sábado, 31 de julio de 2010

Salir a comer

Compartir
Me siento a escribir en la mejor confitería de Palermo. Claro, pienso que un poco de contacto con la realidad y la gente me va a prender esa lamparita de idea que me anda esquivando últimamente. Pido un café americano con una medialuna de manteca y edulcorante para simular que estoy siguiendo alguna dieta. 
Como es usual, el pedido viene  acompañado de algún complemento que por lo general sólo me servirían si no he pedido dicha medialuna o similar. Pero el mozo me conoce y me lo trae igual. Total, son sólo unas masitas.
A los diez minutos llega una mamá que supongo primeriza con su pequeño retoño escurridizo como sólo en la edad de los descubrimientos se pueden poner los niños. Ahí está, entre bebé y algo superior a un año, manteniendo ocupada a la madre que cada cinco segundos tiene que ir a buscar el chupete que la pequeña criatura escupe con total deleite hacia los lugares más cochambrosos del ambiente. 
La pobre mujer lo lava, lo chupa y se lo vuelve a poner en al boca al pequeño engendro que luego de mirarla torvamente lo escupe una vez más. Cansada de tanto ir y venir, la mamá (que dicho sea de paso está requetebuena) le da una de las masitas que sirven como complemento en el lugar. 
Si, casi siempre las traen en un  pequeño platito donde caben cuanto mucho dos o tres, como para que uno no pueda quejarse de pagar dos o tres dólares un simple jugo de paraguas. La bebota (porque ahora he visto que porta aros en sus lóbulos, aclaro lo de lóbulos porque hoy en día aparecen colocados en cualquier lugar), digo, la bebota se pone la masita en la boca y con cara de desagrado la retira aún unida por un hilo de baba interminable, hasta que cae sobre la mesa y queda en el olvido merced a los llantos que piden nuevamente algo para chupar.
Trato de concentrarme en lo que escribo pero veo que casi con descuido la mamá vuelve a colocar la masita en el plato, bebe su refresco y se marcha luego de pagar.
La miro.
La sigo mirando.
Casi la fotografío.
Tiene una manchita aquí y brilla con la baba cuando le pega el sol.
El mozo levanta la mesa y se va.
Sigo con mi búsqueda infernal cuando veo que llega el viejito Pablo Conte que suele venir a tomar su café por acá mientras escribe algo para su blog. Lo saludo con un movimiento de cabeza que es devuelto con mucha amabilidad y como siempre se sienta y pide un cafecito cortado mientras acomoda carpetas con mucha información natural.
Yo ya tenía terminada mi medialuna y con el café a medio tomar agarré una de las masitas y comencé a masticar. Me digo, le voy a preguntar a Pablo como anda eso de las especies en extinción a ver si le saco charla, cuando veo que se está llevando a la boca la masita en cuestión. Si,  aquella del hilito de baba que la bebé dejó.
No, no le dije nada, ya la había mordido, yo estaba lejos, tampoco somos tan, tan amigos. Bah apenas lo conozco de haberlo leído alguna vez.
Miré con recelo mi platito donde sobrevivía una segunda masita y me pregunté a cuantos se habría ofertado aquella tarde. Ya no era "mi" masita, era una vil masa prostibularia tocada por todos. La aparté de mi vista mientras sonaba en mi cabeza la frase "Ojos que no ven corazón que no siente"o esta otra: "Chancho limpio nunca engorda". Cualquiera de las dos le serviría de escusa al empresario gastronómico de turno que reutiliza elementos ya servidos.
Recordé de inmediato aquel exquisito guiso de lentejas que comiera en Bolivar y Belgrano y que luego pude observar contaba con pedazos de ternera que, por sus marcas diagonales de quemazón de parrilla, alguna vez habían sido churrascos. 
O mi teoría de que el vino variedad Syrah fue inventado por un mozo que se dedicaba a juntar en una botella todo aquello que sobraba en cada copa de comensal que se retira. 
¿Qué 12 uvas?, ! todas las que quieras y mañana será vino de la casa ¡
!!! Hoy pollo al horno con papas, mañana salpicón de entrada ¡¡¡
¿Vió esos pequeños recipientes que nos traen con porciones de paté de foie, queso untable , berenjenas,  morrones, ajíes en vinagre, etc. que hacen las veces de tente en pié mientras llega la comida y que en algunas oportunidades dejamos luego de probarlas y decir "que asquete"? . Bueno, cuando termina el día, el mismo mozo que juntaba los restos de vino meterá su dedo dentro de cada uno de los potes para juntar los restos en el gran frasco madre que pondrá nuevamente en el frezzer para afrontar las necesidades del día ulterior.
No me ponga cara de asco.
¿Usted pensaba que iban a  tirar la comida? 
Lo que usted deja no va a parar a la basura a no ser que su conformación morfica haya sido alterada de tal manera que sea imposible reconfigurarlo como arrolladito primavera, albóndiga con puré, o guiso de lentejas.
En la Ciudad de Buenos Aires en particular y en Argentina en general, existen áreas donde hay dos o hasta tres negocios gastronómicos por cuadra. Al mediodía se llenan por las ofertas de menú ejecutivo que prometen delicias a mitad del precio que tendrían por la noche o los fines de semana. La competencia es terrible. Gracias a Dios existen las heladeras, los frezzers y los tupperware, ya que una buena cocina moderna de restaurante consiste en tener super congeladas las comidas que tal vez algún día alguien pedirá y con suerte podrán vender. 
¿O usted cree que todos los días pueden tener mariscos frescos, carne de la mejor, pastas recién amasadas, pollo de granja recién faenado, etc. etc.?
No señ@r todo es viejo y reciclado. Nada es lo que parece.
¿Usted creía que el flan está hecho con huevos? Jah¡¡ error, el huevo viene en bolsas de cincuenta kilos y en polvo. (salvo el frito y el duro offcourse ).
La higiene tampoco tiene que ver con la alcurnia del lugar. Cuentan que en uno de esos restaurantes fashion  de Palermo Hollywood una cucaracha asomó una antena y salió corriendo. No se engañe, no es cuestión de estatus.
Paradójicamente ésa es la misma gente que habla mal de los restaurantes chinos y arma cuentos diciendo que las comidas están hechas con carne de perro. 
Pobres chinos, al precio que está el perro hoy en día sería prohibitivo.
¿Cómo dice? ¿Que eliminemos los mozos de la ecuación?, ¿Usted dice que los restaurantes de tenedor libre tienen tanta salida de mercadería que todo es fresco y encima no tienen mozos que ensucien la comida? Y, puede ser que usted tenga razón, no se lo discuto,  pero yo dejé de ir a estos "sírvase usted mismo" cuando el comensal que se estaba sirviendo justo a mi lado fue presa de un ataque repentino de tos que hizo partir de su boca  en vuelo rasante y hacia la bandeja de cerdo al horno, un bolo de mucus, expectoración o gargajo que aterrizó y nadie nunca más volvió a detectar. Ya no es el mozo que se escarba la nariz, se toca un testículo, o va al baño y no se lava las manos para luego meter su dedo en tu sopa. No, son miles de personas que evaden las defensas de vidrio que protegen la mercadería, tocan el pan con manos de dudosa higiene o estornudan sobre la milanesa con papas fritas que te vas a comer.
Es como tener tantos mozos como clientes. No gracias, paso.
En argentina podrás declamar no tener un peso partido por la mitad, pero siempre vas a tener forma de ir a comer afuera. Al menos eso dicen los locales llenos a más no poder. Pero con las normas de higiene que nadie cumple y con la aprobación de los controles de bromatología dependientes de la coima que los empresarios gastronómicos puedan pagar, hoy más que nunca mi amig@ le digo, ahorre, no coma afuera, póngase a cocinar.
Taluego.





