lunes, 22 de junio de 2015

Un barco argentino hundido en la segunda guerra

Compartir
Si, usted tiene razón, Argentina se mantuvo neutral durante la segunda guerra mundial hasta casi su finalización. Pero eso no quita que nuestros cargueros, transportando alimentos para el mejor postor, no fueran torpedeado y hundidos si así lo requería el conflicto que se estaba desarrollando. Así fue que el 22 de junio de 1942, el carguero argentino Río Tercero fue torpedeado y hundido por el submarino alemán U 202 frente a la costa este de Estados Unidos, a 120 millas de Nueva York.
La escasez de bodegas disponibles debido a la guerra y la posibilidad de colocar grandes cantidades de producción agrícola llevaron al gobierno del presidente argentino Ramón Castillo (1942-1943) a crear la Flota Mercante del Estado. La flota estaba integrada por viejos barcos, muchos de ellos veteranos de la guerra anterior, que desde el comienzo de la conflagración se hallaban anclados en puertos argentinos. Ese fue el caso también del Río Tercero.


El Río Tercero, de 4.866 toneladas, había sido construido en 1912. Hasta su hundimiento tuvo una movida historia. Había sido botado para la African Steamship Co y bautizado EBOE , navegando bajo bandera británica. En 1916 fue vendido a una armadora italiana y rebautizado Fortunastella.
Al comenzar la guerra fue retenido en Necochea, ciudad argentina sobre la costa del Atlántico a unos 500 kilómetros al sur de la capital argentina. En 1941 lo compró el Gobierno argentino, que lo incorporó un año después a la Flota Mercante del Estado con el nombre de Río Tercero.

El Río Tercero retornaba a Buenos Aires desde el puerto de Nueva York, donde había descargado cereales. Estaba al mando del capitán Luis Pedro Scalese y de regreso traía carga general, pero nada que pudiera considerarse bélico.

Cinco tripulantes murieron como consecuencia del ataque y 36 lograron abandonar el barco, que se hundió en apenas once minutos, dice Bradley Sheard en su libro “Los Voyages: Two Centuries of Shipwrecks in the Approaches to Ney York”. Según Sheard, el Río Tercero llevaba 13 banderas argentinas pintadas en los costados y la superestructura y su nombre se veía nueve veces.

Según las convenciones internacionales, barcos neutrales no podían ser atacados por las potencias beligerantes, a menos que transportaran material de guerra. Para constatarlo, los submarinos detenían e inspeccionaban a los cargueros.



El submarino alemán U 202.

Hans-Heinz Linder, el comandante del U 202, argumentó que el Río Tercero no llevaba marcas de neutralidad y que fue reconocido como argentino solo por las declaraciones de los sobrevivientes después del ataque.

Una “leyenda negra” dice que el capitán Scalese le dijo a Linder que el Río Tercero no había enviado ningún SOS, lo cual no era cierto, y que el barco no tenía libro de navegación, lo cual tampoco se correspondía con la realidad.

De regreso a Buenos Aires, se difundió el rumor de que el Río Tercero había sido hundido como represalia por haber violado la neutralidad avisando a los norteamericanos la posición de otro sumergible alemán que los habría interceptado anteriormente, todo para cobrar una supuesta recompensa.

Según Histarmar, Roque Volpe, telegrafista del Río Terceo, “calificó de absoluta falsedad esas presunciones” y dijo creer que “el rumor surgió de la propia Cancillería argentina, que quería calmar la ira popular por el ataque y las muertes, para evitar a toda costa represalias contra los intereses alemanes en la Argentina”.

Todo indica que efectivamente Ramón Castillo simpatizaba con el Tercer Reich y el nacionalsocialismo, pero seguía oficialmente una política de neutralidad. Dentro del Gobierno y los militares se produjeron más tarde tensiones, que desembocaron en un golpe del Grupo de Oficiales Unidos (GOU, de orientación fascista) el 4 de junio de 1943.

Una anécdota interesante en el entorno de ese trágico hecho es que una semana antes (el 14 de junio), del U 202 había desembarcado en un bote de goma un comando alemán de cuatro hombres. El comando tenía la misión de cometer actos de sabotaje en Estados Unidos.

El grupo se proponía atacar fundiciones de aluminio y represas en Tennessee, Illinois y Nueva York. Otro comando desembarcó desde otro submarino, con la misión de volar túneles de ferrocarril, puentes y sistemas de abastecimiento de agua en Nueva York. El descabellado plan pronto se desbarataría. Uno de los integrantes de los comandos se entregó al FBI, los otros fueron pronto detenidos por la policía. Todos fueron ejecutados en la silla eléctrica, salvo dos, condenados a largas penas de prisión. En 1948 fueron perdonados por el presidente Truman y volvieron a Alemania.
 http://www.dw.de/un-barco-argentino-en-la-guerra-de-submarinos/a-18440342#
 http://www.histarmar.com.ar/InfHistorica-3/HundimientoRioTercero.htm

Difúndalo, péguelo en su muro de Facebook, retwittéelo y envíeselo por mail a todos los que quiera.
Pero no olvide mencionar la fuente.
NINGÚN TEXTO ES ANÓNIMO.

Tags: , , , , ,

SÚMESE A NUESTROS AMIGOS


Publicado por

El artículo Un barco argentino hundido en la segunda guerra fue publicado por O Pin el lunes, 22 de junio de 2015. Esperamos que le sea de alguna utilidad o interés. Gracias por su visita y no olvide dejar su comentario antes de partir. Hasta el momento hay 0 comentarios: en el post Un barco argentino hundido en la segunda guerra

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Sobrevivió a mi punto de vista? ¡Ahora es su turno!
Sin embargo como los comentarios son una gentileza entre usted y yo, se moderarán y anularán aquellos subidos de tono, agresivos o que utilicen lenguaje soez.
Aproveche su oportunidad , dele, que total nadie lo está mirando y acá lo tratamos mejor que en el mundo real.

Comenta aquí con tu perfil de Facebook

 

OPin Pinturas

OPin cuentos

Seguir por Email

-¿Qué somos?, ¿Adónde vamos?-No tenemos la más pálida idea.
El psicoanalista no nos mandó tener un blog. No estamos escribiendo un libro, ni somos periodistas en trabajo práctico. No hablamos de nuestros ex, ni de sexo, ni de estreñimientos. No tenemos segundas personalidades como "groncho grasa" , "pituco fiestero" o "mujer de la vida". No somos poetas ni tenemos fotos de gatitos o figuritas con brillantina que se mueven.
Eso sí, hablamos en primera persona del plural de nosotros mismos. Algo raro teníamos.

Aviso de uso

Los contenidos de este blog, con excepción de los cuentos y pinturas originales, son de libre disposición, no comercial, siempre que se cite su origen. Si desea reproducir alguna de las entradas en su sitio, sólo tiene que citar su procedencia y establecer un enlace con el blog, manteniendo sus fuentes. Las fotografías de este blog han sido obtenidas de la red, si usted es su autor y cree que se vulneran sus derechos, póngase en contacto con nosotros y serán retiradas una vez se verifique su propiedad. Queda bajo su responsabilidad el uso que haga con lo extraído del blog.

DMCA.com
Volver ARRIBA
Copyright © 2010- | Nuevo BlogOPin.a® | Designed by Templateism.com | Improved by OPinTemplates