sábado, 23 de octubre de 2010

Un médico con plata

Compartir
Había nacido en la ciudad de Salta, el 21 de Febrero de 1826. De pequeño se trasladó con su familia a Buenos Aires, donde cursó sus estudios secundarios y universitarios, graduándose como médico en 1846
Aún siendo niño, desde su Salta natal se trasladó con su familia hacia Buenos Aires, donde curso como conspicuo alumno sus estudios secundarios y universitarios, graduándose de médico en 1846, versando su tesis sobre el contagio del cólera. Por ese entonces, era un apuesto joven de arrogante y magra figura, elevada estatura, nariz fina, mirar profundo, tez notablemente blanca, adornado todo ello, con cuidados bigotes y perilla de corte francés. Minucioso en su vestir, se destacaba por sus modales señoriales, su pausada elocuencia y clara inteligencia.
Su padre figuró entre los firmantes del Acta de Fundación de la Universidad de Buenos Aires el 12 de Agosto de 1821, siendo el primer Profesor de Obstetricia de la novel institución. Se lo contó también entre los fundadores de la Academia Nacional de Medicina.
Su madre, criolla de la más selecta estirpe porteña fue Doña María del Rosario Chavarría , hermana del que fuera por decreto del presidente Mitre en 1862 canónigo de nuestro Cabildo Metropolitano, el Presbítero Matías de Chavarría.
El hombre además de ser un obstetra destacado tal como su padre lo fuera, descolló en la política, tanto que en  1865,  se lo elevó al rango de Senador por la provincia de Buenos Aires, cargo que detentó hasta 1870, destacándose como hombre de consulta, especialmente en temas vinculados con la higiene y la salud pública.
En septiembre de 1869, a los 43 años de edad, contrajo matrimonio con Amalia Pelliza Pueyrredón, una hermosa joven de 15 años nieta del que fuera Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata. Diferencias de edad que para la época eran cosas nimias. Al poco tiempo de casados, tocó la desgracia a su puerta con la muerte de doña Rosario y una gravísima Viruela confluente que arrasó con la belleza de doña Amalia.
Desde ese momento el hombre no fue el mismo y la señorial y alegre casa de la calle Del Parque (hoy Lavalle) esquina Suipacha donde ahora se encuentra el Cine Select Lavalle se encerró en sí misma.
Se cerraron las persianas y las cortinas en forma permanente, impidiendo la entrada de la luz a las habitaciones. Se limitaron las visitas a unas pocas personas muy seleccionadas y se cortó con cualquier vínculo social.
El hombre era poseedor en aquella altura de su vida de una inmensa fortuna proveniente del ejercicio de su profesión y la herencia de su tío. Era un ser extrovertido y alegre, pero pasó a ser casi de inmediato un ser hosco, taciturno y poco propenso a los gastos de la casa y de la vestimenta. Parecía que ya nada le parecía importante en la vida.
Con la edad vinieron los achaques y ellos fueron atendidos por su esposa y hermana con la asistencia profesional de famoso Doctor Nicolás Repetto. Una vez recuperado en lo físico, fue evidente el daño mental.
Se volvió mucho más agresivo, instituyendo en el hogar un régimen intolerable, a tal punto que su esposa temiendo por su vida, huye de la casa en Diciembre de 1900, radicándose en la República Oriental de Uruguay, donde moriría, años más tarde, pobre y abandonada por todos .
Es que el hombre en su locura decidió ignorarla en su testamento donde dispuso que todos sus bienes se destinaran a la construcción de un hospital.
La condición, en su odio recién nacido contra las mujeres, era que fuera un "Hospital para Hombres"
El acta número trescientos noventa y cinco de la Sección Décima Cuarta del Registro, informa que "en la Capital de la República el día 08 de agosto de 1904 a las 10,00 Hs de la mañana, en su domicilio de la calle Lavalle novecientos diez y nueve, según lo que consta en el certificado extendido por el médico Agustín Drago, falleció a raíz de " Uremia " Carlos Durand”.
Hoy su hospital es uno de los más importantes de la Ciudad de Buenos Aires y lleva su nombre.
"Hospital de agudos Carlos Gustavo Durand".
Una locura que ha tenido una sola víctima y muchos beneficiarios.
Taluego.
Fuente del texto original: Hospital Durand Autores reseña: Francella Jorge Luis y Cubellun León



Difúndalo, péguelo en su muro de Facebook, retwittéelo y envíeselo por mail a todos los que quiera.
Pero no olvide mencionar la fuente.
NINGÚN TEXTO ES ANÓNIMO.

Tags: , , , ,

SÚMESE A NUESTROS AMIGOS


Publicado por

El artículo Un médico con plata fue publicado por O Pin el sábado, 23 de octubre de 2010. Esperamos que le sea de alguna utilidad o interés. Gracias por su visita y no olvide dejar su comentario antes de partir. Hasta el momento hay 13 comentarios: en el post Un médico con plata

13 comentarios:

  1. Estaba chapita.

    Pero fundò un hospital.

