jueves, 7 de noviembre de 2013

La vida eléctrica

Compartir


Se imagina que un día de tormenta se corte el suministro de energía eléctrica en su casa y no lo restituyan nunca más. Que feíto no? El último corte de luz que me tocó me dí cuenta que en casa ya no hay radios a transistores y para enterarnos de que cuernos ocurría no nos salvó el celular con FM (caidas las celdas a la redonda) ni la radio que en la tablet, o en las pc me llegan vía Internet. Por lo mismo no había cable, ascensores, agua potable, luz, música, etc. etc. En poco tiempo ni siquiera se podía recargar la batería del celular o las compu ni subir agua al tanque. Uno empieza a sacarle el polvo a los pocos libros que le van quedando y se da cuenta que ni siquiera podría cargarle nafta al auto para escapar porque las bombas también funcionan a electricidad.
Claro que hace más de cien años no se hacían problema por nada de esto ya que la electricidad era una novedad que recién estaba alumbrando la ciudad. Pero la dependencia se ha hecho muy grande.
Y no es lo mismo que a usted lo atrapen en medio de una ciudad y viviendo con cien personas en su mismo edificio que en el medio del campo sin un alma a la redonda.
En ese caso es que usted se da cuenta que con unas gallinas, un trozo de tierra y alguna vaca o cerdo a mano, usted puede vivir con alegría alejado de la modernidad. Usted puede tomar el agua del aljive o del arroyo, hacer sus necesidades en medio de los yuyos y bañarse en medio de la lluvia o con agua calentada en un caldero a leña. Trate de hacer eso en medio de la ciudad y tendrá una de las mejores películas distópicas de la década con asesinatos y todo.


Hoy el vivir conectado es una dependencia como la de una droga, lo que pasa es que mientras no falte, usted no se dará cuenta que cada día que pasa puede vivir menos sin ella. Lo atacará un síndrome de abstinencia nunca antes pensado y muy difícil de tratar.
La vida en sociedad tiene deficiencias salvables, pero el volver al Londres de 1830 no está en los planes de nadie. No habría tomógrafos a leña, ni máquina de diálisis a carbón, usted volvería a tener una expectativa de vida no mayor a los 40 años.
De allí que muchos intenten recurrir a la energía eólica o solar, mientras otros intentan volver a sus orígenes naturales.
Yo preferiría irme a vivir al campo, intentar utilizar lo menos posible de energía eléctrica y reconectarme con el planeta.
Porque la naturaleza es nuestra mejor red social, mejor incluso que el Facebook o este miserable blog armado en su totalidad con bits reciclados.

Taluego.

Difúndalo, péguelo en su muro de Facebook, retwittéelo y envíeselo por mail a todos los que quiera.
Pero no olvide mencionar la fuente.
NINGÚN TEXTO ES ANÓNIMO.

Tags: , , ,

SÚMESE A NUESTROS AMIGOS


Publicado por

El artículo La vida eléctrica fue publicado por O Pin el jueves, 7 de noviembre de 2013. Esperamos que le sea de alguna utilidad o interés. Gracias por su visita y no olvide dejar su comentario antes de partir. Hasta el momento hay 2 comentarios: en el post La vida eléctrica

2 comentarios:

  1. Cuando yo naci . no había televisión , en mi casa no había gas , tenían fogones para cocinar...si había luz...Y habia un hermoso fondo con plantas , higueras , un laurel , parra ...y gallinero....de verdad era una vida refeliz...Pero cómo usted dice , no se si renunciaríamos a todo lo logrado...si me encantaría vivir en el campo , aunque sea en una quinta , con luz tal vez por panel solar , sinó ¿ cómo haría para venir a visitarlo y esperar que me visite ? abracito amigo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En casa cuando nací recién llegaba la televisión, el gallinero estaba en el fondo, la bomba de agua era manual y si, había electricidad pero la calefacción era a kerosene y cuando se cortaba la luz era lo mismo que usábamos para el sol de noche.
      Me encantó vivir un tempo en e interior y ver como usaban el piso de ladrillo, la luz del sol y la cocina económica para que sus vidas fueran mucho más prácticas, libres y divertidas.

      Cariños.

      Eliminar

¿Sobrevivió a mi punto de vista? ¡Ahora es su turno!
Sin embargo como los comentarios son una gentileza entre usted y yo, se moderarán y anularán aquellos subidos de tono, agresivos o que utilicen lenguaje soez.
Aproveche su oportunidad , dele, que total nadie lo está mirando y acá lo tratamos mejor que en el mundo real.

Comenta aquí con tu perfil de Facebook

 

OPin Pinturas

OPin cuentos

Seguir por Email

-¿Qué somos?, ¿Adónde vamos?-No tenemos la más pálida idea.
El psicoanalista no nos mandó tener un blog. No estamos escribiendo un libro, ni somos periodistas en trabajo práctico. No hablamos de nuestros ex, ni de sexo, ni de estreñimientos. No tenemos segundas personalidades como "groncho grasa" , "pituco fiestero" o "mujer de la vida". No somos poetas ni tenemos fotos de gatitos o figuritas con brillantina que se mueven.
Eso sí, hablamos en primera persona del plural de nosotros mismos. Algo raro teníamos.

Aviso de uso

Los contenidos de este blog, con excepción de los cuentos y pinturas originales, son de libre disposición, no comercial, siempre que se cite su origen. Si desea reproducir alguna de las entradas en su sitio, sólo tiene que citar su procedencia y establecer un enlace con el blog, manteniendo sus fuentes. Las fotografías de este blog han sido obtenidas de la red, si usted es su autor y cree que se vulneran sus derechos, póngase en contacto con nosotros y serán retiradas una vez se verifique su propiedad. Queda bajo su responsabilidad el uso que haga con lo extraído del blog.

DMCA.com
Volver ARRIBA
Copyright © 2010- | Nuevo BlogOPin.a® | Designed by Templateism.com | Improved by OPinTemplates