lunes, 12 de diciembre de 2011

Murió Papá Noel y los tres Reyes Magos están en terapia intensiva

Compartir
Este post está terminantemente prohibido para menores de siete años. Ojo, no diga que no le avisé.

Los habitantes del orbe solemos pasar sin escalas de infundir miedo, a crear ilusiones, para finalmente quedarnos anclados en el más aburrido de los olvidos, esperando la autopsia y el acta de defunción de nuestros mas queridos mitos.
Pase que le explico.
En alguna época lejana si se le caía un diente de leche usted lo ponía debajo de la almohada y a la mañana siguiente se encontraba con una moneda.  El Ratoncito de los Dientes, mas tarde apellidado Perez, había pasado con fines inconfesables, adquiriendo compulsivamente esas piezas dentales en desuso para vaya a saber que perverso destino. Algunos creen que molidos y blanqueados servían para darle el color característico que tiene la leche de soja, que todos sabemos que cuando se exprime es de color verde dólar, porque se trata nada más ni nada menos que de un simple yuyo que crece en cualquier parte.
Luego de las primeras crisis financieras las monedas cayeron en desuso y el pequeño roedor comenzó a dejar billetes, más tarde dólares, algunos gramos de oro, para finalmente pagar con tarjeta en seis cuotas con interés. Problemas con el alquiler y los impuestos lo llevaron final e inevitablemente a la quiebra, aunque recientemente algunos dicen haberlo visto recolectando cartones en las calles de Buenos Aires.


También si usted se portaba mal, la amenaza era que vendría a buscarlo "El hombre de la bolsa", una mezcla de gitano roba niños con vagabundo pervertido que usaba a sus víctimas para satisfacer sus más oscuros deseos sádicos, por no decir asesinos, que queda peor que sexuales.
Ahora nos lo robaron los super hombres del gran país del norte y lo llaman Boogeyman, pero antes era común verlo deambulando por las calles del barrio con su bolsa al hombro y preguntando a las vecinas más chismosas si había algún niño que llevar y destripar. Claro, usted se escondía debajo de la cama y al menos por dos días se portaba mejor que un angelito.
El último domicilio declarado por el vejete pervertido fue la Bolsa de Valores de Buenos Aires, donde ahora se juega todos sus ahorros con el Merval , índice que aunque suba o baje, gracias a las excepciones impositivas, siempre termina dejando algo de ganancia.
Intentó incluso una carrera política oficialista, pero fue acusado de crímenes de lesa humanidad, lo juzgaron, lo sobreseyeron, pero en el último gobierno lo volvieron a juzgar y lo condenaron a cadena perpetua o a cuatro años de probation, lo que se cumpla primero.


