domingo, 28 de noviembre de 2010

Cajas de zapatos mentales

Compartir
El otro día, en un momento de descanso me acordé de esto que es muy cómico para los que andamos en temas cercanos a la física y resulta muy instructivo para todos, incluso para algunos que viven sus vidas y desarrollan ideas dentro de cajas tan limitadas como las de los zapatos.

Sir Ernest Rutherford, presidente de la Sociedad Real Británica y Premio Nobel de Química en 1908, contaba la siguiente anécdota:

Hace algún tiempo, recibí la llamada de un colega. Estaba a punto de poner un cero a un estudiante por la respuesta que había dado en un problema de física, pese a que éste afirmaba en forma rotunda que su respuesta era absolutamente acertada.

Profesores y estudiantes acordaron pedir arbitraje de alguien imparcial y fui elegido yo. Leí la pregunta del examen y decía:

"Demuestre cómo es posible determinar la altura de un edificio con la ayuda de un barómetro".

El estudiante había respondido: "Lleve el barómetro a la azotea del edificio y átele una cuerda muy larga. Descuélgelo hasta la base del edificio, marque y mida. La longitud de la cuerda es igual a la altura del edificio".

Realmente, el estudiante había planteado un serio problema con la resolución del ejercicio, porque había respondido a la pregunta correcta y completamente.
Por otro lado, si se le concedía la máxima puntuación, podría alterar el promedio de sus estudios, obtener una nota más alta y así certificar su alto nivel en física; pero la respuesta no confirmaba que el estudiante tuviera ese nivel.

Sugerí que se le diera al alumno otra oportunidad. Le concedí seis minutos para que me respondiera la misma pregunta pero esta vez con la advertencia de que en la respuesta debía demostrar sus conocimientos de física. Habían pasado cinco minutos y el estudiante no había escrito nada.

Le pregunte si deseaba marcharse, pero me contestó que tenia muchas respuestas al problema.
Su dificultad era elegir la mejor de todas. Me excuse por interrumpirle y le rogué que continuara.

En el minuto que le quedaba escribió la siguiente respuesta: "se toma el barómetro y se lanza al suelo desde la azotea del edificio, se debe calcular el tiempo de caída con un cronometro. Después se aplica la formula altura = 0,5 por A por T2. Y así obtenemos la altura del edificio".

En este punto le pregunte a mi colega si el estudiante se podía retirar.
Le dio la nota mas alta.

Tras abandonar el despacho, me reencontré con el estudiante y le pedí que me contara sus otras respuestas a la pregunta. Bueno, respondió, hay muchas maneras, por ejemplo, se toma el barómetro en un día soleado y se mide la altura del barómetro y la longitud de su sombra. Si medimos a continuación la longitud de la sombra del edificio y aplicamos una simple proporción, obtendremos también la altura del edificio.

Perfecto, le dije, ¿y de otra manera? Sí, contestó; este es un procedimiento muy básico para medir un edificio, pero también sirve. En este método, se toma el barómetro y se comienza en las escaleras del edificio en la planta baja.
Según se sube las escaleras, se va marcando la altura del barómetro y contando el nùmero de marcas hasta la azotea. Se multiplica al final la altura del barómetro por el numero de marcas que se han hecho y ya se obtiene la altura. Este es un método muy directo.

Por supuesto, si lo que quiere es un procedimiento mas sofisticado, puede atar el barómetro a una cuerda y moverlo como si fuera un péndulo.
Si calculamos que cuando el barómetro está a la altura de la azotea la gravedad es cero y si tenemos en cuenta la medida de la aceleración de la gravedad al descender el barómetro en trayectoria circular al pasar por la perpendicular del edificio, de la diferencia de estos valores, y aplicando una sencilla formula trigonométrica, podríamos calcular, sin duda, la altura del edificio.

En este mismo estilo de sistema, se puede atar el barómetro a una cuerda y descolgarlo desde la azotea a la calle. Usándolo como un péndulo es posible calcular la altura midiendo su periodo de precesión. En fin, concluyó, existen otras muchas maneras.

Probablemente, siguió, la mejor sea tomar el barómetro y golpear con él la puerta de la casa del portero. Cuando abra, decirle: señor portero, aquí tengo un bonito barómetro. Si usted me dice la altura de este edificio, se lo regalo.

En este momento de la conversación, le pregunté si no conocía la respuesta convencional al problema (la diferencia de presión marcada por un barómetro en dos lugares diferentes nos proporciona la diferencia de altura entre ambos lugares) Evidentemente, dijo que la conocía, pero que durante sus estudios sus profesores habían intentado enseñarle a pensar.

El estudiante se llamaba Niels Bohr (el de la foto), físico danés, premio Nobel de Física en 1922, más conocido por ser el primero en proponer el modelo de átomo con protones y neutrones y los electrones que lo rodeaban. Fue fundamentalmente un innovador de la teoría cuántica.
Al margen del personaje, lo divertido y curioso de la anécdota, lo esencial de esta historia, es que

LE HABÍAN ENSEÑADO A PENSAR.

Este post está dedicado a quienes repiten como loros, lo que les han enseñado como tales y son, por lo tanto,  incapaces de pensar fuera de sus cajas estructuradas. Las mismas cajas que con el tiempo se han llenado de lugares comunes, frases hechas, consignas huecas y supuestas buenas intenciones, todas cosas que ocupan espacio pero nunca los harán personas mejores.


