lunes, 16 de diciembre de 2013

Un Ferrari enterrado en mi patio

Compartir
Hasta una ardilla con Alzeimer podría recordar donde ha dejado enterrada su mercadería, pero con los humanos parece que es de otra forma.
Las fotos de más abajo fueron tomadas en febrero de 1978 y muestran un Dino 246 GTS igualito al de la foto de aquí al lado, siendo desenterrado en el patio delantero de una casa de Los Ángeles.
Y no por su propio dueño.

Al momento del descubrimiento las 21 capas de pintura ( 14 imprimación y 7 de pintura ) del Dino estaban dañadas por algún tipo de viruela blanca que la había atacado por todos lados. El óxido había abierto agujeros cancerosos en el cuerpo del Pininfarina y luego se había extendido por todas partes, incluso en el interior de elegante cuero ( aunque las ventanillas estaban selladas con toallas).

Pareciera que quién lo había enterrado pensó que pronto lo resucitaría, porque ni siquiera lo envolvió en polietileno o algún otro material que lo protegiera de la humedad de la fosa.

La erosión había disuelto las ruedas y masticado la tapa del árbol de levas, para escupirla luego como un resto húmedo de óxido. Ambos tubos de escape gemelos fueron conectados mediante una soldadura de barro sin que ningún artesano de la alfarería interviniera en esa creación artística. Curiosamente los mismos estaban rellenos con peluches en un intento de evitar el ingreso de lombrices. El momento en que el Dino fue arrastrado fuera del agujero debe haber sido horrible para cualquiera que quiera a los autos, porque la tapa de su compartimiento motor, o capot, fue parcialmente aplastada y tenía marcas de arañazos fenomenales en todo su techo y hasta el parabrisas terminó rompiéndose .




Cualquier idea de que alguien que no fuera de la propia fábrica de Ferrari podría restaurar el Dino a algo parecido a su estado original parecía ridícula.

Así que se lo puso en subasta como estaba, con la sorpresa de que nadie ofertó nada. Con un alternador nuevo y un distribuidor que le permitiera arrancar fue finalmente vendido por cerca de 9.000 $. El nuevo dueño poseía un taller donde finalmente lo logró restaurar y hoy en día, 30 años después de desenterrado, se sabe que circula por las calles aunque no está afiliado a ningún club de Ferrari.
Pero, ¿cómo había llegado ese auto a su destino bajo tierra?

Algunos recordaron el caso de  Sandra Ilene West quien comprara el mismo modelo en 1977, y terminara vestida con su mejor camisón de encaje y sentada en posición vertical sobre el guardabarro de su Ferrari 330 América azul pastel de 1964, convirtiéndolo en su propio mausoleo de concreto - de acuerdo a su última voluntad y tal como su testamento había indicado- .

Con sus 37 años de edad, era la viuda de un magnate del petróleo de Texas y había muerto de una sobredosis accidental de medicamentos en su casa de Beverly Hills. Ella y su coche habían sido enviados a San Antonio para ser enterrados junto a la tumba de su difunto esposo . Luego de que los obreros colocaron el coche conteniendo a la Sra. West en su lugar de descanso final , dos camiones de cemento vertieron su contenido hasta formar un bunker que desalentara a ladrones de coches tumba.

Por las dudas sobre la tumba no se nota nada.



Y ojo que fue una moda que se extendió entre los norteamericanos por algunos años y con diferentes marcas de autos, como pueden ver en esta otra hermosa foto.



Pero la historia de la Ferrari de la Sra. West llegó a los titulares nacionales de ese año , y en las décadas que siguieron se convirtió en parte de la tradición de Ferrari . Pero como dijimos al principio, no sería el único coche deportivo italiano enterrado que capturara la atención a finales de los años 70.

Nuestro coche embarrado aparece casi un año más tarde , cuando un grupo de niños estaba cavando en el barro fuera de una casa en el 1137 W. 119o St. en el barrio oeste de Atenas, en Los Angeles. Justo debajo de la superficie, golpearon algo que se sentía como el techo de un coche. Enseguida llamaron a la policía esperando que existiera algún muerto al volante. Preferiblemente alguno famosos como Jimmy Hoffa.

Pero no había nadie.


Cuando se arremangaron las camisas y tomaron las palas los detectives Joe Sabas y Lenny Carroll descubrieron la Dino 246 GTS (número de serie 07862 ) , verde oscuro metalizado. Dijeron que el coche parecía estar en " sorprendentemente buenas condiciones" y estimaron su valor en alrededor de $ 18.000 ( alrededor de 63.500 dólares ajustados a la inflación en 2011 ). Los entusiastas de Ferrari notarían con alegría más tarde que el Dino había sido equipado con los rines opcionales de Campagnolo y asientos de Daytona .

