jueves, 25 de julio de 2013

Delicias del invierno alemán

Compartir
Cuando me atrapan los fríos del invierno capitalino no puedo evitar que me asalten la memoria algunas de las "golosinas" que tanto he disfrutado cuando en el viejo continente me veía sometido a temperaturas que podían rondar los -16 Cº. Por lo general eran los períodos previos a la Navidad pero muchos de ellas seguían a la venta mientras las temperaturas lo permitieran.
En aquellos momentos en que los guantes no alcanzaban a calentar los nudillos quejosos de mis manos, no había mejor medicina que un paquete de Maroni recién comprados. Al menos por unos cuantos minutos mis manos se verían deleitadas no tanto por el sabor sino por el calor que desde la bolsa de papel que los contenía me llegaban a calefaccionar los bolsillos.
Si por casualidad el frío se hacía muy extremo y algún tipo de depresión leve me asaltaba, nada mejor que un Glühwein para calentar la panza y alegrar el cerebro. Claro que luego había que deleitar al estómago con algún Pfannkuchen o una maravillosa Apfelstrudel mit Vanillesauce.
Pero vamos por partes antes que usted se me aburra sin saber de que cuernos le estoy hablando.

Maroni.


Los Maroni no son otra cosa que castañas cocinadas a la brasa en un caldero en plena calle, que suelen venderse en cómodos cucuruchos de papel. La macana es que dichas castañas no son las de Cajú tan fáciles de conseguir en Argentina, sino justamente aquella variedad del viejo mundo que muy de tanto en tanto podemos encontrar acá.


La forma de hacerlas es muy fácil. Se le hace un pequeño corte a la cáscara para que con el calor de las brasas se abran lo suficiente como para que el comensal pueda sacar el suculento corazón del fruto, pleno de aceites y calorías como para enfrentar el más duro invierno.


Glühwein.
 


El Glühwein es una bebida alcohólica que se compone principalmente de vino caliente con especias y que es muy popular en Suecia (Glögg), Dinamarca (Gløgg), Alemania, Austria, la Republica Checa, Hungría (forralt bor) y Rumania (Vin fiert), siendo frecuente encontrarlo también en Suiza. Tradicionalmente se toma durante el periodo de Adviento, correspondiente con los fríos meses de noviembre (finales) y diciembre, por lo que un vaso de esta bebida caliente suele resultar muy reconfortante. Es la bebida más típica de los Weihnachtsmärkte (mercados navideños) alemanes.
 

La receta del Glühwein que les dejo es muy fácil, y fue rescatada de una reliquia editorial de 1939.

Ingredientes

- ¼ litro de agua
- 1 rama de canela
- 4 clavos
- Corteza de limón
- 60-80 g de azúcar
- ½ litro de un buen vino tinto

Preparación

Se cuece el agua con las especias durante 5 minutos, luego se añade el azúcar y cuando se ha disuelto, se añade el vino y se calienta a buena temperatura.
El vino se sirve muy caliente y se le añade la corteza de limón, las especias se retiran. También se puede hacer sin agua, poniendo ¾ de litro de vino, en el que se cuecen las especias.



Otra receta que me gusta más dice:

Ingredientes

750 ml de vino tinto de calidad aceptable, 
80 gr de azúcar moreno, 
2 hojas de laurel, 
4 vainas de cardamomo,
6 clavos, 
2 estrellas de anís estrellado, 
2 ramas de canela, una pizca de nuez moscada rallada, 
piel de 1 limón, 
piel de 1 naranja mediana, 

Preparación 

Disponer todas las especias en una olla o cazuela ancha. Añadir el azúcar y calentar hasta que empiecen a salir los aromas. Mojar el fondo con un poco de vino, sólo para cubrir el azúcar, y calentar removiendo con una cuchara de madera hasta que se disuelva.

Incorporar el resto del vino tinto, mezclando bien. Calentar a media temperatura, sin dejar que llegue a hervir. Cocer a fuego medio-bajo durante unos 30 minutos, vigilando que no suba demasiado la temperatura.

Comprobar el punto de dulzor, con cuidado de no quemarnos, y añadir un poco más de azúcar o miel si fuera necesario. Colar para retirar las especias y guardar en frascos o una botella limpia.
Los vendedores callejeros de Alemania suelen ventear las hollas para que el aroma les traiga clientes ávidos de una bebida que les devuelva la alegría en medio del frío y la soledad.

Pfannkuchen



El  Pfannkuchen no es otra cosa que nuestro viejo conocido panqueque, solo que por allá usted puede comerlos al paso como si se tratara de hot dog o pancho de los nuestros. En algunos puntos de la ciudad se observan pequeños puestos con una plancha caliente donde el panqueque se hace en el momento con los característicos gustos que usted suele consumir por acá. Aunque por allá les gusta degustarlos incluso miestras van caminando mirando vidrieras.



Por la dudas que usted no se dé maña para nada le dejo esta recetita.

Ingredientes

Porciones : 8
1 pizca de sal
250 gr de harina
3 huevos
500 cc de leche
1 gota de aceite

Preparación

Mezclar la harina, la sal y los huevos con una cuchara de madera.
Añadir la leche muy de a poco, hasta lograr la consistencia deseada: debe estar chirle pero no muy líquida ni muy dura. También si la vuelca toda junta, se formarán grumos.
Agregar la gota de aceite.
Una vez que logró una masa suave y homogénea, dejar reposar por 30 minutos como mínimo.
Colocar la panquequera sobre fuego mediano y derretir un poquito de manteca. Con un cucharón colocar la mezcla en la panquequera y girar con la muñeca la panquequera para que se distribuya bien. Cocinar por 2 minutos y luego dar vuelta.
Los puede rellenar con lo que usted desee, ya sea dulce o salado.

