jueves, 20 de febrero de 2014

True Detective

Compartir


Se puede ser cínico, escéptico, pesimista o negativo, pero la corriente de pensamiento que suele estar detrás de estos términos cuando hablamos de racionalizar , es el nihilismo. Esta es la corriente filosófica que se basa en la negación de uno o más de los supuestos sentidos de la vida. Principalmente de los más aceptados por ciencia y religión. Así es posible encontrarlo en su variante existencial, una forma en la que se sostiene que la vida carece de significado objetivo, propósito, o valor en sí misma. El nihilismo se puede considerar crítica social, política y cultural a los valores, costumbres y creencias de una sociedad, y sin embargo no llegar a ser incompatible con una larga y provechosa vida.
En los últimos tiempos, escritores y cineastas se han preocupado por protagonizar sus obras con personajes con ribetes desconcertantes y rayanos con la enfermedad mental. Así no resulta raro que un novelista cree una obra policial negra utilizando como perfil psicológico un detective nihilista y su contrapartida terrenal, religiosa y con los vicios y virtudes de una vida promedio.
Cuando dicho escritor vuelca su propia historia personal y su análisis nihilista en la obra, seguramente estaremos ante un best seller para aquellos que no temen cuestionarse el sentido de la vida y no son facilmente impresionables por el pesimismo y sus variantes.
Cuando el mismo autor puede participar de la producción y vigilar que se mantenga fiel a su obra podremos disfrutar de textos fenomenales potenciados por el manejo de los tiempos y las imágenes.
El siguiente texto valga como muestra. Es literatura nihilista pura y a su vez, si usted puede observar el final del tercer capítulo de True Detective, verá cómo el séptimo arte puede potenciar un texto con actores de primera, imagenes apropiadas, y el tempo para que las palabras abracen a la imagen.

Esto, (golpea un expediente de la investigación, lleno de fotos de mujeres asesinadas) de esto estoy hablando. Esto es lo que quiero decir cuando hablo de tiempo y muerte y de la futilidad. Hay ideas más amplias funcionando, principalmente lo que nos debemos entre nosotros, como una sociedad, para nuestras ilusiones mutuas. Después de catorce horas seguidas mirando estos cuerpos muertos, estas son las cosas en las cuales piensas. ¿Has hecho eso alguna vez? Los miras los ojos, aunque sea en una foto, no importa si están vivas o muertas, las podés leer de ambas maneras. ¿Y sabes lo que ves? Le dieron la bienvenida. No al principio, pero allí en el último instante hubo un alivio inconfundible. ¿Ves? Porque ellas tenían miedo y ahora vieron por primera vez cuan fácil era simplemente soltarse. En ese último nanosegundo, vieron lo que eran. Que tu, tu ser, se terminaba. Que todo el gran drama de la vida nunca fue más que un ensamble improvisado de presunciones y voluntad ciega. Y podías simplemente soltarlo. Finalmente saber que no tenias que agarrarte tan fuerte. Saber por fin que toda tu vida, todo tu amor, todo tu odio, toda tu memoria todo tu dolor, era todo la misma cosa. Era todo el mismo sueño, un sueño que tuviste dentro de un cuarto encerrado (señala su cabeza). Ese sueño sobre ser una persona. Y, después, como muchos sueños, hay un monstruo en su final.

True Detective es el tipo de miniseries que me gustan. Tan solo ocho capítulos, un guión bien definido, con textos geniales y actuaciones que pueden mantenerte atento aunque se susurre y no haya ningún tiro.
Claro que hay que tener cierto nivel de empatía con el personaje y eso implica que en alguna medida todos somos pesimistas nihilistas en la medida que nos propongamos cierta independencia de pensamiento.


True Detective es un relato doble. Por un lado es la historia de dos detectives del estado de Lousiana, allá por 1995, investigando un morboso asesinato con rasgos satánicos. En la primer escena, los detectives observan el cadáver postrado de una mujer atada a un árbol , con cuernos de ciervo atados a su cabeza, los ojos vendados, atrapa sueños o demonios a su lado y su cuerpo desnudo cubierto de símbolos esotéricos. Algo escalofriante y perturbador. Esa misma sensación se irá reforzando con el avance de la investigación. El segundo relato corre en forma simultánea y muestra a los mismos detectives, diecisiete años después, digamos que en la actualidad, mientras son interrogados por separado por otros dos detectives, asignados para rever el caso original.



A diferencia de otras series, ésta está escrita íntegramente por una sola persona. El autor original. No hay equipo creativo ni una colección de mentes que transpiran cada día para sacar un guión pasable. Se siente que es una obra que vino de la imaginación de un solo autor.
Ese autor se llama Nic Pizzolatto y nació en 1975 en Nueva Orleans donde descubrió la literatura un poco tarde, cuando ya  estaba en la universidad estatal de Louisiana,  siguiendo una carrera relativa a las artes visuales. Tuvo una infancia difícil y tras irse de casa, a los 17 años, nunca volvió a ver a sus padres. Estudió también en la Universidad de Arkansas etapa ésta en la que publicó varios cuentos en prestigiosas revistas.  Pizzolatto trabajó brevemente como profesor de literatura pero incómodo con el mundo académico se fue a California a probar suerte con la Televisión, como autor de su propia serie. 

Taluego.

Difúndalo, péguelo en su muro de Facebook, retwittéelo y envíeselo por mail a todos los que quiera.
Pero no olvide mencionar la fuente.
NINGÚN TEXTO ES ANÓNIMO.

Tags: , ,

SÚMESE A NUESTROS AMIGOS


Publicado por

El artículo True Detective fue publicado por O Pin el jueves, 20 de febrero de 2014. Esperamos que le sea de alguna utilidad o interés. Gracias por su visita y no olvide dejar su comentario antes de partir. Hasta el momento hay 0 comentarios: en el post True Detective

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Sobrevivió a mi punto de vista? ¡Ahora es su turno!
Sin embargo como los comentarios son una gentileza entre usted y yo, se moderarán y anularán aquellos subidos de tono, agresivos o que utilicen lenguaje soez.
Aproveche su oportunidad , dele, que total nadie lo está mirando y acá lo tratamos mejor que en el mundo real.

Comenta aquí con tu perfil de Facebook

 

OPin Pinturas

OPin cuentos

Seguir por Email

-¿Qué somos?, ¿Adónde vamos?-No tenemos la más pálida idea.
El psicoanalista no nos mandó tener un blog. No estamos escribiendo un libro, ni somos periodistas en trabajo práctico. No hablamos de nuestros ex, ni de sexo, ni de estreñimientos. No tenemos segundas personalidades como "groncho grasa" , "pituco fiestero" o "mujer de la vida". No somos poetas ni tenemos fotos de gatitos o figuritas con brillantina que se mueven.
Eso sí, hablamos en primera persona del plural de nosotros mismos. Algo raro teníamos.

Aviso de uso

Los contenidos de este blog, con excepción de los cuentos y pinturas originales, son de libre disposición, no comercial, siempre que se cite su origen. Si desea reproducir alguna de las entradas en su sitio, sólo tiene que citar su procedencia y establecer un enlace con el blog, manteniendo sus fuentes. Las fotografías de este blog han sido obtenidas de la red, si usted es su autor y cree que se vulneran sus derechos, póngase en contacto con nosotros y serán retiradas una vez se verifique su propiedad. Queda bajo su responsabilidad el uso que haga con lo extraído del blog.

DMCA.com
Volver ARRIBA
Copyright © 2010- | Nuevo BlogOPin.a® | Designed by Templateism.com | Improved by OPinTemplates