Difúndalo, péguelo en su muro de Facebook, retwittéelo y envíeselo por mail a todos los que quiera.
Pero no olvide mencionar la fuente.
NINGÚN TEXTO ES ANÓNIMO.

Tags: , ,

SÚMESE A NUESTROS AMIGOS


Publicado por

El artículo Salir a comer fue publicado por O Pin el sábado, 31 de julio de 2010. Esperamos que le sea de alguna utilidad o interés. Gracias por su visita y no olvide dejar su comentario antes de partir. Hasta el momento hay 12 comentarios: en el post Salir a comer

12 comentarios:

  1. Despues de leer esto,valoro casi como felicidad, una tostada de pan con aceite (de oliva) :-)

    Buen articulo, Opin.

    Noah

    ResponderEliminar
  2. Yo trabajè en làcteos (cinco años), Vinagres,(seis años), y un frigorìfico (dos años).

    Y salvo en los vinagres, te puedo decir que la gente no comerìa el 80% de los alimentos industrializados.

    Ojos que no ven corazòn que no siente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Doña Hoah: No dude que los pequeños gustos caseros siempre le caerán mejor pues al menos sabrá como fueron elaborados. (A mi me gusta cocinar y muy picoso)
    El post pudo haber sido más asqueroso sin faltar a la verdad, pero me contuve por consideración a los posible lectores (mi mujer después de leerlo ya no quiere salir a cenar)
    Un abrazo

    Don Gaucho: Usted como el Mostro ha recorrido amplios caminos laborales cosa que le da una mayor experiencia para opinar.
    Hace poco habían comenzado a aparecer restaurantes con cocina a la vista, cosa que ponía a los cocineros en una situación donde no podían ocultar casi nada. Sorprendentemente fueron cerrando (o fundiéndose) uno a uno, porque tal vez de tan limpio el gusto era diferente, o porque ver como cocinan lo que te llevarás a la boca le quita la magia de podernos sorprender con algo inesperado. Como sea, en las comidas, mas vale "Ojos que no ven..."
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. A me hubiera gustado saber cocinar, pero me quemo con las sartenes y me corto con los cuchillos,como para montar un restaurante ;-)

    A su mujer, llevela a bailar, seguro que estara encantada.

