martes, 21 de septiembre de 2010

Cuento - Los vapores del wasabi

Compartir
En cuanto a las letras se refiere , cuando veo al Gaucho armar un soneto ateniéndose a catorce versos endecasílabos distribuidos en dos cuartetos y dos tercetos, me agarra el espasmo, el ataque de caspa y el síncope iletrado de quién no puede atenerse a ninguna regla matemática a la hora de escribir.
¿Cómo hace para que además sea maravilloso el contenido?
Pero como hace años que decidí sólo competir conmigo mismo, de forma tal de obtener un equilibrio perfecto de resultados, me manejo con el cuento y el relato, que es donde me va un poco mejor.
Así cuando la Maga de Lioncourt , dueña del blog Viaje en Globo, planteó un concurso de cuentos, de estilo fantástico y de hasta tres páginas A4 en Arial 12 de extensión, me autodesafié a cumplir con esos preceptos y concursar. 
Y ya está. 
Que macana que muchos buenos amigos de la blogosfera no se animaron a participar, porque estaba linda la idea.  Una pena también, porque la Maga le puso dentro de sus posibilidades mucha buena onda y el lugar contaba con canapés y calefacción central (pero no hay premio).
Así que el cuentito del mes es el que pergeñé para ese concurso y es el segundo caso en que trabajo al estilo periodístico ajustándome a una métrica de texto predeterminada. El otro caso es el cuento "Liturgia" que debía ocupar un pequeño espacio en una antología y entró justito.
La carpintería o estructura del relato que nos ocupa hoy se basa en tres pisos de pinotea. En la primer parte se desarrolla la denominada "Introducción" donde se introduce al lector en el relato aunque sea medio aburrido y difícil de entender. Estaba medio voleado cuando la escribí y tenía los anteojos empañados porque estaba haciendo un guiso de lentejas con chorizo colorado.
La segunda parte viene después de ésta y se denomina "La parte Central", que es la del medio y donde se divide la "Introducción" de la parte que la sucede. En este área del relato se termina la primera parte y se prepara al lector para entender la última parte que viene a continuación y dura hasta el final. Pasan muchas cosas en esta parte. Imagine un sándwich y verá que lo más interesante está justo donde hay mayonesa.
No se preocupe si no lo entiende porque son cosas de escritores ¿vio? Años de estudio en salita azul para saber leer muchos libros a la vez, pero ni idea de cómo escribir como la gente
La última parte o "Desenlace" es la que está al final y puede hacer que el cuento termine o que quede abierto o que cierre un circulo llevando nuevamente el  final al principio. Cuento circular que le dicen. No redondo. 
Esta parte es la menos aburrida de las tres, pues el lector ya está disfrutando con antelación  lo que va a poder hacer una vez que termine de leer un cuento tan zonzo, dividido en tres partes, como habíamos dicho, de pinotea.
El cuento no está acá, está aquí, en un nuevo template (plantilla blog) de Cuentos sin Rumbo en donde se puede opinar.  Si ya sé que es un template medio maricón, pero no me pude contener. debe ser que soy medio mariposón y no me dí cuenta. Las letras son un poquitín chiquitas (actualización: ya hay en la sidebar un ampliar letras, pruebelo) , así que si es medio chicato puede leerlo en este otro lugar que es un espejo al cuete pero con letra más grande.
No vaya a leer otro cuento como la otra vez, ¿me entiende? Éste se llama:
Si no entendió no importa, lo llevo en el autito como antes, vamos (tiene que hacer click en el autito porque si no, no arranca. No, no es una cocina, deje el encendedor electrónico en su lugar, use el mouse, haga click  con el mouse en el Amarillo para Cuentos sin Rumbo, o en el Rojito para La hoja Ilustrada)
Si usted se pregunta por qué miércoles no lo publico acá y nos evitamos un viaje tan largo al pedo, es muy simple, este no es mi blog de cuentos y allá nadie lo va a leer. Tengo que arrear lectores.
Además si se fija, allá no le pueden hacer Copiar/Pegar, pero me lo pueden plagiar imprimiendo la pantalla y copiando letra por letra. ¿Qué quién va a querer copiarme uno de mis miserables cuentos? Los alumnos secundarios sin ganas de trabajar, o sea todos, por supuesto. ¿Tamos?
!Ah¡ El concurso lo ganamos todos por falta de concursantes y jurados.

Taluego




Difúndalo, péguelo en su muro de Facebook, retwittéelo y envíeselo por mail a todos los que quiera.
Pero no olvide mencionar la fuente.
NINGÚN TEXTO ES ANÓNIMO.

Tags: ,

SÚMESE A NUESTROS AMIGOS


Publicado por

El artículo Cuento - Los vapores del wasabi fue publicado por O Pin el martes, 21 de septiembre de 2010. Esperamos que le sea de alguna utilidad o interés. Gracias por su visita y no olvide dejar su comentario antes de partir. Hasta el momento hay 6 comentarios: en el post Cuento - Los vapores del wasabi

6 comentarios:

  1. Mil disculpas OP!, ahora no puedo leer sus cuentos, es día lluvioso y estruendoso de laburo.

    Puedo decir algo para empezar.
    EL GAUCHO escribe maravilloso porque ES MARAVILLOSO,no se dio cuenta ud.?

