jueves, 1 de octubre de 2015

Emigrante bueno, inmigrante malo ?

Compartir
Todo el mundo tiene derecho a buscar su felicidad y el lugar donde prosperar y echar raíces. La mayoría de las veces son decisiones tomadas con tiempo y analizadas hasta en sus últimas consecuencias. Otras obedecen a la casualidad, y las menos, a persecuciones políticas o religiosas que nos obligan a emigrar.
Mis propios abuelos iniciaron una nueva vida plena de promesas de felicidad en el territorio que hoy alberga a sus tataranietos. Así que no tengo otra cosa que respeto y admiración por los inmigrantes que hacen grande a una nación.
Hoy en día la corriente se ha invertido y por suerte llego a observar que en la mayoría de los casos los emigrantes made in Lanús suelen no tener quejas y sentirse a gusto en sus nuevos hogares de adopción, ahora parte de la historia de sus propios hijos. Al fin de cuentas se trata de una decisión que si hubiera sido errada siempre da una segunda oportunidad de probar suerte en otro lado y volver a empezar.
Tristemente como en casos que he relatado anteriormente en éste mismo blog, suelo tener un gran recelo con algunos emigrantes , la mayoría excepciones a la regla, que no saben ubicarse en su propia situación cultural como inmigrante en otras tierras. Por empezar, a mi posiblemente errado criterio, el emigrante debe aceptar que siempre será un extranjero  en su nuevo país, no importa cuanto luche para dominar acentos e idioma. Eso, nada tiene de malo si uno está orgulloso de sus orígenes, pero para los resentidos con el terruño suele representar algún que otro problema, ya que detestan que se los relacione con sus países de origen y la problemática que éstos representan. También hay otros que, por ser hijos o nietos de originarios no tienen éste problema y creen que en realidad cuentan con una doble nacionalidad que los integra naturalmente aunque los de "sangre pura" en realidad no están muy dispuestos a aceptarla, fuera de lo político y socialmente correcto, o lo penado por la ley.
En mi caso en particular y gracias a mi profesión, he tenido la oportunidad de radicarme en tres o cuatro países donde recibí ofertas de permanencia.  En todos los casos, y como siempre ha ocurrido, la situación en Argentina era lamentable y el partir hubiera sido la acción más acertada si no fuera por contar con una familia, a la que en mi caso particular, no quería abandonar, o dejar atrás. Influyó mucho , claro, el ser divorciado con hijo, ya que hace que la ruptura del vínculo padre-hijo fuera otro punto sin discusión posible.


De todas formas eso no me evita escuchar o leer a algunos superados que hablan de que en los países avanzados sólo aceptan a los más calificados y mejor puntuados y que por eso ellos han triunfado mientras uno se debe quedar en su terruño simplemente por inepto o por ser un cobarde que no se anima a emigrar. Mi propia ineptitud personal y el hecho de haber conseguido ofertas de trabajo reiteradamente, da por tierra con toda esta argumentación. La realidad demuestra que la gran mayoría de los emigrantes-inmigrantes son comerciantes, buscavidas o empleados de comercio que no representan de por sí ningún beneficio para el país receptor. No invierten, o crean empresas, o dan trabajo a los locales.


Pero nada de ello parece interesarles. Incluso circulan por Internet banners que se retransmiten los mismos radicados en el exterior, denigrando a quienes se han quedado (sin percatarse que ofenden a sus propias familias), mientras ensalzan  sus aptitudes de desapego y esfuerzo personal fuera de sus fronteras y que parecían no poseer cuando estaban dentro de las mismas.
Tal vez el mensaje más reciente en éste sentido lo haya dado una pequeña latina que intentó acercarse al Papa en su visita a EE.UU. y que había sido adoctrinada durante un año para hacerle llegar un mensaje. 
De ese mensaje todos han rescatado por lo improcedente y desubicada la siguiente frase:

Todos los inmigrantes como mi papá alimentan este país. Merecen vivir con dignidad”,

Digamos que algún local tendría el derecho de decirle que podría ir a alimentar a sus compatriotas en su país de origen, en el supuesto caso de que alguien le diera trabajo allí. Pero el caso es que las oportunidades se las dieron en el país que dice alimentar con un dejo de altanería, subido a un ego del que podría fácilmente arrojarse en caso de intentar su propio suicidio, como lo haría cualquier argentino.
Ese tipo de desubicación demuestra , no sólo que existe una interna entre inmigrantes y locales, sino que los inmigrantes suelen creer que son más que el resto y por lo tanto merecen un trato especial.
Hoy mi país recibe a miles de hermanos latinoamericanos que ni siquiera tienen un plan de salud en sus países de origen y menos que menos una vivienda propia. Sin embargo abordan los hospitales a grito pelado con sus exigencias de medicina gratuita y cortan calles, rutas y autopistas demandando planes de vivienda con su DNI nuevito en la mano, porque la Constitución de su país adoptivo lo promete y sin importarles que muy pocos locales han accedido a ella.
¿El que no llora no mama y el que no afana es un gil?
Lo han aprendido mejor que Dicepolin...


