sábado, 18 de diciembre de 2010

Mensajes navideños eran los de antes

Compartir
Si, sigo un cachito más con el tema navideño, ¿qué le vamos a hacer? me obligan. No, no es que me interese particularmente esta fecha. Desde que dejé de recibir regalos para tener que comprarlos, me dejaron de interesar para siempre.
No, tampoco soy católico, ni musulmán, ni judío, ni nada. Me prendo en cualquier fiesta donde se manduque bien sin necesidad de ninguna liturgia previa. Pero me cuesta como siempre aceptar algunos cambios que no me llegan a gustar.
Le cuento.
Hasta hace algunos años cuando se avecinaba la Navidad era cuestión de costumbre adquirir las denominadas y casi extintas tarjetas de salutación. En muchos casos incluso era una forma de ayudar a instituciones como los "Pintores sin manos" o alguna otra  noble obra que por unos pocos pesos nos suministraban tarjetas en gran variedad y sobres para contenerlas y así agasajar a nuestra gente querida mediante su buzón residencial. Si, el de verdad. Ese en donde sólo le llegan las cuentas y boletas a pagar y si tiene débito automático, ni siquiera eso y se hace vivienda de cuanta arañita anda por el lugar, hasta que le llegue la promo de algún supermercado a destruirle la telaraña.
Le decía que era para agasajar a nuestra gente querida y si le digo querida no me equivoco, mire, para lograr mandar estos saludos lo que teníamos que hacer:
  1. Se debía desplazar hasta una boca de expendio y seleccionar con paciencia y vigilando el bolsillo las piezas que desearía mandar. Las mismas nunca debían repetirse pues resultaba de muy mala educación que la parentela fuera de visita y viera bajo el árbol de otro pariente las mismas tarjetas que les enviamos a ellos.
  2. Se definía el estilo de nota haciendo espacio suficiente en la mesa de la cocina y practicando durante horas las mismas frases para mejorar nuestra horripilante pero reconocible caligrafía.
  3. Se verificaban una por una las palabras comprometidas consultando un diccionario hogareño. Bill Gates aún no había logrado un corrector ortográfico en las lapiceras.
  4. Nunca se usaban biromes, las pluma fuente dejaba una mejor impresión cuando el mensaje era flojito.
  5. Se definía para cada uno un texto con variaciones. Ya que la imaginación no daba para más, escribíamos uno y le hacíamos pequeños cambios para disimular.
  6. Se consultaba la vieja libretita negra donde figuraban los nombres y direcciones de quienes nos importaban. Luego llegaron las CASIO y más tarde las PALM´s hasta terminar con celulares y NeTBOOKS que tienen registrada toda nuestra vida en su interior y las hicieron obsoletas (aunque no necesitaban baterias)
  7. Uno por uno se llenaban los sobres con los datos requeridos por el Correo Central dejando vacante el Código Postal en aquellos casos en que uno no lo conociera.
  8. Se nos cortajeaba la lengua en mil pedazos de tanto lamer el pegamento para cerrar los sobres, luego de lo cual mojábamos una esponja aunque ya fuera tarde.
  9. Navegavamos tardes de calor insoportable (o frío si fuera el norte) para llegar el local de Correo más cercano donde consultábamos en una guia incompleta y ajada los Códigos Postales faltantes.
  10. Comprábamos el franqueo necesario, mínimo e imprescindible y despachábamos las cartas de salutación para Navidad luego de cortajearnos las lenguas por segunda vez al pegar las estampillas..
¡¡¡¡DIGAME SI NO ERA UN ACTO DE AMOR !!!!

Incluso las empresas se tomaban el trabajo de adquirir tarjetas de buen nivel o de hacerlas imprimir y que las secretarias se pasaran horas y horas escribiendo sobres de correo donde empacar los mensajes que el grupo de ventas correspondiente debía firmar.

