viernes, 16 de abril de 2010

Necrópolis Porteñas / 2- Catalepsia

Compartir

Hay temas que nadie quiere tocar, ni siquiera con un puntero láser, pero aquí estamos para llevarle la contra a todo el mundo, como para variar.
Sometidos a la creatividad constante del cine americano ver una más de zombis no creo que a usted le haga mucho mal. Bueno la verdad que no es un tema de zombis, todo lo contrario, acá no se mueven ni están muertos, son vivos que están inmóviles.  Serían Sibmoz. Hablamos de la catalepsia, que no es un ejercicio para reducir los rollitos, sino un enfermedad que no es mortal mientras nadie venga a ayudarlo y termine enterrándolo vivo.
Puede ser producida por el mal de Parkinson, epilepsia, por efectos de la cocaína, esquizofrenia, entre otros. Alternativamente, el individuo podría presentar signos vitales, pero es incapaz de controlar sus extremidades. Los síntomas pueden ser: rigidez corporal, el sujeto no responde a estímulos; la respiración y el pulso se vuelven muy lentos, la piel se pone pálida. En gran número de casos, este estado lleva a creer que la persona que padece un ataque de catalepsia ha fallecido.
Entonces aparece Edgard Allan Poe y con cuatro cuentos bien estructurados genera un negocio redondo y además le da a los tanatólogos, otro tema del que hablar.(Edgar Allan Poe explotó (y exacerbó) dicho temor con algunos de sus cuentos: El gato negro (1843), El entierro prematuro(1844) y El barril de amontillado (1846).)
El miedo a ser enterrado vivo es muy real y son varios los famosos que han dejado sus indicaciones póstumas para evadir cualquier tipo de confusión terrenal.
Por ejemplo:

“Lo único que deseo para mi propio entierro es que no me entierren vivo”. Lord Chesterfield, 1769.

“Que me entierren como Dios manda, pero no permitan que se me ponga en una cripta antes de que hayan pasado dos días de mi muerte”. Petición de George Washington en su lecho de muerte.

“Júrame que harás que me abran, para que no me entierren vivo”. Últimas palabras de Chopin



"Si me muero, matame". Yo mismo.

Durante la era Victoriana, por razones que se desconocen, aumentó el miedo colectivo de ser enterrado vivo. Fue entonces cuando los registros de patentes muestran varios diseños de los llamados "ataúdes de seguridad". Básicamente se trataba (ver figura inicial) de un sistema de alarma, como podría ser una campana conectada por un cordel al interior del ataúd, por si el finado se despertaba. Si usted es de esos que pasean por los cementerios en medio de la noche, ya sabe lo que significa  el tañir de una campana. No, no es que puede salir al recreo.
Hasta hay, dentro de esas patentes, diseños donde al menor movimiento del cuerpo se izan banderas, se envían señales telegráficas o se disparan fuegos artificiales. 
Como si fuera poco hay modelos que incluyen una pala, una escalera y hasta provisiones de comida y agua, por si con las anteriores no lograba escapar. 
Por suerte o desgracia, la gente que pagó enormes sumas por el uso de estos diseños, nunca  logró utilizarlos. Es decir, cuando palmaron, palmaron en serio. No hay registros de nadie que haya sobrevivido a un caso de Catalepsia mediante estos dispositivos. Pero, para ser honestos, casi  todos los modelos tenían graves defectos de diseño y es poco probable que funcionaran correctamente. 
Aún hoy en día (ver link aquí)  existen quienes siguen lucrando con estos miedos. Pero mi amigo, no se preocupe, por algo los velatorios duran 24 horas y los médicos tienen tantos protocolos para determinar si usted esta muertito o es un simulador nato.
Despreocúpese que total va a tener poco aire. Para mí que en todos esos casos en que los joncas aparecen con arañazos del lado de adentro son jodas de los Peculos que se matan de risa con lo crédulos que resultamos los que vivimos afuera de las cocherias.
Nuestro país no puede quedar excluido de esta perturbadora enfermedad y  nos encontramos con un caso documentado en exceso, vaya uno a saber por qué, que ocurriera a principios del siglo XX. La víctima se llamaba Rufina Cambaceres y tenía una relación lejana con nuestro ex presidente Hipólito Yrigoyen. Para mejor información ver aquí. Su tumba se encuentra en nuestro primer cementerio oficial, originariamente llamado Cementerio del Norte y desde hace algunos años denominado De la Recoleta.
De cualquier forma, enfermedad o no, este tipo de hechos morbosamente macabros forman parte de la más enraizada mitología urbana y jamás dejarán de repetirse, aún en sus más disparatadas variantes.
Aún cuando es muy poco probable que a usted o a mí nos ocurra, yo diría que por las dudas consideremos la cremación, de allí difícil que se despierte, claro, salvo que lo cremen y usted se llame Fenix.
Taluego.


