronáuticas y Mecánicas del Estado (IAME) hasta el 30 de abril de 1956. Luego de esta experiencia retornó a Rosario e ingresó en la fábrica de amortiguadores Fric-Rot donde se desempañó en diferentes puestos hasta su jubilación.
 

Cuando su familia confirmó su muerte, supimos que se había ido el hombre que pergeñó el modelo más emblemático (pero con menos publicidad) de la historia de la industria automotriz argentina. Ni más ni menos que el padre del rastrojero.

Un documental sobre el rastrojero

Los realizadores Marcos Pastor y Miguel Colombo trazaron una biografía de los vehículos automotores paridos en las Industrias Mecánicas del Estado. Particularmente de la camioneta Rastrojera, cuyo nombre, a pura presencia bruta, se generalizo y terminó designando a toda una raza de vehículos anteriores a la aparicion del concepto 4X4.


A partir de una serie de entrevistas a ex operarios de la fábrica y de un uso extensivo del material de archivo, el filme se empeña en ordenar una cronología que no permite mayores descubrimientos respecto de los cambios en las políticas industriales de los últimos sesenta anos, aunque los espectadores más jóvenes podrán conocer uno de los emblemas del progreso -a su vez, un símbolo peronista- mas fijados en la memoria colectiva nacional. Lejos de los medios de transporte y sus diversas involuciones.

Por Esteban Raies para  http://elfederal.com.ar

Difúndalo, péguelo en su muro de Facebook, retwittéelo y envíeselo por mail a todos los que quiera.
Pero no olvide mencionar la fuente.
NINGÚN TEXTO ES ANÓNIMO.

Tags: , ,

SÚMESE A NUESTROS AMIGOS


Publicado por

El artículo El Rastrojero, símbolo del ingenio argentino fue publicado por O Pin el lunes, 22 de febrero de 2016. Esperamos que le sea de alguna utilidad o interés. Gracias por su visita y no olvide dejar su comentario antes de partir. Hasta el momento hay 0 comentarios: en el post El Rastrojero, símbolo del ingenio argentino

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Sobrevivió a mi punto de vista? ¡Ahora es su turno!
Sin embargo como los comentarios son una gentileza entre usted y yo, se moderarán y anularán aquellos subidos de tono, agresivos o que utilicen lenguaje soez.
Aproveche su oportunidad , dele, que total nadie lo está mirando y acá lo tratamos mejor que en el mundo real.

Comenta aquí con tu perfil de Facebook

 

Comentarios recientes


Post Recientes

Seguir por Email

-¿Qué somos?, ¿Adónde vamos?-No tenemos la más pálida idea.
El psicoanalista no nos mandó tener un blog. No estamos escribiendo un libro, ni somos periodistas en trabajo práctico. No hablamos de nuestros ex, ni de sexo, ni de estreñimientos. No tenemos segundas personalidades como "groncho grasa" , "pituco fiestero" o "mujer de la vida". No somos poetas ni tenemos fotos de gatitos o figuritas con brillantina que se mueven.
Eso sí, hablamos en primera persona del plural de nosotros mismos. Algo raro teníamos.

Aviso de uso

Los contenidos de este blog, con excepción de los cuentos y pinturas originales, son de libre disposición, no comercial, siempre que se cite su origen. Si desea reproducir alguna de las entradas en su sitio, sólo tiene que citar su procedencia y establecer un enlace con el blog, manteniendo sus fuentes. Las fotografías de este blog han sido obtenidas de la red, si usted es su autor y cree que se vulneran sus derechos, póngase en contacto con nosotros y serán retiradas una vez se verifique su propiedad. Queda bajo su responsabilidad el uso que haga con lo extraído del blog.

DMCA.com
Volver ARRIBA
Copyright © 2010- | Nuevo BlogOPin.a® | Designed by Templateism.com | Improved by OPinTemplates