lunes, 4 de octubre de 2010

Su Gerencia Opinática Nº 7 / Cordones amarillos

Compartir


Me encantan los automóviles. Viviría adentro de uno que tenga baño, LCD, sofá cama, cocina y dos dormitorios. Me encanta que la gente pueda comprarse su autito. Que paseen polusionando el ambiente con total alegría. Me ilusiona haber visto mi primer Prius de Toyota circulando por mi barrio. Estoy chocho con los modelos nuevos que salen cada año dejando a los compradores siempre con algo desactualizado e inferior apenas lo han sacado del concesionario. Salto de alegría cada vez que cierran una estación de servicio para construir otra mega torre de pésimo gusto y peores materiales. Vomito de júbilo cuando pasan los autitos sin contrato sacando fotos por mal estacionamiento a todo pobre hombre que trata de hacer lo suyo. Se me produce un derrame pleural de placer cuando me sacan una foto en la ruta y me llega la multa a casa por haber excedido el límite por cinco, 5 (CINCO)  .....  V, IIIII, kilómetros por hora y me quieren cobrar 150 USA, pero si hago pago voluntario me lo bajan a 120. (y pensar que me fui con la carpa para ahorrar). Se me rompe la fistula  purulenta cuando veo a las grúas pasar con el auto más pobretón que había en la cuadra mientras los BMW, Mercedes Benz y Porsche tapan las bajadas para discapacitados o estacionan sobre la línea peatonal. Me meo reiteradamente por el  placer infinito que me producen los autos que aceleran usando la ciclovía como carril preferencial mientras todos los giles esperamos que el de adelante avance. Me produce diarrea líquida ver como los taxistas "volados" en no se cuantos lexotanil, con tinto o valium al whisky se ponen en interminables filas a paso de hormiga por la vía rápida y cuando querés andar despacio te rompen los tímpanos entre otras cosas a bocinazos. Tengo orgasmos espasmódicos de placer irrefrenable cuando las señoras mamás esperan sobre el cordón que el semáforo le de paso mientras el bebé y su carrito ya se encuentran en medio de la calle gracias a que  están en el otro extremo de sus brazos . Esas que mientras tanto te observan con su clásica cara de dobolu nosáparaquemeembaracé  como pidiendo a ver quién les aplasta el crío. Me produce hemorroides y flatulencias incontenibles  ver como las señoras que apenas alcanzan a los pedales y no se les ve ni la cabeza asomando al nivel del volante, hablan por celular mientras zigzaguean en medio de la avenida más transitada pisando gente. Exudo bilis de la emoción resultante cuando veo que en cualquier horario camiones y automóviles se estacionan poniendo la baliza en doble mano, mientras se alternan en ocupar el lado derecho y el izquierdo como si todo fuera igual.
Pero lo que más me alegra la vida es que aún cuando la cantidad de automóviles se ha incrementado exponencialmente,  pretenden que uno pueda estacionar.
Ya no quedan estacionamientos por el auge de las edificaciones y los que hay quieren cobrarte como si fueran un resort con vista al mar en una playa Caribeña.
En los últimos años, esos dueños del espacio automotor,  han incrementado sus tarifas a razón de 50% al año.
Claro, Macri quiere dejar estacionar en ambas manos, pero los antitodoporlasdudasquegane no lo dejan. Y seguimos con los carteles con la E mayúscula en azul que nos permite estacionar a la izquierda.
OK. Gracias.
Realmente un desperdicio de dinero de los contribuyentes si pensamos que en los lugares que lo ponen apenas si hay lugar disponible para detenerse.
Veamos:
En los 100 metros de la calle típica existen al menos 10 edificios de 10 metros de frente.
Cada uno de ellos tiene una explanada para entrada de autos de unos 4 metros de ancho sumando unos 40 mts dedicados para estacionar, pero sólo dentro de los edificios privados y si vivís ahí.
Adicionalmente hay 10 metros en cada esquina de cordón amarillo, indicando que allí tampoco es posible , aunque exista el consabido cartel de la E azul mayúscula.  
20 menos.
Usualmente hay 5 metros reservados para estacionamiento para discapacitados.
Sumamos 40+20+5=65 mts perdidos, lo que nos deja 35 libres que podrían servir para 10, tan sólo 10 autos pequeños.  Muuuyyyy pequeñitos y sin espacio que los separe.
Si es zona de torres, cada torre se lleva al menos el 50% en entradas y salidas de autos o estacionamientos privados a todo lo largo de la cuadra.(Ver por ejemplo Juncal entre Bulnes y Salguero donde hay un solo lugar para el resto del mundo). Y no le digo nada de las sinagogas, mutuales y escuelas judías que arman un prohibido estacionar o detenerse en medio de la única cuadra que tenia el mencionado cartel de la E invitándonos a que la MOSAD nos vuele por el aire ante cualquier mal entendido o eventualidad.
Sumado a esto nos encontramos con los vivos que ahora corren a la ferretería y compran su latita de pintura amarillo municipal y se pintan el cordón del frente de su casa para que nunca les falte lugar donde aparcar Total los energúmenos de la grúa ven amarillo y zas, levantan y llevan para facturar.
Digo yo, y acá está la Su Gerencia Opinatica, ¿qué se creían? Que me había olvidado? No, lo que digo es: 

PINTEMOS TODOS LOS CORDONES DE LA CIUDAD DE AMARILLO 
si total... ya no hay diferencia.

Taluego

Difúndalo, péguelo en su muro de Facebook, retwittéelo y envíeselo por mail a todos los que quiera.
Pero no olvide mencionar la fuente.
NINGÚN TEXTO ES ANÓNIMO.