Pero otros de éstos personajes urbanos tienen fecha de validez y fuera de ellas nadie los recuerda.
Justamente ahora se nos viene encima esa época del año en que nos rodeamos de un sin fin de tradiciones que nada tienen que ver con el ficticio natalicio del muchacho de barba al que le echan la culpa de todo, mientras Santa Claus, Papá Noel, San Nicolás y los Tres Reyes Magos, están pensando en hacer huelga o colgarse del árbol más alto que encuentren en sus extensos recorridos alrededor del globo terráqueo.
Ellos no siempre fueron así, tan edulcorados y condescendientes. En Alemania el antiguo Papá Noel era más parecido al Hombre de la Bolsa que a otra cosa, ya que venía  con una varilla de sauce o cualquier rama flexible apropiada para su uso como látigo, para castigar a aquellos niños que se habían portado mal. ¿Regalos? De regalos ni hablemos, ya era un lujo comer cada día y no morir de una enfermedad a temprana edad. Con el tiempo al viejo maligno y sádico le ganó San Nicolás, un típico cura pervertido y manoseador de niños al que los pibes pedían todo aquello que querían como recompensa por haberse comportado bien todo el año. Como si no fuese su obligación, pequeños mocosos...
-Vení nene - les decía el borrachín- sentate en mi regazo que hablamos y si te portás bien y hacés todo, todo lo que te digo, te voy a dar un regalito...je,je...ya vas a ver...-
Sin dudas, durante la segunda mitad del siglo XX la fantasía de Papá Noel o de los Tres Reyes Magos eran tradiciones respetadas por todos y en todas las formas posibles. Son cosas que el comercio unificaba de forma tal que católicos, musulmanes y judíos, se daban la mano mientras contaban la guita facturada en sus respectivos comercios.
Por ejemplo: en los clubes de barrio se hacían fiestas multitudinarias, mezcla de celebración pagana, con palo enjabonado incluido y Carnaval adelantado por el calor reinante, en donde como "grand finale" existía la promesa de que en algún momento de la noche llegarían los susodichos personajes festivos volando por el aire, o si usted era medio reacio a las fantasías demasiado elaboradas o a los efectos especiales, los papás los hacían descender en un helicóptero que , por supuesto, usted jamás vería pues justo, justo, llegó cuando usted se había quedado dormido.
Claro, nos gustaba la magia del momento y de las tradiciones, casi como buscar los huevos de Pascua escondidos entre las plantas del jardín hasta alcanzar el inevitable ataque al hígado, pero lo que realmente ayudaba mucho era que usted no veía a sus padres comprando los regalos, envolviéndolos o escondiéndolos de su mirada. 
En la actualidad los chicos acompañan al shopping a sus padres y elijen el modelo que deseen de cualquier cosa. Incluso los de cuatro años ya saben manejar la tarjeta del padre y en cuantas cuotas le conviene financiar la compra, mientras que los de cinco ya lo hacen mediante el carrito por Internet.
Nada de escribir una cartita, ni de dejarle un pequeño snak al viejo gordo con renos, o pastito y agua a los camellos de los tres monarcas paseanderos. No, ahora abren los regalos veinte días antes porque la mamá los puso como decoración al pie del arbolito porque quedaba más lindo. 
-Y andá a comprar otros nuevos para cuando llegue navidad ¡eh?-
¿O será que los padres quieren comprar el amor de sus hijos con esos regalos y no piensan ceder un sólo mérito a un viejo gordo y sus tres secuaces que siempre llegan diez días tarde?
En el momento apropiado mis viejos, como los de todos, tuvieron que confesar que los Reyes y Santa eran ellos. Yo ya lo sabía, pero tenía miedo de que a partir de esa revelación me dejaran de hacer regalos y por esa misma razón mi primer pregunta fue si la aceptación del hecho implicaba la inminente pérdida del beneficio. 
Claro, a los dieciocho años uno ya entiende mejor las leyes de la vida y se adapta a todas las decepciones que inevitablemente le traerá la misma.
En mi familia cercana ya no quedan tantos niños pequeños, así que lo que les cuento es por observaciones sobre extraños, o sea, por haber andado espiando, de puro chusma que soy, al resto del mundo con total descaro. 
Parece que ya no quedan chicos que se crean el pequeño engaño o los adultos son tan pero tan pelotudos que no se toman el tiempo de recrear la fantasía, tal vez impulsados por la egoísta necesidad de figurar como el innegable y exitoso adquiriente de todos los regalos. Así se generan pequeños engendros mutantes sin ilusión, predispuestos al mal manejo de las frustraciones (pues todo lo consiguen sin hacer esfuerzos ni valorar el que hacen los demás para conseguirlo) y con un adelanto madurativo que no los ayudará en la vida para nada. Habrán perdido la inocencia tempranamente en pos de un supuesto adelanto cognitivo
.

Yo, de puro ingenuo consuetudinario, apenas hace dos meses me di cuenta que el perro que teníamos cuando era chico había muerto. Mis viejos me dijeron que se lo habían regalado a un señor que tenía un campo con ovejas y el perrito (que era una bestia sin freno) era feliz corriendo detrás de todas y cada una de las lanudas conjuradoras del sueño. Pero no me siento un pelotudo (ningún pelotudo se da cuenta) no, por el contrario creo ser afortunado por haber tenido padres que cuidaban de mi pobre cabecita haciendo que mi infancia fuera mucho más parecida a un cuentito de hadas que a un video juego que salpica gotitas rojas sobre la pantalla.
No sé ahora, pero los viejos decían "Que disfrute , (pobre animalito) que de grande ya va a tener que sufrir bastante" que sería una traducción libre del "Los únicos privilegiados son los niños" del clan Perón.


