jueves, 27 de enero de 2011

Mis queridos envases de leche

Compartir
Que cosas que tiene la mente del ser humano ¿no?. El otro día estaba mirando lo mejor de la televisión argentina, es decir las propagandas, cuando veo a un anciano Cacho Fontana en una propaganda donde menciona que una de las mayores productoras de lácteos de argentina cumple 50 años desde que "inventó" la botella de vidrio para contener leche. Nos cuenta que junto con el proceso de la pasteurización se les ocurrió mandar las botellas de boca grande como la de la figura a cada una de nuestras casas desde 1961. No la figura de acá arriba, ¡!ojalá me la mandaran a casa¡! no la figura de una botella verde que está más abajo. Disculpe, regresemos. ¿Y antes? ¿Y después? Alguien miente porque yo vi películas de otros países en que luego de la guerra ya usaban los mismos envases.
Pero lo de la mente del ser humano lo digo por otra cosa. Yo lo llamo "Direccionamiento a memoria por método asociativo" y le juro que las computadoras aún no saben como hacerlo. Son casos en donde un estímulo pavote le recorre la mollera y se le va para el cerebro a lugares recónditos donde usted juraría bajo palabra que no había guardado nada. Pero ahí está. Lo tenía guardado y no sabía. Miles de choripanes y guisos de lenteja consumidos para alimentar la neurona que guardaba un recuerdo sin uso, y lo que es peor, que ni sabía que tenía.
A ver, si usted es de la época se debe acordar. La leche antaño siempre era "Entera". Que le sacaran la crema era considerado un delito a la alimentación de nuestros hijos, así que cuando retiraba la tapa de papel de aluminio de las antiguas botellas de leche encontraba... dele ¿qué encontraba?...haga memoria...si señor, si señora... GORDURA. Y por eso las bocas de las botellas eran tan grandes, porque se les hacía un tapón consistente de leche gruesa y pesada que obturaba la salida del líquido y usted tenía que sacarlo con una cucharita para abrirle cancha al blanco elemento.
Yo me había olvidado, como me olvidé del sonido del estabilizador del televisor a válvulas o de como cambiarle una púa al Wincofón y miles de cosas más que ya no se ven. Y es que aunque usted busque y rebusque en las nuevas botellas de leche entera pasteurizada, jamás volverá a encontrar un tapón de leche sólida o crema sellando la entrada.
Me pregunto ¿qué estaremos tomando?
Veamos lo que recuerdo asociado a la leche sin contar mi período de lactancia.

1-En un vídeo que subí hace un tiempo (ver aquí) se observaba cómo en la ciudad de Buenos Aires se adquiría la leche al pie de la vaca. La filmación es de 1932 y se ve como el "Lechero" se pasea con el bovino por las calles de la ciudad ordeñando a troche y moche a la pobrecita.
Incluso la oligarquía argentina llevaba en sus viajes a Europa una vaquita en el buque para que a sus oligarquitos no les faltara alimentación.
Lechero ordeñando en plena Capital Federal
2-Los tachos de ordeñe se veían hasta hace poco al borde de las rutas esperando la llegada del camión de las grandes empresas que les compraban el producto a los pequeños tambos. Claro, esa estampa no la veremos nunca más, ya que los han fundido a todos y solo quedan las grandes empresas del estilo de Danone. 
La cuestión es que cuando eramos chicos una de las excursiones obligadas en la escuela era la que consistía en una visita a un tambo. Nunca olvidaré esa leche recién "exprimida" llena de espuma y de olor intenso. Mire hasta me dan arcadas de nuevo. Si, ya sé que hay gente que lo disfruta, pero para mí es demasiado fuerte, sobre todo luego de haberme acostumbrado a las leches de agua que consumimos en forma cotidiana. Si usted se tomaba un vaso de esa leche al pie de la vaca ya tenía almuerzo, cena y desayuno del día siguiente cubierto.
 Leche calentita recién sacada de la vaca
3-Con esos mismos tachos hacía la distribución el famoso y nunca bien ponderado "Lechero" argentino. Creo tener un recuerdo difuso de cuando llegaba el buen hombre y fraccionaba su cargamento en miles de pequeñas dosis que repartía en jarritos que las doñas llevaban raudamente al frigorífico alimentado a kerosene o barras de hielo.
El Lechero
4-Claro, llegó la botella de leche y el Lechero cambió los envases en un intento de modernización mientras que pasaba por casa y al mejor estilo de las comedias americanas, recogía las botellas vacías que uno arrinconaba en el porche y nos dejaba la reposición en botellas de vidrio verde, las clásicas, o transparentes un tiempo después. De aquí es de donde viene mi recuerdo de tapas de papel de aluminio y tapones de crema.
Clásica botella de vidrio verde
Las más pitucas, transparentes,  en su lugar de reposición domiciliaria
5-Muchos dicen no acordarse y les aseguro que me ha resultado difícil encontrar imágenes al respecto, pero cuando nos comenzó a llegar la modernidad, aparecieron los envases del sistema Tetrapak, pero no de forma cúbica sino triangular (tetraedro). De estos elementos que comenzaron a desplazar a las botellas recuerdo su practicidad y que además venían también con leche chocolatada (creo que Las tres niñas) en ese mismo envase. El sistema se venía usando en el primer mundo desde 1950.
 
