viernes, 15 de enero de 2010

Basta de violencia verbal.

Compartir
La abuela parecía tener cerca de 90 años. Se le notaba en las manos rugosas de tanto laborar. Pequeña , (la podía ver desde el otro lado de la vidriera) parecía tratar de poner una barrera de defensa invisible ante la saliva que partía como escupitajos desde la boca del empleado de PAMI que parecia haber estrenado en sus veintitantos su primer día de furia y lo descargaba sin tapujos sobre la pequeña señora. Ningún supervisor salió al cruce, ningún anciano en la cola podía superar la sorpresa de dicha situación. Mientras las venas sobresalían de su frente a punto de explotar y se escuchaba, yo soy el jefe, nadie me va a decir que hacer, vieja de mierda... etc. etc. la abuela dió media vuelta, se apoyo sobre una señora que salió al cruce poniendo el cuerpo a modo de barrera y se desmayó. Todos conocían al muchacho. Siempre fue violento. No es apto para atender al público, pero es hijo de un gerente, se escuchó decir en la fila, y está haciendo méritos pues le prometieron un ascenso.
Esta anécdota no es nada fuera de lo común. Todos hemos observado como día a día la violencia se apodera de los jóvenes y los no tanto. La falta de una educación centrada en el respeto al prójimo y  en su lugar la aparición de una constante búsqueda de poder, los ha llevado a desprenderse de cualquier atisbo de educación. No, no son todos. Aún quedan preciosos exponentes del saber convivir, pero en los últimos años se ha visto un incremento considerable del numero de individuos sin límites. Desde el uso de lenguaje soez en las redes sociales, hasta el maltrato directo a sus familiares.
La violencia verbal, muchas veces es más sutil que el ejemplo del que hablamos. Usualmente ese muchacho puede pasarse el día indicando que el trámite solicitado ya no puede efectuarse, pidiendo mas documentación que la necesaria, indicando que esa fila no es, que haga la otra y luego decirle que no se expresó correctamente, que él no era mago para saber cuál era el trámite que pretendía hacer.
Falta una educación que indique que se es mucho más hombre y mucho más mujer siendo cálido y de buenos modales que a los gritos descargando las propias frustraciones en nuestros vecinos.
Una mujer u hombre que insulta a sus hijos, padres o cónyuge, no es una persona sana. Sufre de una enfermedad social que a todos puede aquejar si no tomamos los recaudos de separar el llamado éxito económico del éxito humano. Cuando todos optemos por perseguir el éxito humano por sobre cualquier otra cosa, no deberemos preocuparnos por tener que obtener respeto.Nadie respeta a Bill Gates, sólo lo envidian, con todo su poder no puede comprar una cosa tan simple que se obtiene sin dinero: el sincero respeto de sus semejantes.

Difúndalo, péguelo en su muro de Facebook, retwittéelo y envíeselo por mail a todos los que quiera.
Pero no olvide mencionar la fuente.
NINGÚN TEXTO ES ANÓNIMO.

Tags:

SÚMESE A NUESTROS AMIGOS


Publicado por

El artículo Basta de violencia verbal. fue publicado por O Pin el viernes, 15 de enero de 2010. Esperamos que le sea de alguna utilidad o interés. Gracias por su visita y no olvide dejar su comentario antes de partir. Hasta el momento hay 0 comentarios: en el post Basta de violencia verbal.

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Sobrevivió a mi punto de vista? ¡Ahora es su turno!
Sin embargo como los comentarios son una gentileza entre usted y yo, se moderarán y anularán aquellos subidos de tono, agresivos o que utilicen lenguaje soez.
Aproveche su oportunidad , dele, que total nadie lo está mirando y acá lo tratamos mejor que en el mundo real.

Comenta aquí con tu perfil de Facebook

 

OPin Pinturas

OPin cuentos

Seguir por Email

-¿Qué somos?, ¿Adónde vamos?-No tenemos la más pálida idea.
El psicoanalista no nos mandó tener un blog. No estamos escribiendo un libro, ni somos periodistas en trabajo práctico. No hablamos de nuestros ex, ni de sexo, ni de estreñimientos. No tenemos segundas personalidades como "groncho grasa" , "pituco fiestero" o "mujer de la vida". No somos poetas ni tenemos fotos de gatitos o figuritas con brillantina que se mueven.
Eso sí, hablamos en primera persona del plural de nosotros mismos. Algo raro teníamos.

Aviso de uso

Los contenidos de este blog, con excepción de los cuentos y pinturas originales, son de libre disposición, no comercial, siempre que se cite su origen. Si desea reproducir alguna de las entradas en su sitio, sólo tiene que citar su procedencia y establecer un enlace con el blog, manteniendo sus fuentes. Las fotografías de este blog han sido obtenidas de la red, si usted es su autor y cree que se vulneran sus derechos, póngase en contacto con nosotros y serán retiradas una vez se verifique su propiedad. Queda bajo su responsabilidad el uso que haga con lo extraído del blog.

DMCA.com
Volver ARRIBA
Copyright © 2010- | Nuevo BlogOPin.a® | Designed by Templateism.com | Improved by OPinTemplates