Decía Erich Fromm
"Si soy como todos los demás, si no tengo sentimientos o pensamientos que me hagan diferente, si me adapto en las costumbres, las ropas, las ideas, al patrón del grupo, estoy salvado; salvado de la temible experiencia de la soledad. Los sistemas dictatoriales utilizan amenazas y el terror para inducir esta conformidad; los países democráticos, la sugestión y la propaganda."
Taluego


El recuerdo es gentileza de mi amigo David Gleiser y repite esta noche en www.jovatolandia.blogspot.com

Difúndalo, péguelo en su muro de Facebook, retwittéelo y envíeselo por mail a todos los que quiera.
Pero no olvide mencionar la fuente.
NINGÚN TEXTO ES ANÓNIMO.

Tags: , ,

SÚMESE A NUESTROS AMIGOS


Publicado por

El artículo Cajas de zapatos mentales fue publicado por O Pin el domingo, 28 de noviembre de 2010. Esperamos que le sea de alguna utilidad o interés. Gracias por su visita y no olvide dejar su comentario antes de partir. Hasta el momento hay 7 comentarios: en el post Cajas de zapatos mentales

7 comentarios:

  1. OPin
    Gracias por este post maravilloso.
    Imperdible
    Aprender a pensar deberia ser una rutina, que ejercita la memoria, pero por sobre todas las cosas permite la diversidad y evita el fanatismo.
    Saludos
    Maria del Carmen

    ResponderEliminar
  2. Me encantó, la historia, y su manera de relatarla, sin perder nunca ese sentido del humor que le caracteriza, aunque hablemos de cuantica :-)

    cariños

    ResponderEliminar
  3. Doña María del Carmen. Me alegra que le haya gustado el post. Espero que se haga comentarista permanente.
    Bienvenida.

    ResponderEliminar
  4. Doña Noah. Querida amiga del ciber espacio. En este caso no me puedo arrogar la autoría, pero la anécdota es espectacular y merecía ser compartida con quienes siguen el blog.
    Además pensé que era oportuno citar al amigo Erich Fromm, con una definición sumamente educativa, con la que, una vez más, nos pone en alerta para evitar aquello en que siempre se cae por la manipulación de nuestros pares.

    Un cariño para usted tan grande que no entra en la pantalla.

    ResponderEliminar
  5. Buena anècdota, no la concìa.

    Es pensamiento lateral "in extremis".

    antes de Bohr-Ruteherford, hubo dos modelos de atomos, (pero no como el de ellos).

    Uno era el de Thompson. Y el otro no me lo acuerdo!!

    Y eso que escribì un libro de fìsica para secundarios!

    el alemàsn es. Ese alemàs de porquerìa.


    saludos

    ResponderEliminar
  6. Don Gaucho: Los alemanes se quedaron medio atrás con los modelos atómicos. El que ganó el Nobel por su sistema de mecánica cuántica fue Werner Karl Heisenberg (el del principio de incertidumbre)y el modelo que le faltó es el de Dalton. No crea que me los acuerdo de memoria, pero me alegra que me los haga repasar.
    Un abrazo nuclear

    ResponderEliminar
  7. Don Gaucho: Aunque pensándolo bien puede que usted permute austriaco por alemán (los dos toman abundante cerveza y le hablan feo)y esté refiriéndose al modelo de Schrödinger. Si es así se me fue para los modelos ondulatorios, muy modernoso lo suyo.
    Me supera
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

¿Sobrevivió a mi punto de vista? ¡Ahora es su turno!
Sin embargo como los comentarios son una gentileza entre usted y yo, se moderarán y anularán aquellos subidos de tono, agresivos o que utilicen lenguaje soez.
Aproveche su oportunidad , dele, que total nadie lo está mirando y acá lo tratamos mejor que en el mundo real.

Comenta aquí con tu perfil de Facebook

 

OPin Pinturas

OPin cuentos

Seguir por Email

-¿Qué somos?, ¿Adónde vamos?-No tenemos la más pálida idea.
El psicoanalista no nos mandó tener un blog. No estamos escribiendo un libro, ni somos periodistas en trabajo práctico. No hablamos de nuestros ex, ni de sexo, ni de estreñimientos. No tenemos segundas personalidades como "groncho grasa" , "pituco fiestero" o "mujer de la vida". No somos poetas ni tenemos fotos de gatitos o figuritas con brillantina que se mueven.
Eso sí, hablamos en primera persona del plural de nosotros mismos. Algo raro teníamos.

Aviso de uso

Los contenidos de este blog, con excepción de los cuentos y pinturas originales, son de libre disposición, no comercial, siempre que se cite su origen. Si desea reproducir alguna de las entradas en su sitio, sólo tiene que citar su procedencia y establecer un enlace con el blog, manteniendo sus fuentes. Las fotografías de este blog han sido obtenidas de la red, si usted es su autor y cree que se vulneran sus derechos, póngase en contacto con nosotros y serán retiradas una vez se verifique su propiedad. Queda bajo su responsabilidad el uso que haga con lo extraído del blog.

DMCA.com
Volver ARRIBA
Copyright © 2010- | Nuevo BlogOPin.a® | Designed by Templateism.com | Improved by OPinTemplates