lunes, 9 de junio de 2014

Yo no quería ser amable

Compartir
Muchas gracias, es usted muy amable- Y yo en mi ignorancia pensaba que me estaban haciendo un cumplido.
Tarde pero seguro me vengo a enterar que ser amable no es lo que yo creía. Me confundía con ser educado, gentil y de buenos modales, hasta que leí una nota de mi psicóloga preferida Jennifer y me desayuné con que la característica que tenían mis padres, mi esposa e incluso un poquito yo, lejos de ser considerada una virtud, era una macana que hay que saber controlar.

El término amabilidad tiene su origen etimológico en el latín. Concretamente podemos decir que toma como punto de partida lo que es el verbo amare, que es sinónimo de “amar”, y el sufijo –idad, que es equivalente a “cualidad”.
La amabilidad es la cualidad de amable. Este adjetivo se refiere a aquel o aquello que es afable, afectuoso o digno de ser amado. Por extensión, se conoce como amabilidad a la acción amable: “Tenga la amabilidad de pasar a mi despacho”, “Mirta se caracteriza por su amabilidad con los invitados”.

Pero la macana es que usualmente uno se pone en actitudes excesivamente amables y siempre está dispuesto a entregar todo lo que tiene para ayudar a los demás. Hasta dejamos de vivir nuestras propias vidas para satisfacer las necesidades de quellos a los que amamos. Ponemos al otro por delante de nuestros propios intereses ya sea por mal manejo de las culpas o por ser inseguros y no valorar nuestras capacidades y cualidades personales.
Cuando ponemos en un pedestal a otra persona, en el otro extremo de la balanza siempre estrá la persona amable, que prácticamente se esfuma del escenario de las relaciones sociales convirtiéndose en invisible.

Aunque las personas amables aparentemente no piden nada cambio, en su fuero interno esperan que los otros le recompensen con parte de su tiempo y muestras de afecto. Cuando, por una razón u otra, sus expectativas no se ven satisfechas, la persona se siente muy desdichada.


Como dice el viejo chiste :


Esperar que la vida te trate bien porque seas buena persona es como esperar que un tigre no te ataque porque seas vegetariano

Y el ser amable no nos traerá aparejado un mejor trato de nuestros semejantes.

Dice mi amiga que para evitar ser devorado por el exceso de amabilidad y así desperdiciar nuestras vidas hay que aprender a decir NO y así destruir ese círculo vicioso de hacer todo por los demás, sacarnos de encima la mochila de cualquier sentimiento de culpa que nos hayan inculcado en el pasado. y , finalmente, pensar en uno antes que en los demás.
Puede resultar algo egoista, pero en una sociedad egoista no se trata de otra cosa que un mecanismo de autodefensa.

El amor propio comienza por casa y es hora de dejar de ser amable cuando mucha gente ya ni siquiera lo merece.

Y lo digo por vos, que me estás leyendo. Ja!

Taluego


Difúndalo, péguelo en su muro de Facebook, retwittéelo y envíeselo por mail a todos los que quiera.
Pero no olvide mencionar la fuente.
NINGÚN TEXTO ES ANÓNIMO.

Tags: , , , ,

SÚMESE A NUESTROS AMIGOS


Publicado por

El artículo Yo no quería ser amable fue publicado por O Pin el lunes, 9 de junio de 2014. Esperamos que le sea de alguna utilidad o interés. Gracias por su visita y no olvide dejar su comentario antes de partir. Hasta el momento hay 0 comentarios: en el post Yo no quería ser amable

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Sobrevivió a mi punto de vista? ¡Ahora es su turno!
Sin embargo como los comentarios son una gentileza entre usted y yo, se moderarán y anularán aquellos subidos de tono, agresivos o que utilicen lenguaje soez.
Aproveche su oportunidad , dele, que total nadie lo está mirando y acá lo tratamos mejor que en el mundo real.

Comenta aquí con tu perfil de Facebook

 

OPin Pinturas

OPin cuentos

Seguir por Email

-¿Qué somos?, ¿Adónde vamos?-No tenemos la más pálida idea.
El psicoanalista no nos mandó tener un blog. No estamos escribiendo un libro, ni somos periodistas en trabajo práctico. No hablamos de nuestros ex, ni de sexo, ni de estreñimientos. No tenemos segundas personalidades como "groncho grasa" , "pituco fiestero" o "mujer de la vida". No somos poetas ni tenemos fotos de gatitos o figuritas con brillantina que se mueven.
Eso sí, hablamos en primera persona del plural de nosotros mismos. Algo raro teníamos.

Aviso de uso

Los contenidos de este blog, con excepción de los cuentos y pinturas originales, son de libre disposición, no comercial, siempre que se cite su origen. Si desea reproducir alguna de las entradas en su sitio, sólo tiene que citar su procedencia y establecer un enlace con el blog, manteniendo sus fuentes. Las fotografías de este blog han sido obtenidas de la red, si usted es su autor y cree que se vulneran sus derechos, póngase en contacto con nosotros y serán retiradas una vez se verifique su propiedad. Queda bajo su responsabilidad el uso que haga con lo extraído del blog.

DMCA.com
Volver ARRIBA
Copyright © 2010- | Nuevo BlogOPin.a® | Designed by Templateism.com | Improved by OPinTemplates