Apfelstrudel mit Vanillesauce



Esto es lo que yo llamo un desayuno de campeones. Un Strudel de manzana nadando en un plato hondo lleno de crema de vainilla . Claro, hay que ayudarlo con un buen café con leche, pero esta torta de manzanas se degusta mucho más cuando hace frío y se la sirve con esta crema que usted puede lograr simplemente metiendo en el microondas una buena porción de helado de vainilla. o crema americana.
Yo la disfrute en un restaurante creado en un milenario sótano de techos bobedilla muy bajos en medio de la Marienplatz de Munich.


Ingredientes

Porciones : 6
1 masa de hojaldre rectangular
5 manzanas medianas, peladas y cortadas en cubos
el jugo de 1/2 limón
140 gr de azúcar
1 cucharadita de canela
1 cucharada de harina
1 cucharadita de esencia de vainilla
80 gr de pasas de uva
1 huevo
3 cucharadas de leche
cantidad necesaria de azúcar impalpable

Preparación

Precalentar el horno a 220 C (fuerte). Forrar una placa para horno con papel manteca y reservar.
Pelar, descarozar y cortar las manzanas en cuartos, y luego en rodajas bien finitas. Colocarlas en un bowl junto con el jugo de limón para que no se pongan negras. Reservar.
Mezclar la harina, azúcar y canela en un bowl chico. Agregar a las manzanas, junto con la esencia de vainilla. Mezclar bien. Incorporar las pasas de uva.
Batir el huevo con la leche en un bowl.
Estirar la masa de hojaldre. Colocar el relleno en el centro. Doblar la masa y cerrarla bien. Colocar el strudel con el cierre de la masa hacia abajo y sellar bien los bordes pintados con la mezcla de huevo. Pintar la parte superior con la mezcla de huevo batido. Realizar cortes en diagonal en la parte superior con un cuchillo bien chicos, para que se elimine el vapor.
Llevar al horno durante 20 minutos y luego bajar el fuego a 190 C (moderado) y cocinar por otros 15 minutos.
Dejar que se enfríe por 20 minutos antes de cortar. Espolvorear con azúcar impalpable y servir con un copete de crema chantilly.

Yo sé que a usted puede que no le llame la atención ninguna de estas delicias, pero cuando este año en Buenos Aires llegó la ola polar que siempre nos toca, no pude dejar de deleitarme con estos recuerdos de la vieja Europa milenaria.

Taluego.

Difúndalo, péguelo en su muro de Facebook, retwittéelo y envíeselo por mail a todos los que quiera.
Pero no olvide mencionar la fuente.
NINGÚN TEXTO ES ANÓNIMO.

Tags: , , ,

SÚMESE A NUESTROS AMIGOS


Publicado por

El artículo Delicias del invierno alemán fue publicado por O Pin el jueves, 25 de julio de 2013. Esperamos que le sea de alguna utilidad o interés. Gracias por su visita y no olvide dejar su comentario antes de partir. Hasta el momento hay 2 comentarios: en el post Delicias del invierno alemán

2 comentarios:

  1. Qué delicias! me llegó a mi mitad alemana. Me fui a lo de la Oma. Gracias!

    ResponderEliminar

¿Sobrevivió a mi punto de vista? ¡Ahora es su turno!
Sin embargo como los comentarios son una gentileza entre usted y yo, se moderarán y anularán aquellos subidos de tono, agresivos o que utilicen lenguaje soez.
Aproveche su oportunidad , dele, que total nadie lo está mirando y acá lo tratamos mejor que en el mundo real.

Comenta aquí con tu perfil de Facebook

 

OPin Pinturas

OPin cuentos

Seguir por Email

-¿Qué somos?, ¿Adónde vamos?-No tenemos la más pálida idea.
El psicoanalista no nos mandó tener un blog. No estamos escribiendo un libro, ni somos periodistas en trabajo práctico. No hablamos de nuestros ex, ni de sexo, ni de estreñimientos. No tenemos segundas personalidades como "groncho grasa" , "pituco fiestero" o "mujer de la vida". No somos poetas ni tenemos fotos de gatitos o figuritas con brillantina que se mueven.
Eso sí, hablamos en primera persona del plural de nosotros mismos. Algo raro teníamos.

Aviso de uso

Los contenidos de este blog, con excepción de los cuentos y pinturas originales, son de libre disposición, no comercial, siempre que se cite su origen. Si desea reproducir alguna de las entradas en su sitio, sólo tiene que citar su procedencia y establecer un enlace con el blog, manteniendo sus fuentes. Las fotografías de este blog han sido obtenidas de la red, si usted es su autor y cree que se vulneran sus derechos, póngase en contacto con nosotros y serán retiradas una vez se verifique su propiedad. Queda bajo su responsabilidad el uso que haga con lo extraído del blog.

DMCA.com
Volver ARRIBA
Copyright © 2010- | Nuevo BlogOPin.a® | Designed by Templateism.com | Improved by OPinTemplates