Hoy ya nada es así. La economía de crisis y la crisis de las emociones se juntan en unas navidades "modernas" por demás, donde hasta quienes tienen nuestra propia sangre nos dedicarán  no más de diez segundos en el email para mandarnos sus saludos. Otros, mucho más del estilo "Social Networks" y ya acostumbrados a que el sistema les recuerde que hoy, (si, hoy) es el cumpleaños de su madre, optarán por mandarte un comentario de no más de 250 o 140 caracteres en Facebook o Twiter del tipo "Felicidades viejos los kro much"
Como este blog está para darle una mano a todo quien la quiera agarrar, les suministro copia de un template o formulario de carta fraterna para enviar a la familia en estas fiestas. Simplemente reemplace aquello que se encuentra marcado en celeste por los valores reales para su caso familiar.
Este formulario está totalmente garantizado.
No lo dude, !¡¡Llene ya !!¡
Coloque los nombres de sus familiares más queridos y con la pulsación de un solo botón logrará estremecerlos hasta las lágrimas

Hola (Llenar aquí con el nombre del destinatario):
Esperamos que se encuentren bien! Se acercan las fiestas y pensamos en la familia y cuanto los extrañamos...
Nosotros por suerte estamos super bien de salud. Los hijos creciendo, están preciosos los (colocar cifra correcta de cantidad de hijos o anular párrafos relativos si es sólo uno o ninguno). Siempre nos acordamos de ustedes y aunque en estas fiestas nos encontremos tan lejos, sepan que tendrán un lugar reservado en nuestra mesa y en nuestro corazón.(Nombre del hijo menor) ya cumplió (cifra correcta) año(s). Te envío una foto que me acaba de enviar (nombre de la esposa o el esposo) hace minutos. (nombre de otro hijo) sigue bien en (ciudad donde reside), con mucho trabajo por suerte. Siempre pregunta por ustedes. Si el trabajo lo permite vendrá a festejar la Navidad con nosotros.
Estamos un poco frustrados porque, por otro lado, nos hemos quedado sin nuestras  vacaciones. Ya sabrás que la economía nos tiene muy golpeados. Todo quedó en la nada, ya que te habrás enterado que lejos de mejorar las cosa empeoran. Algunos de nuestros amigos también tuvieron problemas que aún no pueden superar.
Bueno, aquí un breve informe desde (lugar de residencia). Espero que pasen unas felices Fiestas, y que el año próximo les traiga salud y prosperidad!
¿Dónde festejarán?

Muchas Felicidades les desean:
(Nombre de los firmantes)
Como podrá observar, salvo por el encabezamiento, donde deberá poner el nombre del destinatario en cada oportunidad, el resto del mensaje es totalmente neutro, habla sólo sobre usted mismo ( así no se pisa ) y  nunca pregunta ¿cómo anda Tal? o ¿qué es de la vida de Cual? ¿Para qué le va a preguntar ? No les habló, no los llamó o les mandó un  email en todo el año y ¿ ahora se va a poner al día?
Por otro lado deja bien en claro que a usted no le sobra la plata y que si piensan en venir a manguearle algo,  está más seco que potus de departamento.
También deja en claro que tampoco tiene amigos a quienes pedirles un préstamo y les deja picando la pregunta "¿Dónde festejarán?" o similares, para asegurarse que si contestan, es que el formulario pasó todos los controles de calidad.
¿Cómo que ya tiene uno mejor?. ¿Que lo viene usando desde hace años? ¿Y nadie se dio cuenta? Ah, que va rotándolo entre tres modelos y como nadie guarda los email ni se los acuerda puede repetir cuantas veces quiera. Ya entiendo. No hay nada como el amor familiar.
Taluego.

Difúndalo, péguelo en su muro de Facebook, retwittéelo y envíeselo por mail a todos los que quiera.
Pero no olvide mencionar la fuente.
NINGÚN TEXTO ES ANÓNIMO.

Tags: , , , ,

SÚMESE A NUESTROS AMIGOS


Publicado por

El artículo Mensajes navideños eran los de antes fue publicado por O Pin el sábado, 18 de diciembre de 2010. Esperamos que le sea de alguna utilidad o interés. Gracias por su visita y no olvide dejar su comentario antes de partir. Hasta el momento hay 6 comentarios: en el post Mensajes navideños eran los de antes

6 comentarios:

  1. Felicidades para vos tambièn.

    Que todo sea, como vos querès.