    Atájese.Después entro con todo.Si me aburro, se lo digo, eh? Rece, ore, implore en lenguas...que puedo servirle de trampolín,ja!

    Abrazos desde "equipo" náutico
    Tapronto

    ResponderEliminar
  2. Mire Opin, yo supongo que hay muchas reglas en esto de la literatura, reglas, que evidentemente,yo desconozco, pero a mi me gusta leerle asi, a la brava, sin metricas ni ritmos, y creame que lo disfruto.

    Un abrazo, que se sube al auto, a ver a que cuentito me lleva.

    ResponderEliminar
  3. Empiezo, para variar un poco, felicitándolo. Es un placer sumo, y sigo, dejarme llevar por sus historias, por sus magistrales clases. Clases entre las clases, de ese maestro que se pregunta cómo puede componerse algo, como puede rimar algo, como puede entenderse algo, como puede y todos los cómos de antes, con acento, construirse las rimas de no sé quién sobre no sé qué.
    El caso, y el caso bueno, quiero decir... que su dicción, y sus maneras con la pluma virtual, crean escuela. O no, mejor crean envidia. Si me reencarno, algún día, quiero compartir siglo de las luces con usted. O reencarne en vocal, en su mente, que seguro, convencidísimo estoy, me dará una larga vida escrita.

    Y todo lo anterior sin olvidar lo mucho que mi alegría le debe a sus textos. Y mis risas, que son sonrisas vestidas con traje largo para la fiesta infinita de las palabras dictantes, dictadas, y doctas.
    En fin, fin de mi comentario a su pseudo introducción a los dos relatos. Ahora me voy, coche mediante, a sus cuentos sin rumbo sobre hojas ilustradas.

    Un abrazo, encadenado-relatado-litúrgico y en perfecto orden estructural.

    Ah, y muchas gracias, por sus comentarios con carácter retroactivo...

    Mario

    ResponderEliminar
  4. Doña Mónica: No se preocupe que si hay algo que no creo, es que mis cuentos sean buenos, así que puede decirme lo que quiera en confianza que seguramente yo ya me dije algo peor. Igual seguiré torturando al prójimo.
    Ojo con el Gaucho que es un tapado. A mi no me engaña, él se hace el poeta para ganarse la admiración de las féminas ;)
    No se ahogue.
    Cariños.

    ResponderEliminar
  5. Doña Noah: Y yo que estaba seguro que seguía la métrica y el ritmo apropiado. ¿No le digo? Si hasta dentro de los autos se hacen los mejores cuentos.
    Un cariño 16V

    ResponderEliminar
  6. Don Mario: Y eso que aún no ha leído el cuento. Mi amigo muchas gracias por incentivarme a seguir este camino y únase al club de los cafeinómanos literatos que es el más divertido. O, en caso de que no exista, inauguremos un blog con ese nombre y publiquemos allí los escritos. Podría ser Cafeinómanos, literatos, anónimos o CLA. (Seguro hay mejores ideas)
    Para mí es un disfrute leerlo en su blog viajando al pasado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

¿Sobrevivió a mi punto de vista? ¡Ahora es su turno!
Sin embargo como los comentarios son una gentileza entre usted y yo, se moderarán y anularán aquellos subidos de tono, agresivos o que utilicen lenguaje soez.
Aproveche su oportunidad , dele, que total nadie lo está mirando y acá lo tratamos mejor que en el mundo real.

Comenta aquí con tu perfil de Facebook

 

OPin Pinturas

OPin cuentos

Seguir por Email

-¿Qué somos?, ¿Adónde vamos?-No tenemos la más pálida idea.
El psicoanalista no nos mandó tener un blog. No estamos escribiendo un libro, ni somos periodistas en trabajo práctico. No hablamos de nuestros ex, ni de sexo, ni de estreñimientos. No tenemos segundas personalidades como "groncho grasa" , "pituco fiestero" o "mujer de la vida". No somos poetas ni tenemos fotos de gatitos o figuritas con brillantina que se mueven.
Eso sí, hablamos en primera persona del plural de nosotros mismos. Algo raro teníamos.

Aviso de uso

Los contenidos de este blog, con excepción de los cuentos y pinturas originales, son de libre disposición, no comercial, siempre que se cite su origen. Si desea reproducir alguna de las entradas en su sitio, sólo tiene que citar su procedencia y establecer un enlace con el blog, manteniendo sus fuentes. Las fotografías de este blog han sido obtenidas de la red, si usted es su autor y cree que se vulneran sus derechos, póngase en contacto con nosotros y serán retiradas una vez se verifique su propiedad. Queda bajo su responsabilidad el uso que haga con lo extraído del blog.

DMCA.com
Volver ARRIBA
Copyright © 2010- | Nuevo BlogOPin.a® | Designed by Templateism.com | Improved by OPinTemplates