miércoles, 3 de noviembre de 2010

Esos indios malos IV / Los Chonkóiunka

Compartir
Spielberg aún no había imaginado "Encuentros cercanos" de ningún tipo, cuando las naves dejaron atrás "El Cabo de las Once Mil Vírgenes" que por tantas y muchas fueron apocopadas al nombre de "Cabo Vírgenes" como usamos hasta ahora con muchas dudas sobre su honorabilidad , y se internaron en los territorios inexplorados del estrecho que a partir de aquel momento llevaría el nombre de su comandante:
Magallanes.
Y es que aquellas naves extrañas que nunca por allí se habían visto, armaron un revuelo tan extremo entre quienes ocupaban las islas cercanas, que pronto se hicieron necesarias las conversaciones habladas mediante llamas de fogatas que desde una costa a la otra ponían en pre aviso a los habitantes, indicándoles que pronto habría algún contacto extraño con seres de pieles coloridas, caras muy blancas y sombreros extraños.
Los ocupantes de las tres naves exploradoras se vieron sorprendidos por las llamas que divisaban en lontananza y desviaron el rumbo hacia la orilla para investigar.
No hallarían a nadie allí, pero serían observados por cientos de ojos curiosos y asombrados que no se dejarían ver.
Sólo encontraron los fuegos y un cementerio perdido en la inmensidad.
De esa manera inconsciente los chonkóiunka produjeron el nombre más antiguo de una provincia argentina y tal vez el más poético: "Tierra de los fuegos"
Pero nadie los había visto aún y mucho tiempo habría de pasar hasta que ocurriera tal evento. Esa ausencia de una imagen identificatoria era razón suficiente para disparar a las mentes más ingeniosas o más cercanas a Dios, creando seres alejados del ideal humano, por interesantes y diferentes que de esa forma se les presentaban. Tal fue así que el sacerdote Alonso de Ovalle describiría a los indígenas fantasmas como provistos con cola aún sin haberlos visto.
En las décadas que siguieron al primer contacto iterruptus, varios viajeros como Juan Ladrillero, Loayza, Sebald de Weer, Le Maire y Schouten, Drake, Byron , etc, decribieron a los alacalufes y a los tehuelches, pero a los amigos creadores de las grandes fogatas nadie lo lograba observar.
Fue Pedro Sarmiento de Gamboa quién en 1580 los encontró casi de casualidad y se sorprendió por la gran estatura de los muchachos. De allí que una bahía de la zona lleve hasta hoy el nombre de "Gente Grande"
Gamboa fundó un fuerte y defendió el territorio de Holandeses e Ingleses, para la corona Española, pero al tiempo terminaron  muriendo todos de hambre.
Él cuenta en sus escritos recuperados, que el 14 de diciembre de ese año se encontraban cazando aves en la ensenada de San Francisco cuando luego de un arcabuzaso se escucharon muchas voces desde una montaña al otro lado de la ensenada. Pensaron que serían lobos marinos , pero la confusión sólo  les duró hasta que los vieron desnudos, colorados sus cuerpos por las tinturas de arcilla con que se decoraban.
Se acercaron recíprocamente, como en la película que mencioné pero sin música de fondo y los españoles les dieron regalos, siempre con la intención de "procurar de tomar alguno para lengua" o sea secuestrarlo para aprender el idioma.
Parecían haber conseguido uno cuasi voluntario, pero luego del festejo por la nueva adquisición el presunto lenguaraz se les fugó.
Lo buscaron y encontraron pero, aunque un marinero lo agarró fuertemente de la camiseta que recién le habían regalado, se quedó con los jirones de ella mientras el indígena nuevamente en cueros se lanzaba a nadar en el mar.
Recién tiempo después pudieron secuestrar al primer Ona en la bahía Gente Grande al cual llamaron Felipe.
Con el tiempo el Estrecho de Magallanes fue muy poco usado debido a su difícil navegación y la mayoría de quienes iban de Europa al Pacífico o viceversa preferían pasar por el Cabo de Hornos con todos sus peligros.
Entonces, salvo pocos altercados sangrientos para ambos bandos, los Onas evitaron a los extraños y los extraños dejaron de ver Onas.
Ellos usaban para sí mismos otro nombre. Se identificaban como los chonkóiunka, y llamaban a su tierra Karukinka. Pero otros indios fueron quienes tomaron contacto con el hombre blanco antes que ellos y los rebautizaron para la posteridad. El nombre "ona" proviene del idioma yagán y ha prevalecido sobre selk'nam, que era el nombre que les daban los tehuelches.
Antes de su casi extinción o exterminio, eran nómadas terrestres, cazadores y recolectores.
Con el tiempo, la conquista del desierto se llevó a muchos de ellos en lo que podemos denominar el genocidio Selknam. Sólo quedaron 500.
Hacia la década de los años 1980 quedaban entre 3 y 5 descendientes directos y puros: Pacheco, Francisco Minkiol (nacido en 1916 en Río Gallegos), Federico Echelaine (nacido en 1905), Luis Garibaldi Honte (90 años, nacido en la Isla Grande), Segundo Arteaga y Rafaela Iston Martínez. El grado de conocimiento de su lengua variaba en cada caso. Anne Chapman (la mejor documentalista de la Tierra del Fuego) cita también a Rosaria Imperial y Alfredo Rupatini. Probablemente a estas alturas ya no quede nadie vivo que hable esta lengua. También se menciona como una de las últimas Selknam a Virginia Choinquitel, quien murió en 1999 a los 56 años de edad. 
El genocidio fue tristemente completado y ni Spielberg puede regresarnoslos.
Taluego.

