lunes, 19 de septiembre de 2011

Las viejas cajas registradoras

Compartir
Existen algunos artefactos del pasado que guardan su magia y continúan llamando nuestra atención aún cuando hayan quedado obsoletos.
¿Quién no recuerda el solo de batería que significaba registrar un pago en una caja registradora del siglo pasado? Aquellas máquinas que hasta muy entrada nuestra infancia seguían siendo usadas en todos los comercios y que aún hoy día se continúan utilizando en aquellos lugares donde la ambientación y la visita del turismo ameritan su uso.
El siguiente anuncio del año 1886 promocionaba una caja registradora de la siguiente manera:

"Se trata de un cajero automático que registra mecánicamente cada venta realizada en una tienda. Nunca infla precios. Nunca hace una cosa mientras piensa otra, y nunca comete errores. Es un prodigio matemático en latón y acero, cuyos cálculos son siempre correctos. Es una máquina que le permitirá ahorrar el dinero que gana y por lo tanto se paga por sí sola una y otra vez. "

Pero por definición y fuera del tema publicitario, una caja registradora es un aparato que permite calcular y registrar transacciones comerciales, e incluye un cajón para guardar dinero. Por lo general, permite además imprimir un recibo o factura para el cliente, según las disposiciones legales de cada País.

Cuando uno intenta contar su historia se ve sorprendido con la coincidencia con cualquier charla que se inicia con motivo de la historia de la computación. Es decir, se comienza con el Ábaco, se sigue con la máquina de Pascal, los autómatas y los mecanismos de relojería para luego ir entrando en tema. Yo decidí quedarme con los dos primeros porque se utilizan en este artilugio en particular.


El Ábaco es precursor de la caja registradora básicamente por constituir el mecanismo más sencillo para lograr resolver una ecuación matemática.
Ábaco chino
Fue uno de los primeros inventos orientados al seguimiento de las transacciones comerciales, un instrumento que ayuda a una persona a hacer cálculos aritméticos. Aún hoy día existen lugares en China donde se utiliza en el comercio y uno puede maravillarse con la velocidad y aplicaciones complejas que logran sus usuarios. Sin embargo fue inventado más de 4500 años atrás en el Medio Oriente, y desarrollado por los egipcios y los chinos hasta su forma actual. Existe una gran variedad de diseños de este mecanismo.
El primer ábaco se componía simplemente de una hilera de surcos en la arena en la que se colocaban piedras. Más tarde, el uso de una pizarra o un tablero lo convirtió en un dispositivo portátil, ampliamente utilizado en toda Asia. En la actualidad, se compone de cuentas ensartadas en alambres paralelos dentro de un marco rectangular, y está todavía en uso donde la electricidad y las baterías son escasas, caras o inexistentes. Por ejemplo, una versión en ruso, el Schoty, estaba todavía en uso generalizado en la última década.
El ábaco funciona según el principio de la notación de valor: la ubicación de la cuenta (la pelotita) determina su valor y es ese transporte del resultado parcial lo que ayuda a memorizar resultados intermedios y llevar una cuenta. Pero por supuesto requiere de la pericia de quién la opera.

Máquina de Pascal
La primer máquina de calcular mecánica que no requería el uso del cerebro humano fue inventada en 1642 por el matemático francés Blaise Pascal y hasta ahora se la conoce como "La máquina de Pascal". Era un dispositivo que utilizaba una serie de ruedas o engranajes de diez dientes en las que cada uno de los dientes representaba un dígito del 0 al 9. Las ruedas estaban interconectadas de tal manera que podían sumarse números haciéndolas avanzar el número de dientes correcto. En 1670 el filósofo y matemático alemán Gottfried Wilhelm Leibniz perfeccionó esta máquina e inventó una que también podía multiplicar.