Si, usted tiene razón, los medios de comunicación despabilan a los críos demasiado pronto aunque los padres se opongan y nadie parece supervisar los contenidos que atraviesan el éter hasta penetrar por los ojos a las pobres criaturas, ¿pero sabe qué ? los chicos a la larga creen mucho más en la palabra de papá y mamá que en lo que les escupe la tele o el computador, más aún cuando somos coherentes, los llevamos a depositar las cartas al correo y las ven entrar en el buzón, sólo reciben los regalos pedidos si se han portado bien y sorpresivamente en sus zapatitos aparecen otros regalos a cambio de pasto y agua que por arte de magia parecen haber desaparecido en una orgía camélida en medio de la noche. 
Unos buenos padres y algunos hechos tangibles pueden derrotar a los medios y su bombardeo haciendo de la infancia de nuestros niños un lugar menos tecnológico y más mágico. 
Si usted está a tiempo, inténtelo, los chicos se lo van a agradecer. Sobre todo cuando lleguen a ser grandes.

Taluego.

Difúndalo, péguelo en su muro de Facebook, retwittéelo y envíeselo por mail a todos los que quiera.
Pero no olvide mencionar la fuente.
NINGÚN TEXTO ES ANÓNIMO.

Tags: , , , , ,

SÚMESE A NUESTROS AMIGOS


Publicado por

El artículo Murió Papá Noel y los tres Reyes Magos están en terapia intensiva fue publicado por O Pin el lunes, 12 de diciembre de 2011. Esperamos que le sea de alguna utilidad o interés. Gracias por su visita y no olvide dejar su comentario antes de partir. Hasta el momento hay 10 comentarios: en el post Murió Papá Noel y los tres Reyes Magos están en terapia intensiva

10 comentarios:

  1. No se lo va a creer, pero yo aun dejo en la ventana, chocolate para los reyes y agua para los camellos ;)

    Excelente entrada, querido socio.

    Un abrazo abrazado siempre a la magia.

    ResponderEliminar
  2. Completamente de acuerdo.

    El drama es que hay que llevar a los chicos a una isla desierta.

    Y yo no conozco ninguna. Hay lo internèsss por todos lados.


    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Doña Noah. La diferencia es que se los come usted!!!

    Así cualquiera mantiene las tradiciones ;)

    Yo me compro mis propios regalos porque nunca aciertan con la talla o el modelo que a mi me gusta. Son medio desbolados estos tíos....

    Un abrazo de sidra y turrón.

    ResponderEliminar
  4. Don Gaucho. No hay que darles plata para pagar el Ciber y así se joden.

    Yo hablo de pibes de siete, no creo que vayan solos a ningún lado, pero bueno, en Córdoba los de siete son mucho más maduros que los de acá. Uno incluso me contó que ya usaba preservativos (para los cumpleaños)pero que le costaba mucho inflarlos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. OPin: mi vieja me decía que me regalaba en homenaje y recuerdo a los Reyes Magos, nunca me habló mucho del superheroe transcultural por el Norte llamado Santa Claus y del arbol de navidad con nieve tampoco me hablaba, mantener los cubitos sin que se derritan con 30° a la sombra es jodido, imagine con la nieve, un enchastre.
    Por lo demás se morfaba como en una bacanal, y si, había pesebre.
    Ya de viejo, mis hijas dicen que soy un pecho frio, por que no le doy pelota a todo ese marketing.

    Feliz Navidad JOJOJO! ups! (¬,0)

    ResponderEliminar
  6. Estimado:
    Porque no me avisó antes?Cómo encargo que venga la chica de la foto con el atuendo navideño mínimo... o sin él??Puede venir con camello, aunque temo al bicho ese, capaz que llega excitado y me viola...hay que subsidiar y resuscitar una figura más de nuestro entorno nacional y popular , Santa Claus es la versión alemana y Papá Noel la francesa,...que le parece Ceferino Namuncurá? O Carlitos Balá mejor? O Felipe Solá? ...no, mejor dejelo así...
    Felices fiestas y feriados!