Hágame caso, ponga el audio en "on" y disfrute de este video.





Fuentes consultadas: El Maestro Arnoldo Canclini con su libro Indios Fueguinos, Wikipedia, Portal Patagónico,

Difúndalo, péguelo en su muro de Facebook, retwittéelo y envíeselo por mail a todos los que quiera.
Pero no olvide mencionar la fuente.
NINGÚN TEXTO ES ANÓNIMO.

Tags: , ,

SÚMESE A NUESTROS AMIGOS


Publicado por

El artículo Esos indios malos IV / Los Chonkóiunka fue publicado por O Pin el miércoles, 3 de noviembre de 2010. Esperamos que le sea de alguna utilidad o interés. Gracias por su visita y no olvide dejar su comentario antes de partir. Hasta el momento hay 12 comentarios: en el post Esos indios malos IV / Los Chonkóiunka

12 comentarios:

  1. Gracias!!!
    Mil gracias por compartir este documento.
    La humanidad merece ser invadida por seres de otro planeta que nos quiten la tierra, la dignidad, la vida y entonces recordaremos que eso es lo que le hicimos a los primitivos dueños de la tierra.
    Un saludo
    Oh! 32º de térmica, un caluroso saludo:)

    ResponderEliminar
  2. Me llamó la atención que en su comunidad eran reconocidos los sabios, profetas, deportistas y artesanos. ¿no había vedetongas, tinellis, funcionarios habladeros? Saludo

    ResponderEliminar
  3. Me ha parecido un excelente documento, bien narrado,bien analizado y con un criterio clarisimo,de lo que deberia ser salvaguardar las raices de un pueblo.

    Mi mas sincera felicitación, y como no,la admiración va en aumento.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Que documento.

    Yo tengo sangre Ranquel.

    Mi segundo apellido es Salinas. Porque los acristianaron al lado de las "Salinas Grandes", de San Luis.

    Mi bisabuelo materno, era "Cona" de lanza. Pero se casò con una austrìaca, de apellido "Woondigge".

    Y sì, el problema fue que a los ranqueles nos gustaba el tinto, y ahì entregamos todo.

    Pero hicimos el ùltimo "malòn".

    Fue en 1915. En San Justo.

    Hasta se filmò una pelìcula, que fue el primer largometraje argentino: "El ùltimo Malòn".

    Lo mejor del caso, es que los actores indios de la peli, eran los mismos que habìan hecho el verdadero malòn, dos años antes.

    Los Onas tenìan perfil bajo.

    Pero los Ranqueles, eramos como de Jòligud!!

    Y bueno, es lo que hay.


    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  5. Doña cantares: Que suerte que le haya gustado. Hace tiempo que había dejado de escribir sobre ellos. Ya voy por la cuarta entrega y faltan más.
    Se nos viene el verano.
    Cariños.

    ResponderEliminar
  6. Don Juliano: No me acuerdo en que blog había dejado un comentario, no sé si era el suyo, donde recordaba cómo en otras culturas como la china se protege la herencia y el conocimiento de los viejos.
    El occidente no solo no es así si no que toda cultura diferente es diezmada por la "civilización"
    Un abrazo y gracias por pasar.

    ResponderEliminar
  7. Doña Noah: Lo que pasa es que usted es socia y amiga, pero el verdadero guía espiritual en esto es el maestro Canclini. Yo simplemente leo, aprendo, junto más datos de otros lados y después me pongo frente al teclado.
    Un cariño.

    ResponderEliminar
  8. Don Gaucho: Al final de Gaucho le va quedando poco. Se va a terminar llamando el Indio Santillán. No me diga que no suena bien.
    La película del último malón la vi casi completa antes de quedarme dormido. Todo un documento, porque como dice usted, habían pasado escasos dos años del hecho.
    Me acuerdo de "Sin Novedad en el Frente" que se filmó también pocos años después de terminar la primera guerra mundial. Son documentos valiosos pues uno ve lo mismo que vieron quienes vivieron el hecho real.
    Pero hay que ponerle unos tintos encima para que sean divertidas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Mejor, mucho mejor que ningún director de cine se acerque a esos documentos… o a esas tribus. Nunca debería suceder lo que sucede. Nunca. Porque casi siempre los directores, los actores, las historias guionadas por guionistas a sueldo no se acercan a la realidad latente y batiente como lo hace usted socio-amigo, o viceversa.