Es difícil imaginar cualquier tipo de negocio sin una caja registradora. Sin embargo, antes de 1879, los comerciantes no tenía ese equipo. Pocos propietarios de negocios en realidad sabían si estaban operando a beneficio o pérdida pues dependían del asiento de la venta en un cuaderno por parte de quién atendía. No es de extrañar entonces, que las cajas registradoras se convirtieran en una bendición para las empresas. Sólo abrían el cajón ante una venta y registraban el importe indicado. No sólo eran elementos efectivos de disuasión contra el robo , sino que eran instrumentos de un nuevo enfoque de análisis que dio lugar a un uso sistematizado de la información para producir beneficios. No se disponía de contabilidad y de información para ejecutivos en el siglo XIX, la caja registradora vino a suministrarlas.
Sin embargo había dos grupos de personas que despreciaban a las nuevas cajas registradoras, o "caza ladrones", como se les llamaba cuando se inventaron en el 1879: los empleados deshonestos y los honestos. Mediante el registro de cada venta, las cajas registradoras hicieron difícil para los vendedores deshonestos el robo de efectivo, mientras que los empleados honestos sentían que su integridad y honor estaban siendo puestos en duda.
Los dueños de tiendas por su parte, dieron la bienvenida a las máquinas, no sólo porque mantenían un registro de ventas diarias, sino debido a la ayuda en la contabilidad y control de inventario. Entre 1884, cuando el registro se hizo popular y 1916 (Primera Guerra Mundial ), se vendieron más de 1,5 millones de cajas registradoras. La máquina dos millones se vendió tan sólo nueve años después.
Pero si observáramos una rudimentaria caja registradora seguramente veríamos que originalmente no eran más que un simple máquina de registro mediante perforaciones con un cajón donde guardar el dinero lo mejor clasificado posible y con algún escondrijo como para evitar robos.
Tal vez esa simplicidad aparente hizo que a mediados del siglo 19, la caja o cajón precediera a la registradora, con todas sus divisiones rectangulares o redondas en forma de cuenco para mantener billetes y monedas organizados, era una característica común de los establecimientos minoristas de todo el mundo. Pero a medida que el volumen de negocio creció bajo el impulso de la revolución industrial y la creciente urbanización, surgió la necesidad de resúmenes rápidos y precisos de las transacciones diarias por cada punto de venta. La razón primordial fue la de auditar fácilmente las transacciones, dado que cajeros deshonestos, como decíamos antes, con frecuencia aumentaban sus ingresos mediante la sustracción o robo de dinero en efectivo cuando sus supervisores no estaban presentes. En la mayoría de los casos el cajón para el dinero solo podía abrirse luego de una venta, excepto cuando se usaba una llave especial que usualmente poseía el dueño del negocio. Al mismo tiempo, la apertura del cajón generaba un campanilleo o sonido de aviso. Ambas características han tenido el objetivo de mejorar las posibilidades de control por parte del dueño o encargado del comercio, evitando los hurtos sea por clientes, o por empleados infieles.
Cajón circa 1857
La primer caja registradora fue inventada en 1879 una vez finalizada la Guerra Civil, por James Ritty, un cantinero de Saloon de Dayton, Ohio. Él patentó una máquina con un mecanismo similar al que había visto contar las revoluciones de la hélice de un trasatlántico en la sala de máquinas. Si, copió una simple máquina de Pascal aplicada con una finalidad específica por los mecánicos náuticos y le dio uso en el ámbito que a él lo ocupaba.
James Ritty
La bautizó "Cajero Incorruptible" y utilizaba llaves o teclas de metal con las denominaciones o valores  que se debían pulsar  para indicar el importe de la venta.