p/d Gracias Gaucho Santillán por la idea


Difúndalo, péguelo en su muro de Facebook, retwittéelo y envíeselo por mail a todos los que quiera.
Pero no olvide mencionar la fuente.
NINGÚN TEXTO ES ANÓNIMO.

Tags: , , ,

SÚMESE A NUESTROS AMIGOS


Publicado por

El artículo Necrópolis Porteñas / 2- Catalepsia fue publicado por O Pin el viernes, 16 de abril de 2010. Esperamos que le sea de alguna utilidad o interés. Gracias por su visita y no olvide dejar su comentario antes de partir. Hasta el momento hay 6 comentarios: en el post Necrópolis Porteñas / 2- Catalepsia

6 comentarios:

  1. ¡Done órganos!
    Mire si tiene catalepsia...

    ResponderEliminar
  2. Yo estuve muerto una vez, pero al tercer día resucité, todo por culpa de un Cointreau casero.

    ResponderEliminar
  3. Don unSer: Se me chispoteó, cierto, mejor donar y morir en el intento (Como la donación de órganos de Monty Phyton). Aunque , en realidad, lo mío ya ni me sirve a mí.

    Don Mostro:Menos mal que no lo metieron en una cueva sin ventilación como al barba...

    Un abrazo a ambos

    ResponderEliminar
  4. Es el morbo!! es el morbo!!!!

    Como la exposiciòn de "Bodys".

    Puaj!!!

    Saludos

    ResponderEliminar
  5. La exposiciòn de "Bodys", como puso el gaucho. Un horro que la gente haga cola para ver eso. "Es educativa" me dijo una amiga, educativo es un libro, un documental, andá a cagar.

    Perdón, me exalté.

    ResponderEliminar
  6. Muchachos, prendan la tele que hay mas morbo que en "Bodys". Ahora sale un reality que se va a llamar "Tripas". ¿No está bueno ? Creo que es de un hospital o una morgue. Por las dudas miro para otro lado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar

¿Sobrevivió a mi punto de vista? ¡Ahora es su turno!
Sin embargo como los comentarios son una gentileza entre usted y yo, se moderarán y anularán aquellos subidos de tono, agresivos o que utilicen lenguaje soez.
Aproveche su oportunidad , dele, que total nadie lo está mirando y acá lo tratamos mejor que en el mundo real.

Comenta aquí con tu perfil de Facebook

 

OPin Pinturas

OPin cuentos

Seguir por Email

-¿Qué somos?, ¿Adónde vamos?-No tenemos la más pálida idea.
El psicoanalista no nos mandó tener un blog. No estamos escribiendo un libro, ni somos periodistas en trabajo práctico. No hablamos de nuestros ex, ni de sexo, ni de estreñimientos. No tenemos segundas personalidades como "groncho grasa" , "pituco fiestero" o "mujer de la vida". No somos poetas ni tenemos fotos de gatitos o figuritas con brillantina que se mueven.
Eso sí, hablamos en primera persona del plural de nosotros mismos. Algo raro teníamos.

Aviso de uso

Los contenidos de este blog, con excepción de los cuentos y pinturas originales, son de libre disposición, no comercial, siempre que se cite su origen. Si desea reproducir alguna de las entradas en su sitio, sólo tiene que citar su procedencia y establecer un enlace con el blog, manteniendo sus fuentes. Las fotografías de este blog han sido obtenidas de la red, si usted es su autor y cree que se vulneran sus derechos, póngase en contacto con nosotros y serán retiradas una vez se verifique su propiedad. Queda bajo su responsabilidad el uso que haga con lo extraído del blog.

DMCA.com
Volver ARRIBA
Copyright © 2010- | Nuevo BlogOPin.a® | Designed by Templateism.com | Improved by OPinTemplates