lunes, 4 de noviembre de 2013

Bien o mal aprendidos

Compartir
Se que muchos piensan que mis ideas son tan viejas que seguramente mi primer computadora era a leña, pero creo que hay cosas negativas que se han ido fortaleciendo a través del tiempo y es importante comentarlas para que la buena gente no piense que son victimas de alguna confabulación mediática o gubernamental que se focaliza en hacerles la vida miserable a ellos y a nadie más.
Darle un beso a papá cuando llega del trabajo y dejarlo descansar, dar un beso de buenas noches a todos y cada uno y decir hasta mañana, responder amablemente, no interrumpir a los mayores, pedir permiso, decir gracias, no servirse más de lo que uno se propone comer, abrir la puerta a otros, saludar, agradecer una vez más, sonreír a todos por igual , no levantar la voz a menos que haga falta, respetar a los mayores, ordenar la pieza, lavar los platos, ceder el paso, hacer una caricia, decir algo bonito del otro, reconocer a quienes nos ayudan, desconectar el teléfono y escuchar. Acompañar en los malos momentos, sostener una mano, mirar a los ojos, no mentir a quienes amamos, cortarnos las uñas de los pies en el baño, no tirarnos pedos bajo las sábanas y levantar el asiento antes de hacer pis y bajarlo luego...
Independientemente del sexo del que uno esté hablando la mayoría de los padres intentan inculcar estos modales a sus hijos con un éxito considerable. Otros intentarán hacerse amigos o compinches de sus críos dejando de lado cualquiera de estos comportamientos sociales, aduciendo que es mejor que disfruten de una libertad absoluta y ser esclavo de sus cambios de humor y berrinches, porque algún pediatra del pasado les decía que a los niños no hay que castrarlos con normativas totalitarias. Festejarán incluso sus palabrotas y gestos obscenos como si fueran amigos disfrutando de un partido de fútbol en la cancha. Allí es cuando llega la anarquía al hogar. Aparecen familias que flotan mejor en medio de tempestades y disfrutan del insulto florido de sus hijos, prefiriendo no imponer correctivos que los hagan mejores seres humanos. Porque, seamos sinceros, esos críos no serán muy diferentes en sus relaciones con el resto de la sociedad. Pronto se convertirán en abusivos practicantes del bulling y a medida que los años los alcancen, serán jefes, militares o trepadores en política, haciendo de las malas artes sociales una bandera que la buena gente no puede ni quiere soportar. La violencia los lleva de la mano, mientras dejan a sus padres abandonados en algún geriátrico de mala muerte, aunque están en condiciones de pagar uno de calidad VIP, para que cosechen lo que han sembrado.
Pero no me quiero ir mucho del tema.


Quiero rescatar a esas familias que no miran televisión mientras comen, tienen horarios para el uso de Internet y control parental sobre todos los contenidos que manejan sus hijos. Esas familias que visitan a los abuelos sin pedirles que cuiden de los nietos para poder tener una noche de diversión, viajan juntos de vacaciones y nunca, pero nunca se levantan la voz unos a otros, porque lo que dice papá lo refrenda mamá con la palabra y las acciones. La autoridad paterna no puede ni debe suplantarse por el garantismo producto de padres que pretenden ser amigos e iguales de sus hijos, generando esa eterna confusión entre autoridad y autoritarismo que esgrimen los niños y jóvenes a su conveniencia.
Lo triste es ver como toda esa educación maravillosa de las familias bien constituidas se destruye de manera inmediata cuando los niños comienzan a tener contacto directo con las familias disfuncionales. En la primer oportunidad en que su hijo vaya a tomar la leche o se quede a dormir en casa de un amiguito con familia disfuncional, aparecerán los comportamientos que usted tanto había luchado por evitar. No es suficiente con el contagio dentro de la escuela, es difícil que se produzca un contagio como si fuera una gripe de temporada, no, aparece cuando su hijo pasa tiempo observando el mecanismo por el cual se relacionan sus amigos con sus padres. Y como por lo general son totalmente diferentes y mucho más fáciles de adquirir como un mal hábito, se les pegan como gripe en invierno. A los poco días su dulce hija de ocho años comenzará a gritarle a su madre que ella hace lo que quiere, que se va a dormir cuando se le de la gana y que su mamá es una HDP por querer obligarla a hacer los deberes.


