lunes, 25 de enero de 2010

Mas cara que la Evian

Compartir
Como siempre debo recurrir a la memoria y sapiencia de la tatara-tatara-abuelita Asunta Octavia Marelli de Pin, quien contaba en las tardes donde el calor agobiaba a todos los habitantes de la ciudad, que en la época de la colonia, no sólo no había aire acondicionado, ni heladera, ni hielo para todos, sino que el agua potable ya era todo un tema difícil de solucionar. 
Para las patas, el traste o baldear la vereda el agua reutilizada era la normalidad. Que asquito. Tanto es así que en ocasiones, luego del baño, el usuario se encontraba incluso más sucio que al comenzar.
En aquellos tiempos, nos cuenta, no se tenía idea que el agua era uno de los principales portadores de enfermedades. Simplemente la gente se enfermaba y moría por que el Señor así lo quería. De tal forma no existía impedimento para que el agua del Rio de la Plata se usara también para beber, junto con la que se podía recoger cuando llovía. Recolectar ésta última era la finalidad de ese hermoso punto decorativo que toda casa tenía: el Aljibe  y que no era otra cosa que una cisterna de agua de lluvia , la cual, gracias a que bajo la tierra la temperatura es siempre la misma, incluso mantenía el agua lo suficientemente fresca como para que fuera una delicia refrescante a la hora de la siesta. 
!Que refrescada se daban mientras las chicharras aturdían a los descendientes de la corona española que ocupaban la pequeña ciudad de veinticinco cuadras por veinticinco,  mi Dió¡. 
Por otro lado el agua que los aguateros repartían casa por casa a precios prohibitivos era traída de lugares tales como la desembocadura del Riachuelo que en esa época se encontraba a la altura del actual Retiro y no conocía lo que era la contaminación industrial, o de unas cuantas millas náuticas río adentro. 
Al principio casi ninguno de los aguateros entregaba agua filtrada mas con el tiempo algunos mejoraron la calidad de prestaciones del negocio con un precario filtrado con piedras arena y carbón, que realizaban en depósitos no muy alejados de la ciudad. 
Resultó ser que éste gremio, el de los aguateros, era uno de los más embromados y pronto comenzaron a especular con la suba de los precios, dando el primer salto hacia la modernidad lucrativa asegurándose un lugar fundacional en la historia de la economía nacional . Cuando las casas empezaron a ser de dos plantas, lo muy bichos incluso se negaban a subir el agua, cobrando aparte por el favor. En eso tampoco cambiamos nada, no?
En contrapartida y dado que con el crecimiento urbano también llegó la polución de las napas debido a la gran cantidad de letrinas que existían en la ciudad, la gente comenzó a abandonar las casas con techo a dos aguas para construir otras con techos planos que como un piletón juntara el agua de lluvia. Luego, mediante una rejilla y la cañería correspondiente ésta era transportada a una cisterna oculta bajo el piso de la vivienda para luego ser bombeada o extraída por otros medios para su uso diario.
Así vivimos hasta que llegó el día en que una verdadera solución se hacía necesaria. Creo que fue luego de la primer o segunda epidemia de Fiebre Amarilla, le tendría que preguntar a la abuelita, pero al fin contrataron a un ingeniero irlandés que mas tarde le dio su nombre al barrio de Coglan para que desarrollara un sistema de filtrado de aguas y más tarde de distribución de las mismas en la Ciudad de Los Buenos Aires. Recuerden que para esos años los ingleses ya habían descubierto que la peste que más tarde se llamaría Cólera, había venido de la mano de la falta de higiene y de las aguas contaminadas del Thamesis . Los irlandeses  como Coglan para entonces estaban muy al tanto de ello. 
En 1870 un inglés llamado J. B. Bateman,  llevó adelante el plan diseñado por John Coglan.
Los depósitos y planta de filtrado se construyeron en donde hoy se encuentra el Museo de Bellas Artes de la Ciudad, es decir, mas o menos en Figueroa Alcorta y Pueyrredón, barrio de la Recoleta. Fue todo un hito por entonces y digamos que ahora también ya que se constituyó en el primer centro de potabilización y distribución de aguas corrientes de toda América (si, el de Chicago es posterior). Al principio desde esos depósitos el agua era repartida en carros hasta que la ciudad encargó que  se comenzaran las obras de distribución domiciliaria. 
El primer lugar que recibió agua por cañería fue la Plaza del Miserere, actual Once, pues hasta allí ya existían cañerías instaladas que venían del río para alimentar los depósitos de agua para las locomotoras a vapor.
Con el tiempo nuestros especuladores amigos aguateros debieron cambiar de oficio ya que sus servicios  cada día eran menos requeridos. 
Algunos dicen que se dedicaron al envasado de una nueva forma de bebida llamada Soda, otros mencionan que se mudaron a ciudades del interior donde sus servicios aún eran requeridos. Como sea, el gremio perdió poder y no había ninguna CGT para que los ayudara.
Bueno, la historia sigue hasta nuestros días, pero creo que si el tema te interesa deberías recurrir a una fuente mas confiable que una nona de más de doscientos años de edad que ya chochea un poquito, pobrecita. 
Por ahora levantemos nuestras copas de agua purificada con grandes dosis de Ácido hipocloroso, HClO, una substancia que desde hace muchos años ingerimos con fruición para evitar enfermedades que ya no provienen sólo del agua y que es altamente tóxica. Recordemos que en la actualidad el problema proviene de las tomas de agua para potabilizar que se emplazan en el Río de La Plata y se encuentran muy cercanas a la costa , especialmente cercanas a los puntos de descarga de las conexiones cloacales de la ciudad (que asquito, otra vez). La red de distribución domiciliaria ha cumplido sus años de oro y además en muchos de sus tramos está realizada en plomo. Este material tóxico es sumamente peligroso para el ser humano, sólo que los depósitos de líquenes y grasitud dentro de las cañerías forman una barrera que evita la contaminación del agua. Aún así, múltiples roturas y averías hacen que el preciado líquido se contamine en su trayecto a casa.
Sugiero que la próxima vez que dejemos el agua corriendo, lavemos el auto en la vereda, baldeemos el patio o reguemos las plantas del fondo, tengamos en cuenta lo que ha costado y cuesta que el líquido vital del que está hecho el 70% de nuestro cuerpo y el mundo llegue hasta nuestras canillas. En una de esas, se nos prende una lamparita y ahorramos un poco, digo, para que otros tengan.
Yo por mi parte te mando un abrazo desde mi Pelopincho a full mientras la patrona riega las plantas y el crio se divierte tirando el botón cada cinco segundos.
Chau.