La pequeña pirámide de cuatro lados
 6-Acá voy a meter un punto adicional porque tiene que ver con mis mejores recuerdos de la infancia. Como cuando era chico no había forma de lograr que fuera a visitar a mi abuela materna (principalmente porque se vestía de negro y me hacía acordar a una bruja) la muy vivaracha me "compraba" con una botellita de Cindor bien fría que yo soñaba con degustar todos los días pero que sólo se me daba si cumplía con la visita obligatoria. Agitarla hasta que el chocolate se disolviera y sentir el frío helado del vidrio en mis manos mientras la consumía sentado en el zaguán, son pequeños recuerdos que ningún Tetrabrick o botella plástica ha logrado igualar. !Fundemos el movimiento por el regreso de la Cindor en envase de vidrio¡ !!Canejo¡¡
Leche chocolatada Cindor consumida
7-Luego de esto repuntó por un tiempo la botella pero al fin la leche dejó de venir a nosotros para tener que ir nosotros a buscarla al almacén del barrio en formatos similares que se multiplicaron en variedad con el correr del tiempo. Larga vida, sachet,  Tetra pak, Tetrabrick con tapa, sin tapa, botella plástica, descremada, con vitaminas, con Calcio agregado...tantas cosas que ya olvidamos el verdadero sabor de la leche. Pronto sacarán una linea premium de leches con sabor a recién ordeñada y deberemos pagar fortunas para poder degustarlas.
Tetrabrick con tapa a rosca y Sachet
Tetrabrick y botella plástica


Convengamos que un envase natural es la propia vaca y que cuando eramos chicos siempre nos remarcaban que la vaca nos "daba" la leche y nosotros con nuestra inocencia creíamos que esa vaca  "envase" y "factoría" nos tenía algún tipo de afecto especial. Como si fueramos sus terneritos. 
Les dejo un pequeño vídeo para que observen lo que toda vaca que se precie desea hacer con quienes les chupan las ubres sin descanso.






Como diría Jaimito, lo mejor es la leche materna, que no será pasteurizada y homogeneizada pero, eso sí, viene en el mejor envase.

Taluego

Difúndalo, péguelo en su muro de Facebook, retwittéelo y envíeselo por mail a todos los que quiera.
Pero no olvide mencionar la fuente.
NINGÚN TEXTO ES ANÓNIMO.