El Cajero Incorruptible de Ritty
Dentro de ella cuando se pulsaba la tecla aparecía una tarjeta con un precio, y se perforaba un rollo de papel marcado con columnas para los dólares y los centavos. Doce perforaciones en la columna de 50 centavos, por ejemplo, indicaban 12 ventas por esa cantidad. Usted debía presionar las teclas de cada valor inferior, sumándolos mentalmente hasta formar el precio indicado. Había una campana para "llamar" o indicar la venta. También tenía un "sumador totalizador" que sumaba todos los valores parciales en efectivo de las pulsaciones de teclas en todo un día.
Poco después Ritty resultó recargado con la necesidad de manejar dos comercios, por lo que vendió todos sus derechos sobre su invento a Jacob H. Eckert de Cincinnati, un vendedor de porcelana y cristalería, que formó la National Manufacturing Company quién posteriormente le vendiera la patente a John H. Patterson,  por $ 6,500 en 1884 quién se puso a producirlas en el marco de su nueva compañía, la Caja Registradora Nacional, mejor conocida ahora como NCR (National Cash Register Company). ¿Le suena?
John Patterson
Patterson, excéntrico y agresivo hombre de negocios que había tenido anteriormente una tienda de abarrotes y ramos generales en New York , hizo de NCR una empresa exitosa. Ochenta y cuatro empresas vendían cajas registradoras entre 1888 y 1895, pero sólo tres (las St. Louis, Ideal y Michigan) sobrevivieron durante algún tiempo. Patterson creó un departamento de invenciones para crear mayores, mejores y múltiples registros a prueba de ladrones. Comenzó incluso un programa de capacitación para su personal de ventas.
Parte mecánica sin cajón
Los catálogos posteriores a 1908 eran impresionantes en su amplitud llegando a contar con una máquina para cada precio, para cada característica, y cada establecimiento. Si el cliente pagaba por algo, John Patterson tendría a sus ingenieros trabajando en concretar dicha cosa. La caja registradora es sin duda uno de los primeros ejemplos de fabricación flexible. La compañía fue de los principales empleadores de Dayton, con más de 5.900 trabajadores en la nómina.

Teclas o pulsadores
Sin lugar a dudas uno de los mayores atractivos de estos dispositivos venía de la mano de la estética. Pronto se convirtieron en pequeñas obras de arte que, al igual que un banco, suministraban imagen de éxito  y solvencia a quién las observara mediante decoraciones costosas, sonidos sólidos y tamaños ampulosos.
Teclas o pulsadores
Durante el período comprendido entre 1888 a 1915 las cajas registradoras se vistieron de fantasía y metal fundido según el caso extendiéndose a casi todos los establecimientos de venta al por menor. Este período es el que mejor está representado por las registradoras elaboradas en bronce repujado y maderas nobles, muchas de las cuales aún están disponibles en los mercados de antigüedades a precios considerablemente altos según su estado de conservación.
Detalle Caja Registradora National
Hay registros del uso de otros materiales fuera del bronce. Fundición de hierro, tallas en madera, e incluso estampados metálicos fueron utilizados junto con acabados que incluían el latón pulido, la placa de níquel , el cobre envejecido, la pintura, y la pátina, incluso de plata y oro. NCR fundó la mayor fundición de latón (aleación de cobre y zinc) en el mundo en ese período, razón por la cual la época fue bautizada como la "Era de latón".
Detalle Caja Registradora National
La Primera Guerra Mundial marcó el fin de la era antigua de las cajas registradoras. Hubo un punto de inflexión definitivo después de la Primera Guerra Mundial cuando la mecánica ya no era motivo de fascinación. Sus creadores ya no estaban interesados ​​en agregar costo con el fin de lograr belleza de forma a las funcionales máquinas y la estética terminó pasando a último plano.

Caja Porteña fileteada
Hoy en día las funciones de la caja registradora mecánica son llevadas a cabo por las versiones electrónicas, o ​​por computadora POS (Punto de venta) sistemas que monitorean la actividad en una tienda de todo, registro de ventas, análisis de negocio, y el inventario de control.
Sin embargo todos estaremos de acuerdo que las antiguas piezas de bronce y latón continúan acaparando las miradas de quienes saben apreciar la belleza de una transacción comercial "a la antigua".