Tags:

SÚMESE A NUESTROS AMIGOS


Publicado por

El artículo Su Gerencia Opinática Nº 7 / Cordones amarillos fue publicado por O Pin el lunes, 4 de octubre de 2010. Esperamos que le sea de alguna utilidad o interés. Gracias por su visita y no olvide dejar su comentario antes de partir. Hasta el momento hay 10 comentarios: en el post Su Gerencia Opinática Nº 7 / Cordones amarillos

10 comentarios:

  1. Ha pensado en la bicicleta?, por el aparcamiento y por la 46, es solo una sugerencia :-)

    Opin, realmente es ud buenísimo, estos relatos de humor e ironía, son una joya.

    Le felicito en todos los colores,menos el amarillo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Doña Noah: Es un nuevo género literario que está haciendo furor en Siberia y se denomina "Diatriba de conductor frustrado" con reminiscencias de "Un día de furia".
    Cataratas de palabras catárticas amarillistas que sientan bien luego de un día de manejar por Buenos Aires Capital.

    Gracias por sus elogios y felicitaciones por sus convocados.

    Cariños estacionados.

    ResponderEliminar
  3. yo le premderìa fuego a todos los autos estacionados en doble fila. Eso me molesta,

    Una vez di marcha atràs con el rastrojero de la empresa, y le rompì los faros a un auto importado que estacionò delante de la cochera de mi casa. Esa me la acuerdo.

    Pequeñas cosas, pero lo hacen mas llevadero.

    saludos!!

    ResponderEliminar
  4. Yo le diría que se tomer un tecito de tilo.
    El post es excelente pero hombre como ha sufrido ud.
    Necesita varios especialistas para tratar todos losmales provocados por los autos.
    Y no relata cuando las mamás estacionan en doble-triple fila para dejar a los nenes en la escuela y si la escuela es de medio pelo para arriba nadie les dice nada.
    Una respondió a los bocinazos con un ¡soy una madre! mientras bajó del auto a la criatura, la despidió en la puerta del cole y con toda calma regresó a su autito, linda la señora.
    Yo me pasé a los taxis.
    No pago seguro ni patentes ni combustible ni nada, me busca en la puerta y me deja en la puerta del domicilio donde voy.
    Tenga una linda noche y un mejor día o a la inversa, es a elección.
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  7. Don Gaucho: Por estos pagos cada día esta peor. Ya es cuestión de regresar entero porque hasta andan armados en los autos.
    Yo por las dudas nunca estaciono.
    Voy haciendo surco al andar.
    (Ojalá no aumente la nafta...)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Doña Cantares: Tiene razón, me olvidé.
    Hace poco estaba estacionado cerca de una de esas escuelas y me encerraron dos mamás con dos camionetas 4x4 inmensas y se iban caminando lo más panchas a casi una cuadra del lugar.
    Ahi nomás me baje y les pedí cortesmente que me dejaran el lugar para sacar mi auto.
    Con mala cara volvió y lo corrió justo para donde no debía, así me la dejaba más complicada, pero luego de ochocientas maniobras logre sacar el mío.
    No sé como fue que le apareció un pequeño bollo a la camioneta de ellas.
    Muy bueno no debo ser manejando.
    Cariños.

    ResponderEliminar
  9. Genial la descripción, solo agregaría las "mamis" y los "papis" (léase con tono de docente primaria) que dejan su auto en doble o triple fila para dejar o recoger a su niño (según corresponda al horario), ignorando por completo que tras ellas hay una cola interminable de bondis y autos que tienen el atrevimiento de querer pasar por ahí, y que si luego aceleran un poquito, les llega una multa porque tras de un arbol hay un cartel que dice máxima 20!!!!!

    ResponderEliminar
  10. Don SAL: Muchas gracias y tiene razón, ya son varios los que coinciden con usted. Se me ha pasado en el momento del post pero hemos agregado algunos comentarios al respecto.
    Hoy despues de manejar un rato aparecieron más pero bueno en una de esas el año que viene hacemos otro post complementario.

    Le mando una gran abrazo amigo.

    ResponderEliminar

¿Sobrevivió a mi punto de vista? ¡Ahora es su turno!
Sin embargo como los comentarios son una gentileza entre usted y yo, se moderarán y anularán aquellos subidos de tono, agresivos o que utilicen lenguaje soez.
Aproveche su oportunidad , dele, que total nadie lo está mirando y acá lo tratamos mejor que en el mundo real.

Comenta aquí con tu perfil de Facebook

 

OPin Pinturas

OPin cuentos

Seguir por Email

-¿Qué somos?, ¿Adónde vamos?-No tenemos la más pálida idea.
El psicoanalista no nos mandó tener un blog. No estamos escribiendo un libro, ni somos periodistas en trabajo práctico. No hablamos de nuestros ex, ni de sexo, ni de estreñimientos. No tenemos segundas personalidades como "groncho grasa" , "pituco fiestero" o "mujer de la vida". No somos poetas ni tenemos fotos de gatitos o figuritas con brillantina que se mueven.
Eso sí, hablamos en primera persona del plural de nosotros mismos. Algo raro teníamos.

Aviso de uso

Los contenidos de este blog, con excepción de los cuentos y pinturas originales, son de libre disposición, no comercial, siempre que se cite su origen. Si desea reproducir alguna de las entradas en su sitio, sólo tiene que citar su procedencia y establecer un enlace con el blog, manteniendo sus fuentes. Las fotografías de este blog han sido obtenidas de la red, si usted es su autor y cree que se vulneran sus derechos, póngase en contacto con nosotros y serán retiradas una vez se verifique su propiedad. Queda bajo su responsabilidad el uso que haga con lo extraído del blog.

DMCA.com
Volver ARRIBA
Copyright © 2010- | Nuevo BlogOPin.a® | Designed by Templateism.com | Improved by OPinTemplates