Tags: , , ,

SÚMESE A NUESTROS AMIGOS


Publicado por

El artículo Mis queridos envases de leche fue publicado por O Pin el jueves, 27 de enero de 2011. Esperamos que le sea de alguna utilidad o interés. Gracias por su visita y no olvide dejar su comentario antes de partir. Hasta el momento hay 9 comentarios: en el post Mis queridos envases de leche

9 comentarios:

  1. Cuanta información!!! Yo que soy de pueblo y he ordeñado vacas (pocas se necesita fuerza)no tenía tantos recuerdos de la leche.
    Gracias me ha encantado leerle y las imágenes también, imagino que no es fácil conseguirlas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Amigo Opin, siempre le cuento a mi hija, lo que denota lo viejo que estoy, que cuando llegaba el lechero (vivi en Wilde hasta 1970 - soy del 62) me peleaba con mi tia (no es mucho mas grande que yo) para sacar la tapa de la botella y esgrimiendo sendas cucharitas de te, cual espada Samurai, nos pelabamos por esa "gordura" que estaba en el cuello de los verdes envases. Jamas olvidare esos momentos.
    Por cierto, hara unos 15 años atras, Gandara, antes de sucumbir a la mano invisible del Mercado que todo lo regula, habia sacado una leche entera en envase de plastico que por cierto, no en tanta cantidad, solia traer gordura en su cuello. Un tanto devauada, eso si, pero gordura al fin...despues de eso nunca mas la vi.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  3. Me olvidaba, gracias por el recuerdo, ya no me siento tan solo!

    ResponderEliminar
  4. Doña Reina. Que lindo que es poder recordar la vida de campo. Mi esposa la ha vivido y no para de contarme lo dura que era. Por eso digo que es linda recordarla y no vivirla en la actualidad.
    Con respecto a las fotos, lleva su tiempo pero muchas veces es la parte más divertida de un post.
    Le mando un cariño

    ResponderEliminar
  5. Don Carlos. Realmente es un gusto leerlo.
    Usted tendría que escribir pues lo hace mucho mejor que yo.
    Fíjese que estamos casi en la misma línea de tiempo, yo soy del 57 , vivía en Banfield y estudié en Avellaneda (aguante el sur). Con esto quiero decir que resulta lógico guardar similares recuerdos.
    Y de Gandara, que de cosas ricas que tenía!!
    Me pone de buen humor poder compartir estos recuerdos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Cuando transito sus textos no suelo reflejarme mucho en los escaparates que muestran la mercancía, que ofrecen ese muestrario; lo que nos vamos a encontrar si seguimos leyendo. Digo que no suelo fijarme, hasta haber llegado hasta el punto y final, hasta haberme empapado de letras, de conocimiento, de risas que surgen espontáneas como un conejo de la chistera de un mago digno. Pero una vez alcanzada la meta, el final del texto, una vez alcanzado ese clímax literario y noticiario, una vez saciadas, o casi saciadas mis ansias lectoras ávidas de nuevas incursiones en el conocimiento, en sus conocimientos y en las consecuencias de tanto descubrimiento, entonces sí, vuelvo al principio, leo las fotos, leo los vídeos, espío los enlaces, me nutro de cada foto, de cada instante atrapado en la mirada de alguien.

    Pero hoy, amigo, no ha sido así. He llegado de Barcelona, un día de visitas, de despedidas, de seres y estares y toda una amalgama de conjugaciones copulativas. Y necesitaba leer, escribir, pero sobretodo llegar hasta su casa letrada y disfrutar como un niño chico. Un niño de esos que aún sonríen cuando encuentran a cada momento el surtidor de leche materno. Así que he llegado aquí hace más rato, más. He abierto de par en par sus fotos, su foto mamaria. Y me he quedado ahí, prendado y "prendido", como quiera entender. Pero mi mente no iba ni "palante" ni "patrás". Estaba empezonada.

    Después, una vez desbloqueada mi mente insana y mi córpore ha empezado a responder, los dedos han escrito lo que está leyendo, aunque los ojos de mi conciencia, están enganchado a ese busto, con gusto sumo, y sigo.

    A veces dudo que entienda mis comentarios. De hecho, si lo necesita, intento adjuntarle un solucionario. O sintetizar un poco, o un algo, o un lo suficiente.

    Por cierto, comentó un comentario que le dejé con anterioridad. Decía algo así como que yo, por ser de por aquí… hay cosas que se me escapan, o que no compartiría, o que ni siquiera comprendería, o algo así. Vamos, hay mundo que sólo mediante la escritura pueden descubrirse. Y usted, letra mediante, consigue acercarme a su universo de oficios estelares, que diría un conocido hacedor de historias.