Bien, llegado este momento usted debe reaccionar inmediatamente e implementar un plan de acción que como primer medida restrinja el contacto de su hija con la otra familia. No le digo que evite el contacto con el amigo porque será un imposible, pero nada de pijamadas, o tomar la leche en casa de la otra. Ya va a tener problemas más grandes y de difícil solución cuando la nena cumpla 14 años, aprenda a lidiar con ellos desde ahora.
El segundo paso es mantener la calma y explicar que en su casa no se habla así, remarcando el ¿alguna vez nosotros te hablamos de esa manera? y ¿por qué pensás que tenes derecho a hacerlo?.
Charla tras charla, logrará revertir el nefasto ejemplo que la familia disfuncional creó en su  familia.
Le soy sincero, alégrese si su hija o hijo llora al escuchar sus retos o reclamos y ver que se ha plantado en la autoridad que como padre le corresponde. Si llora es porque ha entendido.
Bueno, hasta ahí lo que quería decirles. No hay que bajar los brazos. Mucho más difícil es cuando los padres están separados y la mamá dice lo contrario que el papá simplemente porque ellos estan peleados. El chico o chica se descontrolará por un tiempo, pero mientras usted mantenga su autoridad paterna, a la larga le saldrá bueno.

Taluego.

Difúndalo, péguelo en su muro de Facebook, retwittéelo y envíeselo por mail a todos los que quiera.
Pero no olvide mencionar la fuente.
NINGÚN TEXTO ES ANÓNIMO.

Tags: , ,

SÚMESE A NUESTROS AMIGOS


Publicado por

El artículo Bien o mal aprendidos fue publicado por O Pin el lunes, 4 de noviembre de 2013. Esperamos que le sea de alguna utilidad o interés. Gracias por su visita y no olvide dejar su comentario antes de partir. Hasta el momento hay 2 comentarios: en el post Bien o mal aprendidos

2 comentarios:

  1. Yo creo que el problema es el autismo que genera la tecnología.

    No es solo la malaeducación. En Japón están alarmados porque un 25 % de los menores de 30 años, ya no busca tener sexo.

    No lo necesitan. No alternan con nadie. Tienen todo de puertas para adentro. Hasta el trabajo.

    Que mundo.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Don Gaucho, Creo que las malas influencias a las que me refiero no están muy vinculadas con la tecnología. En el pasado ocurrían cosas similares y recuerdo que mis viejos me decían "con ese no te juntás más" y se hacía lo que los padres decían aunque a uno no le gustara. El tema es viejo, creo, pero me pareció bien refrescarlo.

      Un abrazo Gaucho y siga adelante con el blog, que dicen que los bloggeros no tenemos constancia jeje...

      Eliminar

¿Sobrevivió a mi punto de vista? ¡Ahora es su turno!
Sin embargo como los comentarios son una gentileza entre usted y yo, se moderarán y anularán aquellos subidos de tono, agresivos o que utilicen lenguaje soez.
Aproveche su oportunidad , dele, que total nadie lo está mirando y acá lo tratamos mejor que en el mundo real.

Comenta aquí con tu perfil de Facebook

 

OPin Pinturas

OPin cuentos

Seguir por Email

-¿Qué somos?, ¿Adónde vamos?-No tenemos la más pálida idea.
El psicoanalista no nos mandó tener un blog. No estamos escribiendo un libro, ni somos periodistas en trabajo práctico. No hablamos de nuestros ex, ni de sexo, ni de estreñimientos. No tenemos segundas personalidades como "groncho grasa" , "pituco fiestero" o "mujer de la vida". No somos poetas ni tenemos fotos de gatitos o figuritas con brillantina que se mueven.
Eso sí, hablamos en primera persona del plural de nosotros mismos. Algo raro teníamos.

Aviso de uso

Los contenidos de este blog, con excepción de los cuentos y pinturas originales, son de libre disposición, no comercial, siempre que se cite su origen. Si desea reproducir alguna de las entradas en su sitio, sólo tiene que citar su procedencia y establecer un enlace con el blog, manteniendo sus fuentes. Las fotografías de este blog han sido obtenidas de la red, si usted es su autor y cree que se vulneran sus derechos, póngase en contacto con nosotros y serán retiradas una vez se verifique su propiedad. Queda bajo su responsabilidad el uso que haga con lo extraído del blog.

DMCA.com
Volver ARRIBA
Copyright © 2010- | Nuevo BlogOPin.a® | Designed by Templateism.com | Improved by OPinTemplates