Taluego.
Fuentes : Museum of American Heritage

Difúndalo, péguelo en su muro de Facebook, retwittéelo y envíeselo por mail a todos los que quiera.
Pero no olvide mencionar la fuente.
NINGÚN TEXTO ES ANÓNIMO.

Tags: , ,

SÚMESE A NUESTROS AMIGOS


Publicado por

El artículo Las viejas cajas registradoras fue publicado por O Pin el lunes, 19 de septiembre de 2011. Esperamos que le sea de alguna utilidad o interés. Gracias por su visita y no olvide dejar su comentario antes de partir. Hasta el momento hay 19 comentarios: en el post Las viejas cajas registradoras

19 comentarios:

  1. Esas cajas registradoras, hoy valen mucho dinero, como antiguedades.

    Me quedo con el recuerdo de Leibnitz, que inventò el "Codigo binario", que aùn se utiliza en las computadoras actuales.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Hay que ver lo que aprende una visitandolo :-)

    El texto muy bueno, y las cajas una maravilla, preciosas.

    Cariños sin resgistrar pero con campanillas.

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias!
    Una investigación con resultados muy interesantes.
    Fue muy lindo leer acerca de los antepasados de la maldita Samsung que trabaja para la DGI en mi negocio.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Don Gaucho. Las máquinas aunque usted no lo crea se consiguen medianamente baratas (fuera de San Telmo)Depende del uso que pueda darle, pero son más baratas que un sillón.

    Usted me rumbeó para el lado binario pero a eso recién se le dio bola con la creación del telar por tarjeta perforada.

    Le mando un abrazo y no le cobro nada.

    ResponderEliminar
  5. Doña Noah. Usted sabe apreciar los objetos y su particular belleza. Lástima que en los últimos tiempos eran medio feitas como la de la última foto que se salvó por la pintura.

    Un cariños , socia.

    ResponderEliminar
  6. Don Don Diego. Esto demuestra que usted no es dueño de su negocio, sino el Estado. Le enchufaron una "Samsung Cajero Incorruptible" para que no se quede con ningún cambio igual que don Ritty lo hizo con sus muchachos.

    Como siempre digo, hay que volver al trueque...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. He estado ausente unos días. Y lo estaré dentro de poco, otras veces. Pero es llegar y besar este santo pagano de la información. Cada día que pasa más, más lo echo de menos cuando no puedo agarrarme a sus conocimientos. Es una manera, socio, de echarlo de menos. Así que hoy me quedo entre sus maquinas, tan bien presentadas, entre sus letras, tan bien hiladas, entre sus comentarios, tan acertados, tanto...

    Ya le dije un día, y se lo repito, por si acaso, me encanta leer algo que no sea convencional. Aquí encuentro, muchas veces, mucho más que en los relatos, que están bien, que los necesito como el aire que respiro, que es más, las letras son oxígeno para mí. Pero si a ese oxígeno letrado le sumas la sangre, le añades las gotas que colman vidas y vacían vasos, obtienes lo que acabo de disfrutar. Lo que leo cada vez que lo visito, lo que extraño cada vez que me alejo durante unos días. Y dicho, y escrito sea de paso, cada día que pasa más pienso en usted y en sus consecuencias escritas. En fin...

    Y, por cierto, cada vez que veo en algún sitio, bien museo, bien algún pueblo perdido del Pirineo, bien en alguna feria de artículos antiquísimos, una máquina registradora como esa, me imagino tratándola, acariciando sus botones. Y hace poco, en una serie que se emite aquí (La República) hacía su aparición en escena una de éstas. Y sí, me quedé maravillado, otra vez, otra vez…

    Le dejo mi abrazo, mi admiración y mi promesa de que antes de que termine el día, visitaré nuestro espacio de letras y dejaré mi huella por allí.

    Hasta pronto, amigo.