Difúndalo, péguelo en su muro de Facebook, retwittéelo y envíeselo por mail a todos los que quiera.
Pero no olvide mencionar la fuente.
NINGÚN TEXTO ES ANÓNIMO.

Tags: , , ,

SÚMESE A NUESTROS AMIGOS


Publicado por

El artículo Mas cara que la Evian fue publicado por O Pin el lunes, 25 de enero de 2010. Esperamos que le sea de alguna utilidad o interés. Gracias por su visita y no olvide dejar su comentario antes de partir. Hasta el momento hay 0 comentarios: en el post Mas cara que la Evian

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Sobrevivió a mi punto de vista? ¡Ahora es su turno!
Sin embargo como los comentarios son una gentileza entre usted y yo, se moderarán y anularán aquellos subidos de tono, agresivos o que utilicen lenguaje soez.
Aproveche su oportunidad , dele, que total nadie lo está mirando y acá lo tratamos mejor que en el mundo real.

Comenta aquí con tu perfil de Facebook

 

OPin Pinturas

OPin cuentos

Seguir por Email

-¿Qué somos?, ¿Adónde vamos?-No tenemos la más pálida idea.
El psicoanalista no nos mandó tener un blog. No estamos escribiendo un libro, ni somos periodistas en trabajo práctico. No hablamos de nuestros ex, ni de sexo, ni de estreñimientos. No tenemos segundas personalidades como "groncho grasa" , "pituco fiestero" o "mujer de la vida". No somos poetas ni tenemos fotos de gatitos o figuritas con brillantina que se mueven.
Eso sí, hablamos en primera persona del plural de nosotros mismos. Algo raro teníamos.

Aviso de uso

Los contenidos de este blog, con excepción de los cuentos y pinturas originales, son de libre disposición, no comercial, siempre que se cite su origen. Si desea reproducir alguna de las entradas en su sitio, sólo tiene que citar su procedencia y establecer un enlace con el blog, manteniendo sus fuentes. Las fotografías de este blog han sido obtenidas de la red, si usted es su autor y cree que se vulneran sus derechos, póngase en contacto con nosotros y serán retiradas una vez se verifique su propiedad. Queda bajo su responsabilidad el uso que haga con lo extraído del blog.

DMCA.com
Volver ARRIBA
Copyright © 2010- | Nuevo BlogOPin.a® | Designed by Templateism.com | Improved by OPinTemplates