    ResponderEliminar
  7. Don Diego. Buena idea la de su madre para no tener que mantener una mentirijilla.
    Yo, que quiere que le diga soy el típico Grinch y las reuniones multitudinarias donde se come hasta reventar nunca me llamaron mucho la atención.
    Para darle alguna utilidad, este año me voy a dar una panzada de helado y pan dulce, aunque nos toca ir a trabajar el lunes por la mañana.

    Un abrazo y nos vemos antes de las fiestas.

    ResponderEliminar
  8. Don Jorge. ¿Y si usamos a los Peques? A mi me parecen más simpáticos y son argentinos.

    Por lo de la niña no se preocupe. Pensando en usted ya arreglé todo con la señorita. El 24 por la noche tenga preparados 2000 pesos en la mesita de luz que ella se encarga del regalito.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Bueno, aunque en mi casa el ratón Pérez siempre nos traía un diente más bonito y en la respectiva carta había que pedir paz, prosperidad, amor y esas otras sandeces que alegrarían a todos porque no era propio de la época pensar solo en uno mismo, agradezco que mis padres hayan tenido la suficiente imaginación para mantener la mía a flote sin tanto regalo de por medio.

    A mí no me dieron muchas ganas de ponerme el disfraz de buena persona después de ser el grinch casi todo el año; pero aprovecho y le deseo unas espléndidas fiestas y ya que estamos, un venturoso 2015.

    ¡Un abrazote, Opin!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno poder reconocer en los padres aquellos méritos que de grande la mayoría de nosotros apreciamos.

      Que bonito era poder escribir postales con buenos deseos y reunir a la familia sólo para compartir la mesa y agasajar con regalos a los más pequeños.

      Yo, como usted, visto de Grinch todo el año, pero me deleito de tanto en tanto con el recuerdo de otras épocas y espero haber sembrado ese mismo sentimiento en mi hijo.

      Por unas hermosas fiestas alzo mi copa virtual y brindo con usted.

      Salud Fritzy, Felices Fiestas !! (y un abrazo para Aldo)

      Eliminar

¿Sobrevivió a mi punto de vista? ¡Ahora es su turno!
Sin embargo como los comentarios son una gentileza entre usted y yo, se moderarán y anularán aquellos subidos de tono, agresivos o que utilicen lenguaje soez.
Aproveche su oportunidad , dele, que total nadie lo está mirando y acá lo tratamos mejor que en el mundo real.

Comenta aquí con tu perfil de Facebook

 

OPin Pinturas

OPin cuentos

Seguir por Email

-¿Qué somos?, ¿Adónde vamos?-No tenemos la más pálida idea.
El psicoanalista no nos mandó tener un blog. No estamos escribiendo un libro, ni somos periodistas en trabajo práctico. No hablamos de nuestros ex, ni de sexo, ni de estreñimientos. No tenemos segundas personalidades como "groncho grasa" , "pituco fiestero" o "mujer de la vida". No somos poetas ni tenemos fotos de gatitos o figuritas con brillantina que se mueven.
Eso sí, hablamos en primera persona del plural de nosotros mismos. Algo raro teníamos.

Aviso de uso

Los contenidos de este blog, con excepción de los cuentos y pinturas originales, son de libre disposición, no comercial, siempre que se cite su origen. Si desea reproducir alguna de las entradas en su sitio, sólo tiene que citar su procedencia y establecer un enlace con el blog, manteniendo sus fuentes. Las fotografías de este blog han sido obtenidas de la red, si usted es su autor y cree que se vulneran sus derechos, póngase en contacto con nosotros y serán retiradas una vez se verifique su propiedad. Queda bajo su responsabilidad el uso que haga con lo extraído del blog.

DMCA.com
Volver ARRIBA
Copyright © 2010- | Nuevo BlogOPin.a® | Designed by Templateism.com | Improved by OPinTemplates