    Un abrazo.(comentario copypasteado)

    ResponderEliminar
  2. Que estas fiestas nos encuentren unidos recordándo a todos aquellos que amamos.
    Mis mejore deseos para estas fiestas para vos y los tuyos.
    Sinceramente (indique el nombre del remitente)

    ResponderEliminar
  3. Un abrazo y un deseo que todo sea bueno para ud.socio, en navidad y fuera de ella.

    Una entrada excelente.

    Ahi le dejo una sonrisa, y un regalo (inventeselo, es virtual, puede elegir el que más le guste).

    ResponderEliminar
  4. Doña Noah. No se hubiera molestado, mire que ponerse en gastos a esta altura. Y yo que no le he comprado nada. Que vergüenza. Me ha encantado su regalito, era justo lo que andaba necesitando.
    Le deseo lo mejor en estas navidades así como para el resto del año.
    Y como mi regalo también es virtual, será el de que se le cumplan todos sus deseos.
    Un cariño socia.

    ResponderEliminar
  5. Cierto, cierto aquellas horas interminabels escribiendo tarjetitas de navidad y luego mirando el buzón, para ver quien se acordaba de nosotros. Guardándolas años y años, en una caja, porque daba mucha penita deshacerse de ellas, cosa que quedaba para la madre, cuando te independizabas y hacía la inevitable limpieza,de la habitación del hijo que acababa de abandonar el nido (en mi caso hija y única).
    Era bonito, pero ya se acabó, ya nadie se escribe y una "que odia la navidad a muerte", se limita a reenviar las que recibe, que a decir verdad tampoco son muchas, claro que tampoco hago méritos para que me manden.
    Como siempre, el post, acertado y oportuno.
    Besos
    Nela

    ResponderEliminar
  6. Doña Nela. Veo que lo recuerda muy bien. Cuanto trabajo y que alegría ver que alguien también se lo tomaba por nosotros. En mi caso eran tan pocas que las hacía valer por varias navidades bajo el arbolito ;) ¡ Lástima que le pusieran fecha !.
    Yo creo que ahora es el equivalente de una llamada por teléfono, pues quien la hace para saludar por las fiestas nos está regalando su tiempo y atención como antes lo hacían con las tarjetas.
    Así que a gastar móvil y fijo para lo amigos y parientes .
    Un cariño Nela y gracias por comentar.

    ResponderEliminar

¿Sobrevivió a mi punto de vista? ¡Ahora es su turno!
Sin embargo como los comentarios son una gentileza entre usted y yo, se moderarán y anularán aquellos subidos de tono, agresivos o que utilicen lenguaje soez.
Aproveche su oportunidad , dele, que total nadie lo está mirando y acá lo tratamos mejor que en el mundo real.

Comenta aquí con tu perfil de Facebook

 

OPin Pinturas

OPin cuentos

Seguir por Email

-¿Qué somos?, ¿Adónde vamos?-No tenemos la más pálida idea.
El psicoanalista no nos mandó tener un blog. No estamos escribiendo un libro, ni somos periodistas en trabajo práctico. No hablamos de nuestros ex, ni de sexo, ni de estreñimientos. No tenemos segundas personalidades como "groncho grasa" , "pituco fiestero" o "mujer de la vida". No somos poetas ni tenemos fotos de gatitos o figuritas con brillantina que se mueven.
Eso sí, hablamos en primera persona del plural de nosotros mismos. Algo raro teníamos.

Aviso de uso

Los contenidos de este blog, con excepción de los cuentos y pinturas originales, son de libre disposición, no comercial, siempre que se cite su origen. Si desea reproducir alguna de las entradas en su sitio, sólo tiene que citar su procedencia y establecer un enlace con el blog, manteniendo sus fuentes. Las fotografías de este blog han sido obtenidas de la red, si usted es su autor y cree que se vulneran sus derechos, póngase en contacto con nosotros y serán retiradas una vez se verifique su propiedad. Queda bajo su responsabilidad el uso que haga con lo extraído del blog.

DMCA.com
Volver ARRIBA
Copyright © 2010- | Nuevo BlogOPin.a® | Designed by Templateism.com | Improved by OPinTemplates