    Muchas gracias por compartir sus conocimientos con causa. O sus causas y cosas que las provocan.

    Genial, socio.

    Un gran abrazo y, como siempre, mis felicitaciones.

    Mario

    ResponderEliminar
  7. Don Mario. Lo leo y lo releo y poco a poco me doy cuenta que usted ha quedado obnubilado por el envase doble. Me he quedado en la duda sobre la distancia entre Girona y Barcelona, en que día complicado puede haber tenido y luego me doy cuenta que usted sigue mirando el par de tetas.
    Compartimos fijaciones y le aseguro que la foto de tapa ha sido puesta con toda intensión de atrapar lectores, pero lejos estaba de prever el efecto que tendría. Incluso, se ha quedado atrapado en el teclado y me ha dejado su comentario más largo ;)
    Como sea, una alegría que lo haya disfrutado y por supuesto soy consciente de que aunque le hable de temas locales usted siempre logra encontrar lo positivo de la experiencia entendiendo hasta lo inentendible.
    Un abrazo grande socio.

    (péguese una vuelta de tanto en tanto por NSE porque anda medio solitario de comentarios)

    ResponderEliminar
  8. Recien ahora veo esta nota, unos años despues, pero como dicen muchos, "mas vale tarde que nunca". Tengo pocos años de vida (27) jajaja. Y he tomado leche del Tetra Pack, y Sachet. Pero no hay nada como ir al tambo, poner la jarra al final de cañeria de linea, llenarla, llevarla a la cocina, y prepararse un buen cafe con leche. Con una tasa terminas pipon. Despues con la gordura haces tortitas, buenisimas.
    Mi hijo, al año dejo la leche materna. Y despues a leche pura de vaca, nada de esa Nutrilon, V·3, y la que se io, y no tiene ningun problema....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Don Anónimo. Eso es vida !!! Creo que en la ciudad ya ni nos acordamos del verdadero sabor de un Tomate natural, una gallina criada en libertad o la leche con la gordura y recién salida de la vaca, cuando todavía sigue tibia. Por eso cuando puedo me fugo al campo, donde viven mis parientes y disfruto de las cosas como eran antes y siguen siendo por allá.

      Un abrazo y gracias por dejar su comentario.

      Eliminar

¿Sobrevivió a mi punto de vista? ¡Ahora es su turno!
Sin embargo como los comentarios son una gentileza entre usted y yo, se moderarán y anularán aquellos subidos de tono, agresivos o que utilicen lenguaje soez.
Aproveche su oportunidad , dele, que total nadie lo está mirando y acá lo tratamos mejor que en el mundo real.

Comenta aquí con tu perfil de Facebook

 

OPin Pinturas

OPin cuentos

Seguir por Email

-¿Qué somos?, ¿Adónde vamos?-No tenemos la más pálida idea.
El psicoanalista no nos mandó tener un blog. No estamos escribiendo un libro, ni somos periodistas en trabajo práctico. No hablamos de nuestros ex, ni de sexo, ni de estreñimientos. No tenemos segundas personalidades como "groncho grasa" , "pituco fiestero" o "mujer de la vida". No somos poetas ni tenemos fotos de gatitos o figuritas con brillantina que se mueven.
Eso sí, hablamos en primera persona del plural de nosotros mismos. Algo raro teníamos.

Aviso de uso

Los contenidos de este blog, con excepción de los cuentos y pinturas originales, son de libre disposición, no comercial, siempre que se cite su origen. Si desea reproducir alguna de las entradas en su sitio, sólo tiene que citar su procedencia y establecer un enlace con el blog, manteniendo sus fuentes. Las fotografías de este blog han sido obtenidas de la red, si usted es su autor y cree que se vulneran sus derechos, póngase en contacto con nosotros y serán retiradas una vez se verifique su propiedad. Queda bajo su responsabilidad el uso que haga con lo extraído del blog.

DMCA.com
Volver ARRIBA
Copyright © 2010- | Nuevo BlogOPin.a® | Designed by Templateism.com | Improved by OPinTemplates