    Mario

    ResponderEliminar
  8. Don Mario. Usted evidentemente es tan buen lector como escritor y sabe como hacer que uno se ponga las pilas y trabaje mucho más y mejor. Es bueno recibir tanto aliento y compartir algunas pequeñas manías y gustos aunque en nuestra mesa de café entre un lado y el otro haya cerca de 14.000 kilómetros.
    Esperamos que sus ocupaciones sean más benévolas con usted y nos permita disfrutar de sus escritos con mayor frecuencia, pues cuando no se lo lee, se lo extraña.

    Un abrazo enchapado en oro y plata, socio.

    ResponderEliminar
  9. buenisimo todo, los datos, las imágenes, los textos, gracias!!

    ResponderEliminar
  10. Don S.A.L. Muchas gracias, no imagina el material que he tenido que tirar hasta quedarme con éstas fotos. Y los textos también llevaron su tiempo. En realidad escribir sobre la actualidad lleva menos trabajo que las cosas con historia.
    Me lo voy a replantear ;D

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Muy buen trabajo.
    Hasta me dieron ganas de tener una. Yo anoto en un cuaderno, pero sólo recuerdo anotar un 15 a 20%, por lo que mi contabilidad es un desastre.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. unas máquinas incorruptibles para este país por favor!
    muy buen texto amigo, lo felicito.

    ResponderEliminar
  13. Don Damar. Me parece que usted va a llegar a ser millonario. Sobre todo si declara sólo que tiene anotado en su libreta XD.

    Al menos hasta ahora le ha ido bien...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Don Diosesargentino JULIANO . Lamento defraudarlo mi amigo pero por DNU la importación de dichos elementos se encuentra prohibida.
    Deberá comunicarse con el Sr. Moreno para ver si arregla.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Maquinas Registradoras
    Thanks for the post, This was exactly what I needed to see.Good list, keep up the good work

    ResponderEliminar
  16. I'm glad you found what you wanted. Thank you very much for leaving your comments here.
    a hug

    ResponderEliminar
  17. Look how interesting that, as a means of disseminating information and especially to help people.
    Maquinas Registradoras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. One of the most rewarding things for me is sharing. I am glad that this post is helpful.

      regards

      Eliminar
  18. Very good post with useful information. I really appreciate the fact that you approach these topics from a stand point of knowledge and information. Please keep on posting.


    Cajas Registradoras

    ResponderEliminar

¿Sobrevivió a mi punto de vista? ¡Ahora es su turno!
Sin embargo como los comentarios son una gentileza entre usted y yo, se moderarán y anularán aquellos subidos de tono, agresivos o que utilicen lenguaje soez.
Aproveche su oportunidad , dele, que total nadie lo está mirando y acá lo tratamos mejor que en el mundo real.

Comenta aquí con tu perfil de Facebook

 

OPin Pinturas

OPin cuentos

Seguir por Email

-¿Qué somos?, ¿Adónde vamos?-No tenemos la más pálida idea.
El psicoanalista no nos mandó tener un blog. No estamos escribiendo un libro, ni somos periodistas en trabajo práctico. No hablamos de nuestros ex, ni de sexo, ni de estreñimientos. No tenemos segundas personalidades como "groncho grasa" , "pituco fiestero" o "mujer de la vida". No somos poetas ni tenemos fotos de gatitos o figuritas con brillantina que se mueven.
Eso sí, hablamos en primera persona del plural de nosotros mismos. Algo raro teníamos.

Aviso de uso

Los contenidos de este blog, con excepción de los cuentos y pinturas originales, son de libre disposición, no comercial, siempre que se cite su origen. Si desea reproducir alguna de las entradas en su sitio, sólo tiene que citar su procedencia y establecer un enlace con el blog, manteniendo sus fuentes. Las fotografías de este blog han sido obtenidas de la red, si usted es su autor y cree que se vulneran sus derechos, póngase en contacto con nosotros y serán retiradas una vez se verifique su propiedad. Queda bajo su responsabilidad el uso que haga con lo extraído del blog.

DMCA.com
Volver ARRIBA
Copyright © 2010- | Nuevo BlogOPin.a® | Designed by Templateism.com | Improved by OPinTemplates