    No sé con qué me quedo, no sé, digo… si con sus letras, si con las ganas de seguir investigando, si con el vídeo que ya está entre los favoritos, en cuanto a documentos, que guardo en mi perfil de youtube.

    Es usted un maestro. Pero de los buenos. O un vaso, o una vajilla entera, de vasos comunicativos, que no comunicantes… porque lo que usted muestra, escribiéndolo como lo hace, tratándolo como lo trata, transmitiéndolo como lo transmite, es genuino, es preciso, es precioso.

    Huelga decir que el revuelo coge forma en mi interior, en mi cabeza, la pensante, en mis ojos, espejos de sus historias, o en el almacén de mis sentimientos cada vez que leo lo que leo cuando nos cuenta lo que nos cuenta.
    Está documentado, otra vez, huelga decirlo. Está al día, a la noche, a la tarde, a las horas eternas en las que la historia se hace letra entre sus dedos.

    Un placer, vamos…

    Y un abrazo, en ON.

    Mario

    (sí que aprendo con usted, sí... Y que siga siendo así, sin olvidarnos de sus relatos... )

    ResponderEliminar
  10. Don Mario: Siempre tan generoso con sus comentarios. Uno ya se queda sin palabras, anonadado ante tanto afectuoso trato de quien se admira y dice admirarnos. Un circulo sanamente vicioso, que genera nuevos desafíos y escritos para intercambiar y disfrutar entre cafés y letras.
    La pregunta que flota en mi casa y que no podemos contestar reclama saber si usted ya ha publicado algo en papel, con folios, pegados y cocidos, munido de tapas coloridas donde figure un título junto a su nombre. Es decir: ¿Ha publicado un libro? y si no es así ¿qué ha estado esperando, hombre?
    Un abrazo compañero.

    ResponderEliminar
  11. Amigo, socio, narrador... la verdad, la de la buena, es que llevo escribiendo un par de años. O menos. Y dos años o menos se traducen en dieciocho relatos, contando, obvio, el último que me ha comentado.
    Mi familia me pregunta lo mismo. Algunos amigos, también. Yo, sin embargo, no me lo pregunto. Soy lector, soy un yonqui de la literatura, no un camello.
    Pero desde mi primer relato en mi blog, he seguido escribiendo. Una amiga me invitó, como oyente, a un taller de literatura, de relato corto, y asistí. A la semana siguiente, ya preparé un texto (el primero de mi blog "el taller de escritura")
    Y en esas, o estas... estamos... Quizás algún día me anime un poco, o lo suficiente como para escribir algo que me obligue a presentarme a un concurso de relato corto, como poco, como corto...

    Muchas gracias por sus palabras y, claro, perdone mi incursión en su blog con semejante parrafada que no se ciñe en nada a su texto...
    Pero tenía que contestarle.
    Claro que también puede no publicar esta entrada, sería lo más entendible...

    Recibe un abrazo, fuerte como mis cafés, escrito, como mi pretérito.

    Mario

    ResponderEliminar
  12. Don Mario: Muchas gracias por la respuesta. He visitado su blog para leer lo mencionado y ya habrá un comentario por allí también.
    Le digo, no espere ser premiado, hágalo usted y publique directamente, no es tan caro.
    Cuando se decida le paso los datos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

¿Sobrevivió a mi punto de vista? ¡Ahora es su turno!
Sin embargo como los comentarios son una gentileza entre usted y yo, se moderarán y anularán aquellos subidos de tono, agresivos o que utilicen lenguaje soez.
Aproveche su oportunidad , dele, que total nadie lo está mirando y acá lo tratamos mejor que en el mundo real.

Comenta aquí con tu perfil de Facebook

 

OPin Pinturas

OPin cuentos

Seguir por Email

-¿Qué somos?, ¿Adónde vamos?-No tenemos la más pálida idea.
El psicoanalista no nos mandó tener un blog. No estamos escribiendo un libro, ni somos periodistas en trabajo práctico. No hablamos de nuestros ex, ni de sexo, ni de estreñimientos. No tenemos segundas personalidades como "groncho grasa" , "pituco fiestero" o "mujer de la vida". No somos poetas ni tenemos fotos de gatitos o figuritas con brillantina que se mueven.
Eso sí, hablamos en primera persona del plural de nosotros mismos. Algo raro teníamos.

Aviso de uso

Los contenidos de este blog, con excepción de los cuentos y pinturas originales, son de libre disposición, no comercial, siempre que se cite su origen. Si desea reproducir alguna de las entradas en su sitio, sólo tiene que citar su procedencia y establecer un enlace con el blog, manteniendo sus fuentes. Las fotografías de este blog han sido obtenidas de la red, si usted es su autor y cree que se vulneran sus derechos, póngase en contacto con nosotros y serán retiradas una vez se verifique su propiedad. Queda bajo su responsabilidad el uso que haga con lo extraído del blog.

DMCA.com
Volver ARRIBA
Copyright © 2010- | Nuevo BlogOPin.a® | Designed by Templateism.com | Improved by OPinTemplates