Los investigadores descubrieron que el Dino - matrícula 832 LJQ - había sido comprado en octubre de 1974 por Rosendo Cruz, de Alhambra , California. El 7 de diciembre de 1974, Cruz había reportado el vehículo como robado.

Pero el misterio continuaba.

Los inquilinos de la casa ( que sólo habían vivido allí durante tres meses) no tenían explicación , y ninguno de los residentes del área habían notado algo extraño.  Quien la enterró esperaba , obviamente,  reclamar al seguro más tarde o venderla en el mercado negro sin consecuencias. No había contado con el óxido y lo perjudicial de la humedad.

Los policías habían declarado años atrás que el robo no tenía connotaciones de fraude y la Farmers Insurance Group pagó una pérdida de $ 22.500 al propietario legal del Dino. El Dino desenterrado fue devuelto a la compañía de seguros quien finalmente habrían de rematarlo como contabamos más arriba.


Todos quedaron sorprendidos de que un ladrón enterrara un coche en su patio trasero.


Quienes siguieron el rastro del auto cuentan que fue ordenado por Modern Classic Motors en Reno , Nevada , su nuevo destino fue Griswald Motors en el Área de San Francisco Bay. Allí se quedó en la sala de exposición de la calle Market sólo dos semanas antes de ser comprado y enviado por camión 400 millas al sur de Los Angeles. El comprador fue uno de los 46 concesionarios de Ferrari de los Estados Unidos , Hollywood Sports Cars . Se trata de un concesionario inevitablemente famoso por sus ventas de Ferrari a Frank Sinatra, Perry Como, Sammy Davis Jr., Pat Boone, William Holden, Jayne Mansfield , las hermanas Gabor , la pobre Sharon Tate y Suzanne Pleshette . Hollywood Sports Cars es usualmente visitado por la colonia del glamour de la industria del cine, sin embargo, una tarde  de octubre el auto de nuestro cuento se vendió a un precio de $ 22.500 a un plomero como regalo de cumpleaños para su esposa.

La mujer lo condujo un total de 501 millas. Luego , el 7 de diciembre , la noche de su aniversario de bodas , la esposa y el marido fueron a cenar al restaurante Brown Derby en Wilshire Boulevard, donde el plomero se dio cuenta que algo raro había en las miradas de los aparcacoches del local. Cuando la pareja salió del restauran el auto ya no estaba.

Se había ido a dormir bajo tierra.

Taluego.




Difúndalo, péguelo en su muro de Facebook, retwittéelo y envíeselo por mail a todos los que quiera.
Pero no olvide mencionar la fuente.
NINGÚN TEXTO ES ANÓNIMO.

Tags: , , , ,

SÚMESE A NUESTROS AMIGOS


Publicado por

El artículo Un Ferrari enterrado en mi patio fue publicado por O Pin el lunes, 16 de diciembre de 2013. Esperamos que le sea de alguna utilidad o interés. Gracias por su visita y no olvide dejar su comentario antes de partir. Hasta el momento hay 0 comentarios: en el post Un Ferrari enterrado en mi patio

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Sobrevivió a mi punto de vista? ¡Ahora es su turno!
Sin embargo como los comentarios son una gentileza entre usted y yo, se moderarán y anularán aquellos subidos de tono, agresivos o que utilicen lenguaje soez.
Aproveche su oportunidad , dele, que total nadie lo está mirando y acá lo tratamos mejor que en el mundo real.

Comenta aquí con tu perfil de Facebook

 

OPin Pinturas

OPin cuentos

Seguir por Email

-¿Qué somos?, ¿Adónde vamos?-No tenemos la más pálida idea.
El psicoanalista no nos mandó tener un blog. No estamos escribiendo un libro, ni somos periodistas en trabajo práctico. No hablamos de nuestros ex, ni de sexo, ni de estreñimientos. No tenemos segundas personalidades como "groncho grasa" , "pituco fiestero" o "mujer de la vida". No somos poetas ni tenemos fotos de gatitos o figuritas con brillantina que se mueven.
Eso sí, hablamos en primera persona del plural de nosotros mismos. Algo raro teníamos.

Aviso de uso

Los contenidos de este blog, con excepción de los cuentos y pinturas originales, son de libre disposición, no comercial, siempre que se cite su origen. Si desea reproducir alguna de las entradas en su sitio, sólo tiene que citar su procedencia y establecer un enlace con el blog, manteniendo sus fuentes. Las fotografías de este blog han sido obtenidas de la red, si usted es su autor y cree que se vulneran sus derechos, póngase en contacto con nosotros y serán retiradas una vez se verifique su propiedad. Queda bajo su responsabilidad el uso que haga con lo extraído del blog.

DMCA.com
Volver ARRIBA
Copyright © 2010- | Nuevo BlogOPin.a® | Designed by Templateism.com | Improved by OPinTemplates