En el caso de las emigraciones forzosas la cosa también tiene sus propias deficiencias, pero no podemos cuestionarlas más que en rasgos generales ya que se trata de una injusticia fuera de cualquier lógica.
Siria entra en guerra religiosa. Miles de personas buscan asilo en Europa. Pero no en cualquier lugar de Europa, no, todos quieren ir a Alemania, centro de riqueza y economía regional. África encara persecuciones religiosas y hambrunas y los botes cruzan el Mediterráneo con increíbles pérdidas humanas, solo para ser un ilegal en las costas de España. (En éste caso en particular no he de hacer ningún otro tipo de comentario porque pienso que es una inmigración que requiere de piedad más que de consideraciones sociales u económicas)
Por suerte muchos son los que aceptan ir a países menos afortunados , pero generalizando casi ninguno aceptaría ir a Argentina, Bolivia o Ecuador, no sólo por la distancia, sino porque su condición de perseguido político o religiosos los hace acreedores de un mejor trato que el resto de los mortales y , haber escapado del tercer mundo para recomenzar en uno peor, no está para nada dentro de sus planes.
Lamentablemente la utopía de un mundo sin fronteras seguirá siendo lo que toda utopía es: un sueño que nunca ha de cumplirse, porque ya ni siquiera el socialismo acepta que los demás disfruten gratuitamente de los logros obtenidos por el esfuerzo y el trabajo de sus semejantes.
Por suerte nada es blanco o negro y hay miles de casos de emigrantes bien ubicados en su condición, que uno extraña, guarda en el corazón y sabe que son respetuosos tanto de la vida que han elegido vivir ellos como la que han elegido vivir los demás. Pero al resto no habría que dejarlos subir a ese pedestal inmerecido de quien ha llegado a un país construido con el sacrificio de los locales, para prenderse a la teta sin haber aportado nada más que un ego gigantesco difícil de soportar por su propio peso.
Por las dudas voy comprando un pasaje...

Taluego.

Pinturas de Gabriel Sainz


Difúndalo, péguelo en su muro de Facebook, retwittéelo y envíeselo por mail a todos los que quiera.
Pero no olvide mencionar la fuente.
NINGÚN TEXTO ES ANÓNIMO.

Tags: , , ,

SÚMESE A NUESTROS AMIGOS


Publicado por

El artículo Emigrante bueno, inmigrante malo ? fue publicado por O Pin el jueves, 1 de octubre de 2015. Esperamos que le sea de alguna utilidad o interés. Gracias por su visita y no olvide dejar su comentario antes de partir. Hasta el momento hay 3 comentarios: en el post Emigrante bueno, inmigrante malo ?

3 comentarios:

  1. Está muy claro lo acá expresado. En mi caso soy descendiente de inmigrantes, cualquiera sea su época. La humanidad entera ha sido nómade en algún momento de su existencia. Con más o menos expectativas de logro. Los mismo pueblos ab orígenes de este continente en algún momento salieron de otros territorios. Claro que no había escribanías donde aclarar que uno es dueño de tal o cual predio. A su vez tengo un hermano que ha ido a vivir a otro país hace tiempo. Nunca será de ese país.
    La identidad con el empedrado de mi barrio no la encontraría en ninguna parte.

    ResponderEliminar
  2. También considero que los llegados a nuestra actual Argentina desde países como Bolivia, Paraguay etc que reciben educación y salud gratuitamente deberían ser solventados por su país de origen. Evo, a vos te digo... vení a garpar por tus cholos y cholas.

    ResponderEliminar

¿Sobrevivió a mi punto de vista? ¡Ahora es su turno!
Sin embargo como los comentarios son una gentileza entre usted y yo, se moderarán y anularán aquellos subidos de tono, agresivos o que utilicen lenguaje soez.
Aproveche su oportunidad , dele, que total nadie lo está mirando y acá lo tratamos mejor que en el mundo real.

Comenta aquí con tu perfil de Facebook

 

Comentarios recientes


Post Recientes

Seguir por Email

-¿Qué somos?, ¿Adónde vamos?-No tenemos la más pálida idea.
El psicoanalista no nos mandó tener un blog. No estamos escribiendo un libro, ni somos periodistas en trabajo práctico. No hablamos de nuestros ex, ni de sexo, ni de estreñimientos. No tenemos segundas personalidades como "groncho grasa" , "pituco fiestero" o "mujer de la vida". No somos poetas ni tenemos fotos de gatitos o figuritas con brillantina que se mueven.
Eso sí, hablamos en primera persona del plural de nosotros mismos. Algo raro teníamos.

Aviso de uso

Los contenidos de este blog, con excepción de los cuentos y pinturas originales, son de libre disposición, no comercial, siempre que se cite su origen. Si desea reproducir alguna de las entradas en su sitio, sólo tiene que citar su procedencia y establecer un enlace con el blog, manteniendo sus fuentes. Las fotografías de este blog han sido obtenidas de la red, si usted es su autor y cree que se vulneran sus derechos, póngase en contacto con nosotros y serán retiradas una vez se verifique su propiedad. Queda bajo su responsabilidad el uso que haga con lo extraído del blog.

DMCA.com
Volver ARRIBA
Copyright © 2010- | Nuevo BlogOPin.a® | Designed by Templateism.com | Improved by OPinTemplates