jueves, 5 de abril de 2012

El hinchapelotas

Compartir
Paseando por la Red me encontré con un lindo artículo del amigo Daniel Balmaceda que nos hace recordar una vez más algunas de las raíces olvidadas de nuestro lenguaje.
El origen de la palabra "hincha" de fútbol no es una excepción, ya que bajo ese apelativo solo se conoce a esos individuos en el ámbito del Rio de La Plata y en ningún otro lado más.
Cuentan que el primero y con quien se acuño el apelativo, se llamaba Prudencio Miguel Reyes y que era un talabartero uruguayo que justamente trabajaba como utilero del club de futbol Nacional de Montevideo (Club Nacional de Football) allá por los comienzos del siglo XX. Su profesión era por entonces sumamente útil al momento de reparar los balones confeccionados en cuero y los botines, casi zapatos, que usaban los jugadores y que estaban confeccionados del mismo material.
Usted se preguntará cómo se ha llegado a llamar "hincha" a los simpatizantes si en otros pagos los llaman "torcedor", "fanático", "animador", etc. etc. Bueno, la cuestión es que por aquellos años en que  el fútbol aún seguía en manos de sus inventores ingleses, la flema, parquedad y seriedad con que se lo jugaba, sólo estaba a la par de la pacatería que se vivía en las tribunas siguiendo la formalidad de otros deportes anglosajones como el Rugby, el Softbol, el Hockey, el Golf, Tenis y el Polo.


Lo normal era que los asistentes mantuvieran un silencio sepulcral, siendo permitidos al momento de la anotación o gol, tan solo algunos aplausos o una exclamación de alegría o decepción según fuera a quién se alentara.
Don Prudencio fue justamente quién rompió con tanta seriedad porque se paseaba de punta a punta de la cancha alentando a los jugadores mediante gritos proferidos por su imponente vozarrón de paisano oriental, armando un clima mucho más festivo que enseguida prendió en los asistentes y se hizo popular.


Ahora bien, Prudencio era el utilero del equipo y los utileros por aquellos años, entre otras obligaciones, eran quienes inflaban los balones o pelotas de fútbol. Lo que hay que remarcar es que por entonces no se usaba el verbo inflar sino el de hinchar, razón por la que Prudencio Miguel Reyes era en realidad el hinchador oficial de las pelotas del equipo Nacional de Montevideo.
Un hinchapelotas...
De hinchador a hincha hay un solo tranco y cuando se suman unos cuantos Prudencios se arma lo que hasta hoy llamamos hinchada, aunque los extranjeros se rasquen la cabeza sin saber a que cuernos nos referimos o si somos simplemente una manga de hinchapelotas.

Taluego.

Nos instruimos con Daniel Balmaceda

Difúndalo, péguelo en su muro de Facebook, retwittéelo y envíeselo por mail a todos los que quiera.
Pero no olvide mencionar la fuente.
NINGÚN TEXTO ES ANÓNIMO.

Tags: , , , , ,

SÚMESE A NUESTROS AMIGOS


Publicado por

El artículo El hinchapelotas fue publicado por O Pin el jueves, 5 de abril de 2012. Esperamos que le sea de alguna utilidad o interés. Gracias por su visita y no olvide dejar su comentario antes de partir. Hasta el momento hay 4 comentarios: en el post El hinchapelotas

4 comentarios:

  1. En aquella època, era comùn que los jugadores, gentilmente, se invitaran con cigarrillos en el entretiempo.

    Como ha pasado el tiempo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe ser como los rugbiers que se juntan después del partido para confraternizar detrás de una birra.

      La verdad que corrían tan poco y eran de tan bajo rendimiento que podían jugar incluso fumándose una pipa ;)

      Un abrazo amigo y felices pascuas.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Don Gamar. Diga que el post lo terminé antes de las 20 hs. que si no, se me volaban las letras con el vendaval que nos azotó.

      Ahí le dejé la dirección del blog de Balmaceda que seguramente le va a gustar.

      Un abrazo.

      Eliminar

¿Sobrevivió a mi punto de vista? ¡Ahora es su turno!
Sin embargo como los comentarios son una gentileza entre usted y yo, se moderarán y anularán aquellos subidos de tono, agresivos o que utilicen lenguaje soez.
Aproveche su oportunidad , dele, que total nadie lo está mirando y acá lo tratamos mejor que en el mundo real.

Comenta aquí con tu perfil de Facebook

 

OPin Pinturas

OPin cuentos

Seguir por Email

-¿Qué somos?, ¿Adónde vamos?-No tenemos la más pálida idea.
El psicoanalista no nos mandó tener un blog. No estamos escribiendo un libro, ni somos periodistas en trabajo práctico. No hablamos de nuestros ex, ni de sexo, ni de estreñimientos. No tenemos segundas personalidades como "groncho grasa" , "pituco fiestero" o "mujer de la vida". No somos poetas ni tenemos fotos de gatitos o figuritas con brillantina que se mueven.
Eso sí, hablamos en primera persona del plural de nosotros mismos. Algo raro teníamos.

Aviso de uso

Los contenidos de este blog, con excepción de los cuentos y pinturas originales, son de libre disposición, no comercial, siempre que se cite su origen. Si desea reproducir alguna de las entradas en su sitio, sólo tiene que citar su procedencia y establecer un enlace con el blog, manteniendo sus fuentes. Las fotografías de este blog han sido obtenidas de la red, si usted es su autor y cree que se vulneran sus derechos, póngase en contacto con nosotros y serán retiradas una vez se verifique su propiedad. Queda bajo su responsabilidad el uso que haga con lo extraído del blog.

DMCA.com
Volver ARRIBA
Copyright © 2010- | Nuevo BlogOPin.a® | Designed by Templateism.com | Improved by OPinTemplates