jueves, 5 de febrero de 2015

La Ineptocracia

Compartir
Antes de conocerse los casos de Argentina y Venezuela, circulaba por la red una definición que por lejos ha quedado desactualizada.
Por entonces se decía que:

Ineptocracia (In-ept-o-cra-cia):
“Un sistema de gobierno en el que los menos aptos para liderar son elegidos por los menos capaces de producir, y en el que aquellos miembros de la sociedad menos capaces de sustentarse a sí mismos o de triunfar son recompensados con bienes y servicios procedentes de la riqueza que le ha sido confiscada a un número cada vez menor de productores“.

Tengo que admitir que la primera vez que leí esta definición me sonó un poco demasiado volcada a la derecha. Incluso ha tenido mucha más aceptación en los diccionarios de idioma inglés y generado una industria de la remera impresa.
Pero es solo una pequeña parte de lo que sucedió después y completó el concepto de este nuevo vocablo que corresponde a su antónimo: la Meritocracia. Cuando fue acuñado todavía no existían presidentes que hablaban con pajaritos o vicepresidentes rockeros procesados por varios ilícitos.
En realidad la Ineptocracia tal como la conocemos en la actualidad, es una forma de gobierno que muy pocos países soportan por largo tiempo. En la Ineptocracia se accede a los puestos de poder mediante la obsecuencia y la adulación antes que con experiencia y capacidad. Los concursos de aptitud desaparecen por decreto, los paraicaidistas toman por asalto aquellos lugares por los que uno ha estudiado, trabajado y concursado, apropiándose de lo que no merecen, no saben para que sirve y no les interesa cuidar
De esta forma en la Ineptocracia se postulan a cargos a parientes y amigos que se suponen serán capacitados luego de haber obtenido la plaza laboral, aunque por lo general nunca llegan a hacerlo, por desidia, falta de maestros dispuestos a cooperar o falta de tiempo para gastar lo mal habido.



En la Ineptocracia se considera una aptitud relevante el contar con una corta edad, pues aquellos con experiencia se suponen , no solo contaminados por el poder, sino también ineptos para obedecer a los nuevos modelos inventados según se van produciendo los cambios. El país se convierte en una gran zapada donde uno va improvisando a medida que los problemas aparecen, y nunca considera una medida preventiva antes de que sea tarde para aplicarla.
Los funcionarios por lo general no pueden atender a la prensa , no aceptan reportajes o conferencias de prensa porque en realidad son ejecutores de órdenes incomprensibles y por lo tanto impresentables, recibidas por parte de la plana mayor. 
Se degradan las relaciones internacionales por falta de cancilleres de carrera, cuyos puestos son ocupados por periodistas desocupados.
Los ministros se esconden, piden permanecer en las sombras y rehuyen responder cualquier pregunta, pues los voceros que saben cuales son las órdenes de qué decir y qué no, son otros mucho más capacitados y competentes.



Así las leyes también se improvisan y aprueban plagadas de errores, con claros problemas de anticonstitucionalidad, con vicios ocultos o intentando reglar tan sólo un punto oculto que resulta económicamente vital para los negociados de aquellos que comandan el rumbo del país. Para lograr ésto se requiere de personal no-idóneo o semi analfabeto, de tal forma que sea obsecuente a los pedidos del cuadro de poder mayor y redacte aquello, que si fuera competente, se negaría a hacer por cuestiones de prestigio.
Claro está que en la Ineptocracia el prestigio se fabrica en base a CV adulterados y relatos armados a la carta, o simplemente con una exposición mediática que logre que el candidato a funcionario público, primero se convierta en una rock star o tenga algún escándalo con alguna prostituta de la farándula que lo impulse al estrellato mediático y lo dé a conocer, antes que en un político dispuesto a servir a su comunidad.
En las Ineptocracias no existe la continuidad de proyecto pues en realidad se trata de fachadas que promueven la inclusión de personas afines en todos los estamentos del Estado y los emprendimientos privados, copando los directorios con funcionarios que ante cualquier permiso que deba ser autorizado, exigen un porcentaje de acciones de la empresa para aprobar la solicitud.
La Ineptocracia como proyecto político tiene los días contados pues es establecida tan solo con fines del latrocinio y desaparece una vez vencido el período de gobierno, siendo suplantada muchas veces por algún otro ismo del mismo tenor que inicie nuevamente el reparto de cargos a aquellos que no tienen la menor idea de qué se trata.



Ministros de salud que son abogados, Ministros de economía que son contadores públicos, Miles de cargos definidos por decretos que eximen al aspirante del título habilitante que establece la ley y miles de penosas acciones que degradan las instituciones de la República con el pasar del tiempo.
La gente joven y sin experiencia puesta a comandar el destino de millones de habitantes no es algo que uno pueda aceptar fácilmente, pero parece ser que cuando se entrega un cheque en blanco durante las elecciones es muy difícil hacerles entender que revocar semejante dislate no es un caso de golpe de Estado, sino de un golpe de entendimiento.

Taluego

Difúndalo, péguelo en su muro de Facebook, retwittéelo y envíeselo por mail a todos los que quiera.
Pero no olvide mencionar la fuente.
NINGÚN TEXTO ES ANÓNIMO.

Tags: , ,

SÚMESE A NUESTROS AMIGOS


Publicado por

El artículo La Ineptocracia fue publicado por O Pin el jueves, 5 de febrero de 2015. Esperamos que le sea de alguna utilidad o interés. Gracias por su visita y no olvide dejar su comentario antes de partir. Hasta el momento hay 0 comentarios: en el post La Ineptocracia

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Sobrevivió a mi punto de vista? ¡Ahora es su turno!
Sin embargo como los comentarios son una gentileza entre usted y yo, se moderarán y anularán aquellos subidos de tono, agresivos o que utilicen lenguaje soez.
Aproveche su oportunidad , dele, que total nadie lo está mirando y acá lo tratamos mejor que en el mundo real.

Comenta aquí con tu perfil de Facebook

 

Comentarios recientes


Post Recientes

Seguir por Email

-¿Qué somos?, ¿Adónde vamos?-No tenemos la más pálida idea.
El psicoanalista no nos mandó tener un blog. No estamos escribiendo un libro, ni somos periodistas en trabajo práctico. No hablamos de nuestros ex, ni de sexo, ni de estreñimientos. No tenemos segundas personalidades como "groncho grasa" , "pituco fiestero" o "mujer de la vida". No somos poetas ni tenemos fotos de gatitos o figuritas con brillantina que se mueven.
Eso sí, hablamos en primera persona del plural de nosotros mismos. Algo raro teníamos.

Aviso de uso

Los contenidos de este blog, con excepción de los cuentos y pinturas originales, son de libre disposición, no comercial, siempre que se cite su origen. Si desea reproducir alguna de las entradas en su sitio, sólo tiene que citar su procedencia y establecer un enlace con el blog, manteniendo sus fuentes. Las fotografías de este blog han sido obtenidas de la red, si usted es su autor y cree que se vulneran sus derechos, póngase en contacto con nosotros y serán retiradas una vez se verifique su propiedad. Queda bajo su responsabilidad el uso que haga con lo extraído del blog.

DMCA.com
Volver ARRIBA
Copyright © 2010- | Nuevo BlogOPin.a® | Designed by Templateism.com | Improved by OPinTemplates