    Una sonrisa

    Noah

    ResponderEliminar
  5. Oh, por Dios, jamás podré irme muy lejos de la cocina de mamá!! En otras palabras, nunca podré irme de la casa de mis viejos porque me rehuso a aprender a cocinar y ahora, después de tu post, ya no podré comer afuera... ever more o_O

    Pensando en el señor Pablo... que bueno que "ojos que no ven, corazón que no siente"...

    Besos!!

    ResponderEliminar
  6. Doña Noah: Si, si le creo. Jah ¡¡¡. Seguro que lo hace para que la saquen a cenar...
    Mire como todo varoncito argento mi madre no me dejaba entrar a la cocina, no fuera que le saliera rarito. Con el tiempo la vida me llevó a viajar casi todo el tiempo y a vivir fuera de mi país muchos años. Así aprendí a hacerme comida rica, bah, la que me gusta a mi, como la de mi casa.
    No se puede vivir comiendo cocina de restaurante.
    No es vida.
    Cariños

    ResponderEliminar
  7. Doña Maga: Aún me estoy riendo del post que subió en su blog ayer. Muy bueno.
    Seguramente sus padres estarán felices (por ahora) de servirle una rica comida, porque se dice que uno de los gestos con más amor que existen es el de cocinarle algo rico a alguien querido.(preferentemente que le guste a ese alguien).
    Son muchas las personas que se rehusan a cocinar, es algo casi lógico, pues lo asocian con algún tipo de esclavitud a la cocina y a los otros, pero si intenta cocinar de a dos posiblemente descubra nuevas connotaciones del verbo "cocinar".
    En pareja es mucho más divertido, nadie trabaja para el otro y casi siempre termina de maneras gratamente inesperadas.
    Un cariño.

    ResponderEliminar
  8. Lo voy a tener en cuenta, aunque confieso que parte del plan maestro que vengo armando hace tiempo, incluye encontrar una pareja que me cocine todo lo que quiera comer, jeje.

    Ese escrito estuvo muy ocurrente. Y yo que entré a leerlo pensando que me podría dar soluciones para no terminar vendada cada vez que tengo que desparasitar a mis gatos!!

    ResponderEliminar
  9. Gracias a todos por geniales opiniones. Es un placer leerlos.
    La Administración

    ResponderEliminar
  10. Doña Maga: Usualmente las pastillas para desparasitar se hacen polvo y se esconden en la comida, pero lo de la nota es mucho más divertido...
    Éxitos con su minino.

    ResponderEliminar
  11. Excelente post. En Quilmes inventamos la tartapuch, rellena con los despojos que quedaron del puchero.
    A esta altura del partido...
    Tal vez mi reacción hubiera sido distinta, tal vez hubuiese dado la voz de alerta, no se.

    Saludetes.

    ResponderEliminar
  12. Don Mostro: Seguro que la tartapuch está de rechupete. ¿No vio que hay comidas que se ponen más ricas con el estacionamiento? Eso si, sín frezzer, porque le quita el gusto.
    ¿La voz de alerta?. Era Pablo... No se va morir por una babita... ¿no?
    Abracetes.

    ResponderEliminar

¿Sobrevivió a mi punto de vista? ¡Ahora es su turno!
Sin embargo como los comentarios son una gentileza entre usted y yo, se moderarán y anularán aquellos subidos de tono, agresivos o que utilicen lenguaje soez.
Aproveche su oportunidad , dele, que total nadie lo está mirando y acá lo tratamos mejor que en el mundo real.

Comenta aquí con tu perfil de Facebook

 

OPin Pinturas

OPin cuentos

Seguir por Email

-¿Qué somos?, ¿Adónde vamos?-No tenemos la más pálida idea.
El psicoanalista no nos mandó tener un blog. No estamos escribiendo un libro, ni somos periodistas en trabajo práctico. No hablamos de nuestros ex, ni de sexo, ni de estreñimientos. No tenemos segundas personalidades como "groncho grasa" , "pituco fiestero" o "mujer de la vida". No somos poetas ni tenemos fotos de gatitos o figuritas con brillantina que se mueven.
Eso sí, hablamos en primera persona del plural de nosotros mismos. Algo raro teníamos.

Aviso de uso

Los contenidos de este blog, con excepción de los cuentos y pinturas originales, son de libre disposición, no comercial, siempre que se cite su origen. Si desea reproducir alguna de las entradas en su sitio, sólo tiene que citar su procedencia y establecer un enlace con el blog, manteniendo sus fuentes. Las fotografías de este blog han sido obtenidas de la red, si usted es su autor y cree que se vulneran sus derechos, póngase en contacto con nosotros y serán retiradas una vez se verifique su propiedad. Queda bajo su responsabilidad el uso que haga con lo extraído del blog.

DMCA.com
Volver ARRIBA
Copyright © 2010- | Nuevo BlogOPin.a® | Designed by Templateism.com | Improved by OPinTemplates