    Peor fue Raùl Baròn Biza.

    Escribì sobre èse. Un dìa lo voy a poner.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Por que esa manía hacia la mujer? era por su demencia?
    Interesante historia, y como siempre narrada de forma excepcional.

    Un abrazo socio,y felicidad.

    ResponderEliminar
  3. Don Gaucho: No me da el cuero para hacer una reseña de Barón Biza. Un tipo muy complejo. Pero a la mujer le hizo un monumento en Alta Gracia. Por lo menos a la alemana actriz y piloto que se mató en una carrera de aviones. El ala monumental se veía desde toda Córdoba.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Doña Noah: Pienso que tal vez porque las mujeres en aquellas épocas vivían vidas sometidas en muchas aspectos y desquitaban sus frustraciones con los maridos. Que a su vez querían esclavas en lugar de pares. Al menos eso cuentan. La verdad era que ellas eran tan conflictivas como los hombres pero no las dejaban ser económicamente independientes como para dar un portazo y mandarse a mudar y tratar de vivir su vida como esta señora. Pobre, mire como terminó.
    Sería un Matriarcado Machista;)
    Un cariño.

    ResponderEliminar
  5. Doña Cantares: Y la debí modificar pues algunas fuentes confunden al padre con el hijo. Incluso dicen que éste personaje fue el primer médico policial y encargado de la morgue y las defunciones judiciales, cuando en realidad habría sido el padre.
    Aún no lo pude verificar pero me atengo a la biografía publicada por el Hospital.
    Un cariño.
    Ah y conté 28 velitas en la torta...

    ResponderEliminar
  6. Tengo la historia escrita, de Baron biza.

    Es todo tan distinto, de lo que se comenta!!

    El nombre de ella, era "Miriam Sttefford". Muy anglosajòn.

    Pero la verdad, no. Se llamaba "Marìa Rossi", pero era actriz de radionovelas, y se puso ese alias!!! (atorranta!!)

    Ya lo voy a poner. Ahora entrò el "Caso Dreyfus".

    Saludos

    ResponderEliminar
  7. jajajaja
    se cayeron unas cuantas decenas de velas jajajaja
    Este es el socialista?
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Interesante la historia, y esta paradoja de una víctima y muchos beneficiarios (entre los que me cuento). Vivía muy cerca y más de una vez, en lugar de ir al parque del centenario, tuve que ir a la guardia de ese hospital. Cómo estará hoy?, como Rosario en el Uruguay?

    ResponderEliminar
  9. Don Gaucho: Ya estoy esperando su reseña pues pasé a disfrutar la de hoy y estaba impecable.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Doña Cantares: ¿Será? no se. Pero las velas las conté bien, lo que pasa es que usted me recortó la foto.
    Un cariñazo.

    ResponderEliminar
  11. Don SAL: ¿Así que del barrio? Me alegra que lo hayan tratado bien. Pienso que el hospital sigue por obra y gracia de los médicos y empleados pues las remesas y el sistema de salud en general está totalmente fracturado. Lo que sufren los médicos es increíble.
    Le mando un abrazo, le agradezco que me lea y le pregunto Rosario en Uruguay no lo conozco ¿es lindo?

    ResponderEliminar

¿Sobrevivió a mi punto de vista? ¡Ahora es su turno!
Sin embargo como los comentarios son una gentileza entre usted y yo, se moderarán y anularán aquellos subidos de tono, agresivos o que utilicen lenguaje soez.
Aproveche su oportunidad , dele, que total nadie lo está mirando y acá lo tratamos mejor que en el mundo real.

Comenta aquí con tu perfil de Facebook

 

OPin Pinturas

OPin cuentos

Seguir por Email

-¿Qué somos?, ¿Adónde vamos?-No tenemos la más pálida idea.
El psicoanalista no nos mandó tener un blog. No estamos escribiendo un libro, ni somos periodistas en trabajo práctico. No hablamos de nuestros ex, ni de sexo, ni de estreñimientos. No tenemos segundas personalidades como "groncho grasa" , "pituco fiestero" o "mujer de la vida". No somos poetas ni tenemos fotos de gatitos o figuritas con brillantina que se mueven.
Eso sí, hablamos en primera persona del plural de nosotros mismos. Algo raro teníamos.

Aviso de uso

Los contenidos de este blog, con excepción de los cuentos y pinturas originales, son de libre disposición, no comercial, siempre que se cite su origen. Si desea reproducir alguna de las entradas en su sitio, sólo tiene que citar su procedencia y establecer un enlace con el blog, manteniendo sus fuentes. Las fotografías de este blog han sido obtenidas de la red, si usted es su autor y cree que se vulneran sus derechos, póngase en contacto con nosotros y serán retiradas una vez se verifique su propiedad. Queda bajo su responsabilidad el uso que haga con lo extraído del blog.

DMCA.com
Volver ARRIBA
Copyright © 2010- | Nuevo BlogOPin.a® | Designed by Templateism.com | Improved by OPinTemplates